Inicio » Plantas » Plantas ornamentales » 10 enredaderas con flores para cultivar en el jardín
Enredaderas de flor

10 enredaderas con flores para cultivar en el jardín

Las plantas trepadoras y enredaderas son ideales para todo tipo de jardín, pero son sumamente útiles cuando no tenemos mucha superficie ya que aprovechan el espacio vertical mejor que ninguna otra con el plus de que también sirven para tapar paredes, rejas y elementos que no nos gustan. A continuación, una selección de 10 enredaderas y trepadoras con flores atractivas e interesantes:

Guía de cultivo de 10 enredaderas con flores para tu jardín

1. Bignonia radicans

Enredadera Campsis radicans

Su nombre común varía entre enredadera trompeta o flor de trompeta, y es fácil confundirla porque muchas de las bignonias poseen este tipo de flor tubular. Sus flores, de hasta 10 cm de largo, no aparecen solas, sino en ramilletes haciendo del punto floral todo un espectáculo de color anaranjado y aterciopelado.

Esta planta tiene su origen en los EEUU aunque está adaptada a muchos climas debido principalmente a su rusticidad. De hecho, difícilmente encontraremos enredaderas con flores tan rústicas como esta. Por ello, se hace ideal para nuestro jardín.

Gran vigor, mucho follaje, crecimiento rápido, buena y abundante floración y, en general, fácil de cuidar.

Condiciones de cultivo de esta enredadera de flor:

  • Climatología y exposición: cultivo a pleno Sol o semi sombra, en general con necesidades de iluminación.
  • Suelo: condiciones normales. Ideal es suelo rico en materia orgánica  y drenado.
  • Riego: aporte de agua abundante, sin dejar secar el sustrato entre riego y riego.
  • Abonado: abonado para plantas de flor a inicio de primavera para estimular la brotación y floración.
  • Poda: poda generosa a final de invierno para regenerar tallos y favorecer la floración del siguiente año.

Más información: cultivo de Bignonia radicans

2. Género Clematis (Clematis spp.)

Plantas clematis

El género Clematis abarca cerca de 300 especies de plantas y enredaderas de flores con tallo leñoso y gran floración. Estas especies se utilizan mucho por su potencial ornamental, para cubrir paredes, vallas o cualquier otra superficie vertical.

Las enredaderas de flor más populares de este género son las variedades ‘Jackmanii’ y ‘Nelly Moser’, con diferentes tonalidades de floraciones en primavera y verano.

Son plantas no requieren mucho mantenimiento, se pueden podar para regenerar tejidos y necesitan condiciones de humedad y fertilidad adecuadas en el suelo.

  • Climatología y exposición: resiste muy bien el frío y puede cultivarse a pleno Sol o semi sombra.
  • Suelo: tierras fértiles y con humedad para el máximo desarrollo de esta enredadera de flor.
  • Riego: aporte continuado de humedad sin dejar que el suelo se seque entre riego y riego.
  • Abonado: abonado para plantas de flor a inicio de primavera para estimular la brotación y floración.
  • Poda: eliminar carga de tallos en invierno para regenerar tallos y estimular la floración de la siguiente campaña.

3. Jazmín de Brasil o dipladenia (Mandevilla sanderi)

Planta Dipladenia

Una especie de enredadera de flor del género Mandevilla que goza por ser una planta de gran floración y ser además trepadora. Sus cuidados no son excesivamente complicados, todo depende del clima en el que nos movamos. Se conocen unas 200 especies del género Mandevilla. El que se llame Jazmín de Brasil, tiene que ver por el origen de la planta y porque es una trepadora de flores olorosas (no todas las variedades).

Las dipladenias que podemos encontrar de forma comercial ya son seguramente híbridos entre varias especies del género. Con esto se consiguen plantas de buena floración y con una gama muy variada de colores como el blanco, amarillo, rojo, rosa y otros menos comunes. Las flores son las típicamente llamadas flor trompeta.

  • Climatología y exposición: ambientes cálidos, perjudicándole temperaturas frías (>5 ºC).
  • Suelo: suelos fértiles y que mantengan la humedad.
  • Riego: resistencia a la sequía, aunque necesita riegos en meses de calor como primavera y verano.
  • Abonado: abono para enredaderas de flores a inicio de primavera y durante todo el verano.
  • Poda: a final de invierno y generosa ya que se estimula las ramificaciones, frondosidad y futuros tallos florales.

Más información: cultivo de diplademia

4. Tomatillo (Solanum crispum)

Floración Solanum crispum

Con la planta Solanum crispum hablamos de una enredadera de flor o trepadora perenne con cierta resistencia a fríos invernales, aunque prefiera climas más templados.

El aspecto de esta peculiar enredadera, los finos pétalos de sus flores, sus hojas, nos puede dar la sensación de una planta delicada, poco rústica y sin aguante a condiciones adversas. No es de las más fuertes trepadoras que hay aunque su aspecto puede engañar.

Es una planta que prefiere un clima cálido, con buena luz y algo abrigada de la intemperie, con un suelo de tipo alcalino y poco profundo.

  • Climatología y exposición: necesita temperatura cálidas, evitando heladas y condiciones de frío menores a 5 ºC.
  • Suelo: suelo alcalino, con materia orgánica y poca profundidad.
  • Riego: mantener humedad constante y aumentar volumen aportado en los meses más calurosos.
  • Abonado: requiere abono de floración que se aplicará en los primeros meses de primavera, coincidiendo con la brotación.
  • Poda: necesarias a finales de floración para formar el arbusto y favorecer la futura floración.

Más información: cultivo de Solanum crispum

5. Vid de chocolate (Akebia quinata)

Cultivo de Akebia quinata

Vulgarmente se conoce como vid de chocolate, aunque su nombre científico es Akebia quinata. Una enredadera de flor en primavera que emite mucho aroma en el jardín y flores muy extrañas en cuanto a color, ya que suelen ser de color café o marrones (de ahí su nombre).

Esta especie se cultiva para dar frondosidad a vallas, verjas, puertas y todo tipo de estructuras verticales, por donde cuelgan sus tallos con flores, que son de tipo semi-perenne dependiendo de las condiciones de frío.

  • Climatología y exposición: cultivo en condiciones de luz o semi sombra, soportando condiciones de frío y heladas ligeras.
  • Suelo: suelos secos, profundos y fértiles, donde se aplica de forma continua materia orgánica.
  • Riego: tolera condiciones de sequía, pudiendo dejar secar el sustrato entre riego y riego.
  • Abonado: requiere abono de floración que se aplicará en los primeros meses de primavera, coincidiendo con la brotación.
  • Poda: necesarias a finales de floración para formar el arbusto y favorecer la futura floración.

6. Hortensia trepadora (Hydrangea petiolaris)

enredaderas de flores Hydrangea petiolaris

La hortensia trepadora es una de esas enredaderas de flores que necesitan condiciones de sombra, al abrigo de árboles de mayor porte. Es muy utilizada por su porte ornamental y el gran volumen de flores atractivas y de color blanco que produce.

Su plena floración se produce en verano, aunque si la plantas desde inicio, tienes que tener paciencia ya que es de crecimiento lento.  Como aspecto positivo, si el tiempo acompaña es de follaje siempre verde casi todo el año, produciéndose la brotación a inicio de primavera, cuando remontan las temperaturas.

  • Climatología y exposición: zonas de sombra sin exposición solar directa, soportando bien el frío y heladas ligeras.
  • Suelo: tierras de buen drenaje y pH ácido para evitar la aparición de clorosis, muy habitual en este tipo de enredadera de flor.
  • Riego: mantener humedad constante en el suelo, regando cada 2 o 3 días en primavera y verano.
  • Abonado: desde primavera hasta verano con fertilizantes para plantas ácidas
  • Poda: se realiza a finales de invierno, eliminando los tallos secos, enfermos o débiles.

7. Jazmín estrellado (Trachelospermum jasminoides)

Jazmín estrellado enredadera de flor

Su nombre común es el de jazmín estrellado y pertenece a la familia de las Apodináceas. Su curioso nombre se debe a que el gran número de flores que produce tienen forma de estrella de 5 puntas de color blanca.

Su origen es asiático, procedente de China y de Japón principalmente, aunque se ha adaptado perfectamente las condiciones europeas y americanas. Sus condiciones de cultivo son las habituales de una enredadera de flor, aunque en este caso se le considera una especie muy resistente. Es capaz de adaptarse a diferentes condiciones de luz y temperatura y no requiere cuidados especiales.

  • Climatología y exposición: buena iluminación y soporta temperaturas frías, incluso heladas leves fuera del periodo de floración.
  • Suelo: suelo rico en materia orgánica y con buen drenaje, sin importar textura o pH del mismo.
  • Riego: riego constante en los meses más cálidos, aportando agua cada 3 o 4 días.
  • Abonado: se puede abonar desde primavera y durante todo el verano para estimular la floración.
  • Poda: poda generosa en invierno para estimular la brotación y yemas florales del siguiente año.

8. Género buganvilla

buganvilla enredaderas de flores

Buganvilla es la trepadora que reina en más de la mitad de jardines y casas de todo el mediterráneo español. Crecimiento espectacular, colorida, cuyas brácteas hacen que recordemos las zonas veraniegas con sólo verlas.

Aunque ya está muy adaptada a numerosos sitios del mundo lo cierto es que la buganvilla procede de Sudamérica. Las dos especies más comunes son Bouganvillea glabra y Bouganvillea spectabilis. Gracias a su rápido crecimiento, cubriremos una gran superficie en un periodo de tiempo relativamente corto.

Lo característico de la buganvilla no es su floración (que es blanca) si no las brácteas (hojas modificadas), que son de color fucsia.

  • Climatología y exposición: propia de climas templados y cálidos, cultivada con buena iluminación e incluso pleno Sol.
  • Suelo: no es exigente en suelos pero es importante garantizar un buen drenaje.
  • Riego: aporte de agua espaciado y dejando secar el sustrato entre riego y riego.
  • Abonado: aplicar fertilizante durante la brotación cada 15 días, rico en nitrógeno.
  • Poda: realizar poda de formación entre finales de invierno hasta principios de primavera.

Más información: guía de cultivo de buganvilla

9. Passiflora (Passiflora incarnata)

Cultivo de Passiflora

Passiflora es una gran enredadera de flor que puede llegar a abarcar más entre 6 y 9 metros de longitud. Se sirve de sus zarcillos, una especie de ramificación no leñosa que se enrolla en los agujeros y huecos de vallas y paredes.

Desarrolla unas magníficas flores muy vistosas y llamativas, que contrastan muy bien con el verdor de sus hojas. Además, por si fuera poco, también se le han atribuido al Passiflora incarnata propiedades medicinales, las cuáles comentaremos al final de este artículo. Ahora vamos a daros algunos consejos e indicaciones para cultivarla.

  • Climatología y exposición: plena iluminación y resistencia al frío y heladas ligeras.
  • Suelo: tierra de textura media, incluso suelos alcalinos que guarden bien la humedad.
  • Riego: mantener hidratado el suelo, especialmente durante la floración.
  • Abonado: abonado para plantas de flor desde la floración hasta inicio de otoño.
  • Poda: podar ramas muy leñosas, cruzadas y dar forma a los tallos para la siguiente brotación.

Más información: guía de cultivo de passiflora

10. Galán de noche (Cestrum nocturnum)

Cultivo de galán de noche

Cestrum nocturnum tiene varios nombres, galán de noche o dama de noche. En las dos formas de nombrarlo va incluido el término “noche”, y es que es verdad que es en ese momento cuando más se disfruta, sobre todo en las noches calurosas de verano.

Tiene la particularidad que es de hoja perenne, es decir, que mientras la mayor parte de las plantas del jardín se encuentran sin hojas ni colorido, el galán de noche mantendrá sus hojas durante todo el año. Veremos crecer sus flores desde mayo, el inicio de la época de floración, hasta inicios de otoño, aunque dependerá de las condiciones meteorológicas.

  • Climatología y exposición: necesita mucha iluminación, con climas suaves lejos de heladas, evitando temperaturas por debajo de 0 ºC.
  • Suelo: agradece suelos fértiles con presencia de materia orgánica. Tipo franco y con buen drenaje.
  • Riego: mantener humedad constante en el suelo, sin dejar que la tierra se seque entre riego y riego.
  • Abonado: abonado para enredaderas de flor desde inicio de la brotación hasta otoño, cada 15-20 días.
  • Poda: admite poda generosa a inicio de invierno para estimular la brotación del siguiente año.

Más información: guía de cultivo del galán de noche

Fertilizantes recomendados para enredaderas de flores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba