sandia

Cómo realizar el cultivo de sandía

Los puntos básicos del cultivo de sandía para tu huerto ecológico

Hoy en Agromática vamos a conocer una idea general del cultivo de sandía para todo aquel que quiera dejar un hueco en su huerto para esta cucurbitácea. Aquí trataremos los principales puntos del desarrollo de la planta, con consejos y técnicas para conseguir un buen rendimiento de la sandía. No dejéis de lado esta impresionante fruta que a todos nos encanta cuando las temperaturas suben.

Una breve introducción

Como hemos mencionado antes, es una cucurbitácea y tiene su origen en África. Su nombre científico es Citrullus lanatus y tiene distintas formas de nombrarse a lo largo del planeta: melón de agua, aguamelón, patilla, paitilla, etc.

La sandía, en cuanto a su morfología se parece mucho al melón. Presenta una raíz principal que puede profundizar bastante, y sus tallos, que pueden extenderse entre 2 y 3 metros de largo son de porte rastrero y presentan pelos.

¡Ah! No sé si te has llegado a preguntar por qué metemos la sandía como fruta, cuando mucha gente la introduce dentro de los vegetales.

Resulta que se puede tender a nombrar la sandía como verdura por pertenecer a las Cucurbitáceas, como pepino, calabaza, calabacín, melón, etc. pero en realidad si nos basamos a la definición de fruta se refiere a todo fruto comestible, de propiedades dulces o ácidas que se consume mayoritariamente como postre. 

Y como en España es así, nosotros la calificamos como fruta.

rodajas de sandía

Necesidades climáticas en el cultivo de sandía

La sandía es una planta que requiere condiciones altas de temperatura. Para que germine, y lo haga bien, la temperatura del ambiente en el cultivo de sandía debe estar comprendida entre 21 y 35º C (a partir de 15ºC puede iniciarse, o por lo menos, es el mínimo teórico.).

Una vez ya ha germinado y está en etapa de crecimiento, la temperatura de desarrollo óptima está entre 21 y 30 ºC. Cuidado con temperaturas superiores a los 35 ºC, en las cuáles tendremos que aportar riegos extras.

A partir de estos valores fácilmente alcanzables en verano, la planta de la sandía empieza a traspirar y pierde mucha agua por evaporación, entrando rápidamente en un estrés hídrico que tendremos que solucionar aportando agua de riego fácilmente asimilable por sus raíces.

Cuando las condiciones climáticas no permiten que la sandía acumule horas de calor, el cultivo se suele acolchar o bien formar en invernaderos.  El acolchado plástico es muy común.

Acolchado sandía

Acolchado de sandía con corteza. Foto de Michele Dorsey Walfred

Calendario de recolección en el cultivo de sandía

La sandía se suele recolectar 80-100 días después de su plantación. La recolección se efectúa cuando aparecen unas características comunes como el sonido ahuecado del fruto, aparición de color amarillo en la parte inferior del fruto, desprendimiento de la piel fácil con la uña, etc.

Elección de la parcela

La parcela donde se cultive debe tener las siguientes características:

  • Buen drenaje.
  • Sin pendiente.
  • Sin malas hierbas.
  • Sin residuos de herbicidas.
  • Sin nematodos e insectos perjudiciales.

 Labores de cultivo

Se debe realizar una labor profunda, ya que como hemos comentado antes, la sandía tiene una raíz principal muy profunda.

La sandía es muy susceptible al crecimiento de malas hierbas y no recibe muy bien los tratamientos herbicidas. Generalmente se suelen disponer de acolchados de polietileno negro, con sus inconveninentes ambientales. En el caso de que se cultive en pequeñas cantidades en el huerto, la limpieza de malas hierbas se puede realizar manualmente.

No se suelen realizar podas. Simplemente se retiran frutos deformados o podridos. En casos excepcionales, si la rama se extiende fuera de la línea de cultivo se eliminan las puntas.

A la hora de abonar, si has dispuesto las sandías en tu huerto, lo más recomendable es que sigas los fundamentos de la agricultura ecológica. Abonos orgánicos y naturales como el compost o el estiércol van muy bien al cultivo si se aportan de fondo un mes antes de trasplantar. Por eso, el bancal profundo funciona tan bien.

La semilla

Tienes dos opciones a la hora de plantar, o bien siembras las semillas en interior con temperaturas controladas y más tarde trasplantas cuando la plántula tenga como mínimo varias hojas verdaderas, o bien siembras directamente en tu huerto. Todo dependerá del clima claro está, pero tienes que tener en cuenta lo siguiente:

La semilla de la sandía no tiene un poder de germinación muy alto, aunque dependerá sobre todo del tipo de semilla que sea (las más modernas no tienen problema).

Fructificación sandía

Fructificación sandía. Foto de Kim Siever

Lo más recomendable es que introduzcas varias semillas, alrededor de 3, por cada agujero de plantación. No te preocupes si luego sale 1, 2 o 3, porque ya te encargarás tu de hacer un repicado (mira el enlace si no sabes de qué trata).

Lo aconsejable es introducirlas en un agujero de no más de 3 centímetros de profundidad, en el huerto definitivo (si lo proteges del frío), o en almácigos o recipientes preparatorios con una mezcla de tierra, arena y compost. 

Aquí tienes una opción ponerte manos a la obra con la adquisición de semillas de sandía.

 Características del suelo en el cultivo de sandía

La sandía se desarrolla muy bien en suelos de textura media o limosos. Además, el suelo debe tener buena capacidad de drenaje, porque la planta es susceptible al encharcamiento y a Fusarium.

El pH de desarrollo del cultivo es ligeramente ácido y está comprendido entre 5 y 6,8.

Su resistencia a la salinidad se cataloga como sensiblemente moderada. Un exceso de sal en el suelo induce problemas en el desarrollo y disminución del calibre de sus frutos.

 Riego en el cultivo de sandía

La sandía puede desarrollarse en secano, pero su condición ideal es en regadío.  Las mayores necesidades de agua las requiere desde la floración hasta que finaliza el crecimiento de sus frutos.

Una vez finaliza este periodo, en el cultivo de sandía es muy importante el control del riego, que ha de ser constante para evitar el rajado o «cracking».

Algunas fuentes señalan que una reducción progresiva del caudal de riego cuando finaliza el crecimiento de los frutos aumenta el contenido de azúcares en la sandía.

riego sandía

Se observa el estado de humedad de la tierra alrededor de la sandía. Fuente: Wikimedia commons

 

Cada vez se tiende menos al riego a manta, como se hacía antiguamente. A pesar de que es un buen método de riego que consigue una gran uniformidad, tiene un coste altísimo y se desaprovecha tanta agua que a día de hoy no se puede permitir. Uno de los sustitutos más importantes es el riego automático por goteo.

Sigue los siguientes consejos para no perderte con los riegos:

  1. Antes de la siembra o plantación: justo antes de sembrar nuestras plántulas de sandía es conveniente mojar la tierra en profundidad. Esto reducirá el estrés del trasplante y mantendrá adecuados los niveles de humedad. Lo dicho. Se requiere un riego abundante.
  2. Tras el trasplante: una vez ya se ha hecho el trasplante, podemos dar un riego ligero con el fin de asentar la planta. Recordad que no debe ser excesivo puesto que el suelo ya conserva humedad suficiente del anterior riego.
  3. Los riegos posteriores: en este punto seguiremos los consejos anteriores. Mantener un nivel adecuado de humedad en el suelo, sin encharcar pero procurando que siempre haya disponibilidad de agua por las raíces. Esto es no permitir que la tierra se quede seca o apelmazada.

En definitiva, para poder cosechar sandías grandes y jugosas es fundamental que haya humedad constante durante todo el proceso de crecimiento de la planta, y una vez que ya tiene el tamaño que queremos y está en medio del proceso de maduración, regular los riegos y reducirlos para aumentar la concentración de azúcares.

La importancia de la vida animal alrededor del huerto de sandías

Cualquier experimentando en el cultivo de sandías conocerá la importancia de la polinización de sus flores para obtener magníficas producciones. Aunque tampoco te pediremos  que tengas tu propia colmena, pero sí que cuidas el ambiente que rodea a tu jardín. Tenemos un artículo especialmente indicado para esto, en el que hablamos sobre los animales del jardín

La polinización de la sandía se puede realizar mediante distintos insectos. Lo más común es que se haga mediante abejas pero también los abejorros realizan su función.

En definitiva, un entorno con vegetación, un huerto bien cuidado, con acceso a agua (como podría ser con la construcción de un estanque) asegurará una gran densidad de insectos beneficiosos y una exitosa polinización de tus sandías.

flor de sandía

Foto de Kim Siever

Variedades más cultivadas

En el cultivo de sandía se buscan variedades de plantas vigorosas, de fruto grande, corteza gruesa y carne rosada. Que reúnan estas características tenemos las siguientes variedades:

  •  Crimson Sweet: es la más cultivada. Tiene menor tendencia al ahuecado que otras variedades. Los frutos suelen ser grandes (7-9  kg  y de forma oblonga.
  • Meridian F1: esta variedad es bastante productiva pero menor tamaño que la variedad anterior.
  • Imperial F1: es muy productiva, frutos medianos y corteza menos gruesa que las anteriores. De forma más alargada.
  • Pasión F1: variedad vigorosa y fruto de tamaño mediano.
  • Agua dulce F1: menos vigorosa que Pasión F1 de piel oscura, fruto mediano y corteza fina.
  • Reina de corazones F1: tiene un comportamiento uniforme, el fruto es de forma redondeada y es de tamaño medio.

Productos relacionados

Un saludo. Agromática.

28 Comments

  1. Daniel
  2. Dino Arotoma Janampa
    • Jose Agromática
    • sebastian marenco
      • Jose Agromática
  3. Francisca Martinez Garcia
    • Jose Agromática
      • jose
  4. Tivino
  5. SILVIA LASCANO
  6. George
  7. Fernando
  8. ing. cual es la produccion promedio por hectarea
  9. nayeli lopez
  10. Victor Hugo Del Nogal
  11. Guillermo Segura
  12. hector hernandez alvarez
  13. Alejandro
  14. Ines
  15. Edgar
    • Jose Agromática
  16. Cristian Perez
  17. Elena Ochoa
  18. Fernando Moran

Leave a Reply

  • Responsable: Agromática
  • Fin del tratamiento: gestión de comentarios, gestionar el Spam
  • Legitimación: tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: no se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: acceso, rectificación, portabilidad, olvido
  • Contacto: info@agromatica.es
  • Información adicional: ver nuestra política de privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.