Cultivo de lavanda en el jardín

Cuidados de la lavanda

La mayoría asociamos la lavanda con productos para lavar la ropa y suavizantes. Lo que a lo mejor no sabíamos es que tiene propiedades desinfectantes, calmantes, antisépticas y digestivas. Además, aporta un aroma a tu jardín que no puedes desaprovechar. Si tienes interés por conocer los cuidados de la lavanda, continúa leyendo.

Detalles particulares del cultivo de la lavanda

La lavanda es una planta endémica de la zona del mediterráneo que podemos verla crecer de forma salvaje. También se conoce vulgarmente como espliego (Lavanda dentata) y es cultivada tanto por sus propiedades medicinales como por su valor ornamental y aromático para el jardín.

En cuanto al hábito de crecimiento, puede llegar a superar el metro de altura y produce unas flores azuladas que superan en altura a las hojas. Ahora ya nos toca comentar los cuidados de la lavanda.

Clima y suelo, los primeros cuidados de la lavanda

Es típica de climas mediterráneos, templados y cálidos. Necesita grandes dosis de luz para su crecimiento (y en la zona del mediterráneo no nos podemos quejar). Soporta además los inviernos fríos y las heladas, aunque dependiendo de las temperaturas invernales que se acumulen pueden reducir el rendimiento de la lavanda.

En cuanto al suelo, la lavanda es una especie rústica que se adapta muy bien a cualquier estructura de suelo. Aun así, prefiere los suelos ligeros, de arena o arcilla y con un contenido medio en materia orgánica.

El drenaje también es importante y con ello evitaremos encharcamientos inadecuados que puedan pudrir las raíces.

Consideraciones del riego en los cuidados de la lavanda

La lavanda es un cultivo que soporta bien los periodos de sequía, típicos del clima mediterráneo donde, a veces, hay meses sin que llueva. De hecho, la lavanda que crece de forma salvaje sólo tiene la aportación de la lluvia y sobrevive.

Si lo que quieres es sacar el máximo partido de esta planta aromática y realizar los mejores cuidados de la lavanda es conveniente aumentar esas dosis de riego. 1 riego a la semana es suficiente para cubrir sus necesidades.

Cuidados de la lavanda como planta aromática

La multiplicación de la lavanda

Hay varios tipos de formas de conseguir multiplicar la lavanda.

Multiplicación de lavanda por semillas

 Se suelen plantar antes en semillero y cuando germina y crece un poco se trasplanta. Las semillas tardan entre 1 mes y 3 meses en germinar, y necesitan buenas condiciones de humedad y temperatura (15ºC) y el riego ha de ser frecuente.

La forma de extraer las semillas de las flores es estrujándolas o bien agitándolas sobre una mesa para verlas caer. Se suele plantar a principio de primavera para realizar el trasplante en otoño-invierno.

Aquí puedes conseguir algunas semillas de lavanda.

Multiplicación por estacas o esqueje

Se suele hacer así por la facilidad y porque se obtienen plantas semejantes a la madre.  Al final del verano, cuando la floración acaba, se elige una rama de 10-15 cm, de consistencia leñosa.

Se realiza un buen corte, se eliminan las hojas inferiores del tallo y se planta. Se estimular el enraizamiento con productos para tal fin. Además cubriremos la maceta con una botella o con una bolsa para simular un invernadero improvisado.

Cultivo de lavanda en el jardín

Usos de la lavanda como planta medicinal

El extracto o aceite esencial de la lavanda es uno de los productos más utilizados y con mayor oferta de beneficios.

  • Propiedades antiespasmódicas, antisépticas, diuréticas, cicatrizantes y analgésicas.
  • Utilizada en forma de infusión, decocción, tintura, pomada y loción.
  • Efectos antiinflamatorios y alivio del dolor muscular tras la práctica de deporte.
  • Uso del aceite esencial en cosmética, perfumería y productos de higiene (suavizantes, geles y jabones).
  • Mejora de afecciones en las vías respiratorias.
  • Beneficio para el control de vértigos, diarreas, digestiones lentas, etc.
  • Usado vía tópica, para controlar llagas, picaduras de insectos, aliviar quemaduras, ezcemas en la piel, etc.
  • Las flores recolectadas, una vez secas e introducidas en pequeñas bolsas transpirables, sirven para perfumar la ropa, ahuyentar pollilas y otros insectos y como efecto relajante para mejorar la conciliación del sueño.
  • Activación del metabolismo de los tejidos, aplicando en la piel.

¿Qué es la tristeza de la lavanda?

Aunque no está bien definida ni estudiada, se asume que son un conjunto de hongos que afectan al desarrollo de lavanda, obstaculizando el movimiento de savia y secando lentamente la planta. De ahí el nombre.

Se achaca a varios condicionantes, como un suelo fatigado, falta de desarrollo radicular y condicionantes ambientales agresivos. Justo cuando más demanda hídrica necesitaría la lavanda.

Composición de sus aceites esenciales

Aunque si cultivamos lavanda muy pronto vamos a empezar a sentir el gran olor que produce (es una planta aromática excepcional), sólo está compuesto de un 0,8% de su aceite esencial principal en la planta fresca.

De ese 0,8% de aceite esencial de lavanda, está formado por un 30-40% de alcoholes terpénicos libres como linalol, geraniol, borneol, eucaliptol etc. Tiene tiene carburos terpénicos (ocimino, dipenteno, canfeno, cariofileno), ácidos orgánicos (caféico, clorogénico, rosmarínico), ácido ursólico, taninos, etc.

Es decir, de las flores, que es donde mayor contenido en aceites esenciales podemos encontrar, necesitamos 1.000 kg de planta fresca para disponer de entre 500 y 700 gramos de este extracto de aceites.

¿Aún sigues sin cultivar lavanda en tu jardín?

Cuidados de la lavanda
4 (80%) 1 vote

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

4 comentarios

  1. Patricia

    Me encantan las lavandas, tengo mi jardín lleno y quiero que se parezca a la Provence. Me gustaría saber bien como se cuidan y saber multiplicarlas. No hablan con respecto a la poda, tengo entendido que hay que hacerlo. Si pueden mandarme información se los agradecería

  2. María

    Tenía entendedido que la lavanda y el espliego eran plantas diferentes y que tenían efectos contrarios, mientras una es relajante la otra te activa. Además, aunque nunca se cual es cual, se que las flores son diferente, aunque no demasiado.

    • Jose Agromática

      Hola María. Sí, lo que dices es verdad. Los dos pertenece al mismo género, pero tienen nombre científico distinto, a priori. Hay confusión cuando se menciona como nombre común, ya que podría considerarse igual lavanda ( L. dentata) y espliego (L. angustifolia o L. latifolia). Todo depende de la zona donde nos encontremos. En cambio, si nos referimos a Lavanda angustifolia podría ser tanto espliego como lavanda. ¿Lo ideal? Buscar el nombre científico para que no haya problemas. Un saludo.

  3. Angie

    Hola desde hace tiempo quiero hacer mi cultivo de lavanda dónde vivo la temperatura ronda los 30 grados será posible que pueda crecer está planta en esta condición ya que veo que germina a los 15 grados ?

Next ArticleCultivamos los Pendientes de la reina