Cultivo de la buganvilla

No podemos seguir la sección de plantas de jardín si no hablamos de la trepadora que reina en más de la mitad de jardines y casas de todo el mediterráneo español. Hablamos de la buganvilla, espectacular, colorida, cuyas brácteas hacen que recordemos las zonas veraniegas con sólo verlas. Vamos a ver cómo cuidar la buganvilla.

Antes de los cuidados de la buganvilla, un poco de información general

Aunque ya está muy adaptada a numerosos sitios del mundo lo cierto es que la buganvilla procede de Sudamérica. El nombre está dedicado al explorador, naturalista y miliatar  francés Louis Antoine De Bougainville quien la trajo a Europa.

Este explorador francés destacó también por su descripción de Tahití y fue el que realizó la primera circunnavegación francesa.

Las dos especies más comunes son Bouganvillea glabra y Bouganvillea spectabilis. A partir de aquí, las variedades que puedes conseguir a día de hoy son unas cuantas y variadas, sobre todo en los colores de las brácteas que van desde violetas, fucsias, rosas pálidos, naranjas, rojas, amarillas, etc.

Tendrás que encontrar la que mejor se ajuste a tus gustos y entorno.

Lo bueno de esta trepadora es que gracias a esta característica podemos formarla y dirigirla por donde mejor nos convenga. Podemos tener un arbusto aislado o enmarañarla por las verjas de nuestro jardín, por la fachada de la casa… Además, gracias a su rápido crecimiento, cubriremos una gran superficie en un periodo de tiempo relativamente corto.

La flor no vale nada. (Pensarás que me estoy volviendo loco con esta afirmación). Pues no, no es la flor la que es bonita si no ¡las brácteas! La flor es blanca y pequeña, sin nada sobresaliente. Hay una planta de la que hablamos hace ya tiempo que le pasa parecido. ¿Os acordáis? La flor de Pascua es muy similar. Las brácteas rojas son las que visten, no las flores.

buganvilla flor

Flor y brácteas fucsias de la buganvilla
Fuente: commons.wikimedia.org

Ahora sí. Ahí van los cuidados de la buganvilla

Características climáticas

La buganvilla es una trepadora leñosa que asociamos a lugares veraniegos porque necesita climas cálidos o templados, con inviernos suaves sin severas y continuadas heladas. En función del tipo de clima, la buganvilla podrá florecer más o menos tiempo. Si nos encontramos en climas cálidos sin muchos contrastes estacionales podremos ver flores hasta en invierno. Esta es una de las razones de su fama. Siempre aportando color.

Si cultivas la buganvilla en macetas, si hay riesgo de heladas, mejor que la protejas en zonas interiores.

Necesidades de luz de la buganvilla

Este es sin duda uno de los factores determinantes. Necesita muchísima luz. Cuanta más, mejor. Debemos orientarlas bien para que tengan un baño de sol abundante. La falta de luz ocasiona la caída prematura de las hojas, llegando incluso a no florecer si la deficiencia es muy alta. No confundamos luz con calor. Si el verano es muy severo  se secarán las brácteas. Necesita la humedad ambiente. Por eso es común verlas en casas cercanas a la costa. El aporte de humedad ambiente es mayor.

Características del riego

El riego no es muy exigente si está plantada directamente en el suelo del jardín.  Aunque es una planta que aguante bien la falta de riego, todo depende de las condiciones. Si la planta ya tiene una edad y está plantada en el suelo, es fácil que aguante condiciones de «abandono». Regar en verano una o dos veces por semana. En invierno se puede regar pero muy poco o nada.

De hecho las casas de playa que suelen tener esta planta, los inviernos se quedan despobladas y la buganvilla deja de regarse. Si está en una jardinera, maceta o similar y es joven, no conviene descuidarla en este aspecto. En este caso se pueden establecer riegos semanales en periodos no calurosos y aumentar las frecuencias a 2 o 3 veces por semana en verano.

La mejor preparación del suelo

La buganvilla no es muy exigente en cuanto a suelos y además es tolerante a los calizos. Una consideración a tener en cuenta es el drenaje.

Si se encharca tendremos problemas.

Es importante conocer el tipo de suelo que tenemos a la hora de establecer una frecuencia de riego. Suelos arcillosos requerirán riegos de menor frecuencia, puesto que almacenan mucho más humedad que aquellos suelos arenosos.

También hay que tener en cuenta que en el cultivo en macetas, si decides tener la buganvilla así, la humedad del sustrato se pierde bastante más rápido que en condiciones de suelo normal.

Abonado de la buganvilla

En época de floración (con grandes necesidades nutricionales) es importante aportar un abono completo (rico en fósforo y micronutrientes) que aplicaremos sobre el cultivo cada 15 días. Ten en cuenta que la buganvilla es capaz de producir 3 tandas de floración, en primavera, verano y otoño.

Reproducción de la buganvilla

Aunque en la mayoría de las situaciones, y con la buganvilla sucede, lo mejor es adquirir la planta en viveros, donde se sirven en macetas y vienen (o deben venir) en un estado sanitario óptimo.

Sin embargo, hay distintas formas para obtener nuevas buganvilla a partir de otra.

El esqueje es la opción más cómoda. Lo normal es hacer esqueje de ramas semileñosas o verdes aunque también se puede hacer esqueje leñoso. La mejor época para realizar el esquejado suele ser muy al principio del otoño. Debemos utilizar sustratos que retengan humedad como la fibra de coco o lana de roca con hormonas de enraizamiento para tener más posibilidades.

La poda de formación

Una vez va creciendo nuestra buganvilla cultivada en el jardín y va trepando sobre nuestras paredes o vallas, podemos realizar podas periódicas con el fin de redirigir su crecimiento o restringir su tamaño.

La mejor época para realizar este tipo de poda de formación es entre finales de invierno hasta principios de primavera. Es importante, en el caso de la buganvilla, hacerlo antes de que se inicie la etapa vegetativa o de crecimiento.

  • A inicio de temporada, se pueden eliminar los tallos jóvenes laterales que se salen de la línea de crecimiento del cultivo.
  • Buganvillas de avanzada edad responden bien a la poda profunda, conocida también como poda de rejuvenecimiento.
  • En invierno, podemos cortar los tallos laterales a la mitad de su tamaño, para que a inicio de la etapa vegetativa salgan con fuerza y vigorosidad.
  • Las plantas deben responder a la poda duro, pero las plantas viejas son reemplazadas mejor.

Plagas y enfermedades

La buganvilla suele verse afectada por las plagas más polífagas de los cultivos. Estaríamos hablando de pulgón, mosca blanca y araña roja, entre otros.

La buganvilla en maceta. ¡Incluso en bonsai!

Todo lo que hemos visto hasta ahora se centra en su cuidado exterior. Si vives en climas fríos y te gustaría tener tu buganvilla, sólo te queda el interior de una casa. No conseguirás una planta de dimensiones majestuosas pero tampoco es necesario para un salón o terraza cubierta.

  • Las temperaturas de una casa son suficientes para su buen desarrollo.
  • La ubicación es lo más importante para que llegue a florecer. Orientaciones sur y pleno sol a ser posible.
  • El sustrato, con buen drenaje. Una mezcla de sustrato universal mantillo y algo de arena de río puede ser un ejemplo.
  • El riego, el que hemos mencionado antes. En verano 2 o 3 veces por semana. En invierno, frecuencia semanal.

Hay variedades que también se prestan a su formación en bonsai. Las técnicas para la formación en bonsai es otra historia. Os dejamos algunos ejemplos:

Bonsai buganvilla

Bonsai de Buganvilla
Fuente: imadomanovenyeket.blogspot.com

Buganvilla bonsai

Buganvilla en maceta
Fuente: mundobonsai.net

Variedades de buganvilla para cultivo en macetas

Dentro del mercado, podemos encontrar un catálogo bastante amplio de variedades de esta planta. Muchas de ellas están adaptadas al cultivo en macetas.

  • Miss Alice es una variedad de tipo arbustiva, de flores blancas y que responde muy bien a la poda.
  • Bambino Baby Sophia, con floración anaranjada y un tamaño bastante reducido en comparación con otras.
  • Buscando una floración rosada, las variedades Rosenka Singapore Pink se adaptan muy bien al cultivo en macetas ya que no se desarrollan vigorosamente.
  • Otras variedades que también se adaptan muy bien a macetas y jardineras son La JollaCrimson JewelOo-La-La. Como verás, los nombres son bastante peculiares.
  • Sin en cambio, buscas una variedad de buganvilla con floración rosada, Vera Deep Purple puede resultarte interesante.

15 Comments

  1. jorge buneder
    • Jose Agromática
  2. Isela
    • Juan
  3. Raul
    • Jose Agromática
  4. carlos
  5. Gloria
  6. Pitusa.
  7. Isabel
  8. inma
  9. inma
  10. Romulo Misaico Evanan
  11. roxana santa maria
  12. maria

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.