belesa, detalle flor

Belesa o matapeces. Cultivo, cuidados y origen

Hoy en Agromática vamos a hablar de una planta muy curiosa: la belesa. No por sus propiedades, no por su floración, ni si quiera por su valor ornamental (aunque lo tiene), sino porque da origen a una palabra española.

Origen de la Belesa (Plumbago europaea L.)

La belesa o matapeces es una planta perteneciente a la familia de las plumbagáceas. El género Plumbago comprende muy poquitas plantas. Actualmente, según The plant list, solo hay aceptadas 17 especies de este género y Plumbago europaea L. es la que describe el género.

Es una planta de origen mediterráneo y muy extendida en España, donde se encuentra prácticamente por toda la península aunque su extensión nos indica que se da mejor en la zona mediterránea. De forma silvestre la podemos encontrar en suelos pobres, yermos, zonas rocosas, secas y lugares arenosos, salinos cerca de la costa, en las cunetas…

 

belesa distribución

Distribución de la Belesa (Plumbago europaea L.). Fuente: GBIF.org

Características principales de la belesa

Es una planta perenne en zonas templadas y cálidas. En zonas con inviernos duros muere pero a la primavera siguiente con las buenas temperaturas comienza a retoñar. Es de porte arbustivo rastrero, no superando más de 1 metro pero se suele mantener en portes de 30-60 cm habitualmente.

Su floración es en espiga, con numerosas flores de color rosa. Como podemos ver en el detalle de la flor, las pequeñas inflorescencias constan de 5 pétalos y una corola claramente tubular así como su pedúnculo. A simple vista podemos ver los estambres libres. La flor es pequeña. No más de 1,5 cm pero al haber bastantes inflorescencias, tiene cierto atractivo.

belesa, detalle flor

Detalle de la flor de la belesa. Foto de: Tico

¿Qué palabra española puede derivar de la Belesa?

Y aquí viene la parte literaria del artículo. Muchas veces os decimos que los nombres científicos nos dan idea del tipo de planta que tratamos. Su olor, olor, forma de sus frutos, sus usos, propiedades… Es el caso por ejemplo de todas aquella especies que terminan con officinalis. En esos casos sabremos que es una planta utilizada por alguna propiedad medicinal o de consumo humano.

En este caso podemos deducir efectivamente que es una especie con origen europeo. A la vista está según el mapa anterior de GBIF. Pero también podemos inferir ciertas cosas del género Plumbago. En inglés esta planta se denomina leadwort. No tiene una traducción literal la palabra pero lead es plomo y wort mosto. Y aquí es cuando viene la asociación directa. En inglés plomo se dice plumb. ¡Toma ya! Pero no es que venga del inglés sino del latín Plumbum, (plomo) porque se creía que era un buen tratamiento para el envenamiento por plomo. De ahí el nombre en inglés que podría traducirse como brebaje para el plomo o algo similar.

Pero en este caso, es el hombre vulgar, Belesa, el que va a generar una palabra de nuestro vocabulario tan rico y reconocido y es… (redoble de tambores)…

EMBELESAR

Así es. Según la RAE la definición de embelesar es: arrebatar o cautivar los sentidos. Aludiendo a un estado de atontamiento, ensimismamiento o confusión. Habrás oído muchas veces frases como  quedarse embelesado por alguien, por su belleza.

Bien, pues la raíz de la palabra se debe a esta planta. La belesa. En – belesa, que adquiere el estado de la belesa.

Y entonces es cuando acudimos a su segundo nombre vulgar: matapeces. Pudiera ser que este término nos confunda pero no hace más que reafirmar su origen.

La belesa es una planta con propiedades narcóticas, gracias a un compuesto químico llamado plumbagina (ahora ya sabes que muchas plantas del género Plumbago tienen esta sustancia) una naftoquinona que tiene efectos en el sistema nervioso central a parte de otras propiedades como fungicida, citotóxico y bactericida¹.

Gracias a esta molécula, la belesa se ha utilizado para atontar y adormecer a los peces en las pozas y pequeñas charcas para pescar. Así de simple.

Y esto nos lleva a otro término: embarbascar cuyo significado es pescar con verbasco u otras plantas análogas, práctica que los romanos ya ejercían con la planta originaria que dio origen a este término (Verbascum thapsus) Y eso está prohibido totalmente en España. Hay muchas plantas con diversos compuestos utilizados tradicionalmente como plantas «matapeces» para facilitar la pesca¹.

Dejando de lado la parte etimológica y lingüística del término, veamos a ver las propiedades de cultivo de la belesa y si tiene verdadero interés ornamental.

Cultivo y cuidados de la belesa

Temperaturas e iluminación

Es una planta mediterránea así que no tolera bien el frío. Su carácter mediterráneo le hace soportar bien las altas temperaturas veraniegas. En zonas frías es muy posible que haya cubrirla o llevar a invernadero si queremos su carácter perenne. Requiere pleno sol. Orientaciones sur son las mejores. Es un planta trepadora y/o rastrera, por lo que se puede usar como tapizante teniendo en cuenta la orientación.

Riego y humedad

Tolera la sequía pero si se riega con cierta asiduidad en verano, lograremos un crecimiento óptimo. Como siempre decimos, un riego abundante no significa hacerlo a diario. Pensemos que la zona mediterránea puede tener meses completos de sequía en el periodo estival. Por ello se recomienda regar dejando que la tierra seque entre riegos. De lo contrario es muy fácil llegar a la temida asfixia radicular.

belesa

Foto de: Wikimedia commons. Su atractivo ornamental tampoco es exagerado como podemos observar en esta foto.

Suelo y abonado

Teniendo en cuenta el hábitat y el tipo de riego podemos inferir el tipo de suelo. Las zonas mediterráneas suelen tener suelos calizos, algo salinos, por tanto tirando a pH básico aunque tolera el neutro y ligeramente ácido también. Dentro de la parte textural del suelo necesitaremos un suelo drenante, algo arenoso, que no encharque lo más mínimo.

No es necesario el abono ya que crece en suelos baldíos, rocosos y pobres pero se puede utilizar abono genérico en el agua de riego un poco antes y durante la floración (de primavera a finales de verano). La frecuencia de abonado puede ajustarse a la de riego. Aproximadamente cada 15 días. Esto en caso de queramos un crecimiento mayor

Poda de la belesa

Tolera bien la poda. Siendo trepadora y tapizante esta planta ramifica mucho, y la poda favorece precisamente esto. La época de poda es justo después de la floración. No requiere indicaciones especiales. Limítate a podar para darle forma o conducirla por donde quieras en función de la configuración del jardín o zona a tapizar (valla, muro…).

Plagas y enfermedades

Es una planta bastante rústica y poco afectada por virus u hongos salvo en casos de humedad excesiva. Como casi todas las plantas de jardín, puede sufrir de ataque de pulgón así que habrá que vigilar esto y añadir jabón potásico o productos específicos en caso de presencia de esta incómoda plaga.

Propagación

Se hace por semillas. Conviene hacerlo en invernadero  o almácigo en zonas frías, cuando amainen las heladas del invierno. Se puede trasplantar al exterior cuando se tenga la certeza de ausencia de heladas inesperadas de última hora.

Otras especies del género Plumbago

Aunque esta planta es la especie tipo del género, hay otras especies con mayor valor ornamental. La más conocida es Plumbago auriculata o también denominada Plumbago capensis. Son sinónimos. Su nombre común es el Jazmín azul.

plumbago auriculata, jazmín azul

 

Referencias no citadas en el texto: 1. Desde las raíces: etimologías embelesadoras de palabras comunes procedentes de plantas. José Luis Acebes Arranz. Departamento de Ingeniería y Ciencias Agrarias. Área de Fisiología Vegetal. Facultad de CC. Biológicas y Ambientales. Universidad de León.

 

¡Deja un comentario!