El cultivo de melisa

Plantar melisa


La melisa es una planta medicinal muy valorada por sus propiedades., que sirven desde soluciones a pequeños problemas del ser humano hasta ingrediente de la pasta dentífrica o usos en perfumería. Nuestro uso va a ser sencilla, cultivarla en el jardín y apreciar su magnífico aroma. Hoy, en Agromática, te ayudamos a cultivar la melisa.

Normalmente nombraremos este cultivo como melisa, (Melissa officinalis), pero también tiene otros nombres como toronjil, citronela, hoja de limón, hierba de limón, etc. Es una herbácea perenne procedente del sur de Europa y en conccreto de la región mediterránea.

Si oliésemos la melisa de cerca se apreciaría un profundo olor a limón (por ello que a veces se nombra como hierba de limón o hoja de limón). Su tamaño normal de crecimiento es hasta los 80 cm de altura, florece en verano (flores blancas o rosadas) y de hojas muy características por sus bordes dentados.

Ya que sabemos más o menos como es la Melissa officinalis vamos directos a su cultivo.

Planta de melisa

Características de su cultivo

Clima idóneo de la melisa

Su clima preferido es el mediterráneo. Está acostumbrada a zonas con semi sombra, o por lo menos, cuando se traten de climas cálidos, que no sufra el sol directo durante todo el día. Con respecto a la temperatura de crecimiento hay que anotar que es sensible a las heladas o el frío intenso.

Tipo de suelo

La melisa es una planta medicinal de cultivo sencillo. En el caso del suelo, no presenta muchos inconvenientes y puede cultivar se en suelos pobres, sólo que requerirá alguna aportación de materia orgánica.

Puestos a elegir un suelo determinado nos quedamos con aquellos que tienen buen drenaje y son profundos. Su crecimiento aumentará si dispones de un suelo fértil antes que uno pobre, por supuesto, y en el caso de que quieras cultivar la Melissa officinalis en macetas elige una mezcla de arena y compost como sustrato.

Leer más: cómo preparar compost rápido en pocas semanas

Cómo efectuar el riego

La melisa requiere riegos moderados pero evitando en todo momento el suelo encharcado, el cual puede causar la famosa asfixia radicular en las planta. Como es de clima mediterráneo suele estar acostumbrada a largos periodos de sequía en el que no llueve.

En nuestro caso evitaremos que la tierra se seque del todo aportando un riego que humedezca el sustrato pero sin llegar a encharcarlo.

En invierno no vamos a tener que regar con mucha frecuencia, pero en verano, con temperaturas altas debemos aportar un riego frecuente, ya que notaremos la escasez de agua en el cultivo cuando empiecen a amarillearse las puntas de sus hojas.

Si donde has plantado melisa en tu jardín es una zona donde recibe durante las horas centrales radiación directa del sol, notarás que las hojas se secan y la planta sufre, por lo que tendrás que regar con mucha mayor frecuencia.

Cuando Melissa officinalis se cultiva en zonas de sombra que conservan la humedad de forma más eficiente se reduce muchísimo la frecuencia y cantidad de riego que debemos aportar. En resumen, la radiación solar directa o no marca la diferencia a la hora de efectuar el riego.

Para mejorar el drenaje de una maceta, puedes utilizar materiales inertes como vermiculita. Este sustrato es muy poroso y permite una buena circulación del agua. Mezclada con turba (para almacenar nutrientes), se consigue un sustrato casi perfecto. 

Aplicar fertilizantes

La melisa no es muy exigente en cuanto a abonado se refiere, pero notarás una gran diferencia si realizas de forma periódica aportaciones de materia orgánica. Estas aplicaciones contribuirán a la floración, a la producción de hojas más vistosas y aumentará la conservación de humedad en el suelo.

Cómo multiplicar la melisa

Hay varias formas. Una de ellas, que todos conocemos, es la multiplicación a través de semillas. Otra sería por división de plantas.

Melisa es una planta invasora. Es decir, si los medios son buenos, se expandirá horizontalmente ocupando todo el terreno que le sea posible (por eso muchas veces se cultiva en maceta).

Cultivar melisa en el jardín

Las semillas se suelen plantar en almácigos y suele hacerse en primavera o verano, ya que en su germinación necesitará bastante calor (22º C). Con esta temperatura germina en un periodo de 10 días aproximadamente.

Pero como hemos comentado antes, si se expande de forma invasiva, al ahora de multiplicar la melisa, lo idóneo es separar matas. Se pueden seleccionar pequeños esquejes en primavera u otoño y plantarlos en macetas, dejando que enraícen y crezcan entre 15 y 20 cm.

Propiedades medicinales interesantes de melisa

Si la melisa se toma en infusiones tienes muchísimas propiedades. Por ejemplo como estimulante, antiséptico, estomacal, cicatrizante, etc. Para ello debemos recoger las hojas tiernas que están disponibles casi todo el año (mejor antes de la floración). Para todo este tipo de problemas se toman infusiones de una cucharada de hojas trituradas de melisa de forma diaria.

Los beneficios medicinales de melisa las puedes combinar con las propiedades sinérgicas de estas otras medicinales:

Más para leer

hierba gatera

Hierba gatera o menta gatera (Nepeta cataria)

La hierba gatera, menta gatera (catnip en inglés) o nébeda, es una planta de la familia de la menta muy ...
Leer Más
Planta sedum morganianum

Sedum morganianum, una fantástica planta colgante

Las plantas crasuláceas o suculentas siguen de moda entre los cultivadores domésticos, ya que son planta que requieren pocos cuidados ...
Leer Más
Eutrofización del agua

Eutrofización y el abuso de fertilizantes en el ecosistema

El ecosistema era altamente estable hasta que llegó la industrialización y el avance tecnológico. De esta forma, el medio ambiente ...
Leer Más
Cultivo del manzano silvestre

Manzano silvestre: guía de cultivo y características

El manzano común es de sobra conocido por todos, un cultivo extendido por todo el mundo que produce una de ...
Leer Más
Aloe aristata

Aloe aristata para interiores. La planta antorcha

Aloes hay muchos, y aunque el Aloe vera sea la reina por sus propiedades ya tan conocidas, hay otras especies ...
Leer Más
Lepidium latifolium

La planta rompepiedras (Lepidium latifolium)

Lepidium latifolium se consagra como otra planta usada tradicionalmente como medicinal gracias a las propiedades que luego veremos. Su nombre ...
Leer Más
Festuca alta

Festuca arundinacea. Césped de bajo mantenimiento

Hoy toca hablar de la Festuca arundinacea. Hace poco hablábamos de Festuca glauca, de color azul, con carácter muy ornamental ...
Leer Más
Haworthia fasciata

Haworthia fasciata: guía de cultivo de la planta cebra

La planta cebra o, como se conoce científicamente, Haworthia fasciata, es muy conocida dentro del cultivo de plantas en el ...
Leer Más
cómo hacer un jardín

Cómo hacer un jardín desde cero

Siempre hemos hecho artículos sobre cómo empezar un huerto pero nunca nos hemos planteado qué podemos hacer cuando tenemos un ...
Leer Más
Árbol nuez de cola

Nuez de cola: guía de cultivo y propiedades

Las plantas exóticas y tropicales llaman mucho la atención. De los estudios que se están haciendo de muchas de ellas ...
Leer Más

2 Comments

  1. daniel
    • MACARENA ANDREA VAUCLIN OCARANZA

Leave a Reply