Berberis vulgaris agracejo

Berberis vulgaris: un arbusto contra la diabetes

En la naturaleza encontramos un gran número de plantas herbáceas y arbustos que, viéndolos directamente, ni nos llaman la atención. Uno de estos casos puede ser es el de Berberis vulgaris (conocido comúnmente como Berberis o agracejo), pero que en su interior guarda numerosas propiedades medicinales y un magnífico aprovechamiento tanto para apicultura, ebanistería, jardinería o gastronomía.

Berberis es una planta resistente al frío, por lo que suele cultivarse también como especie ornamental en el centro de Europa, formando un arbusto de porte redondeado, hojas verdes oscuras y frutos en forma de bayas rojas. De hecho, nada tiene nada que ver un Berberis vulgaris cuidado, con riegos periódicos, suelo acondicionado y fértil, que un Berberis creciendo de forma salvaje en un prado, zona rocosa o montaña. Parecen 2 plantas distintas físicamente.

Por eso, en este artículo te queremos dar a conocer Berberis vulgaris tanto por sus propiedades interesantes (a día de hoy estudiadas en medicina) como por su forma de cultivo, ya que puede ser interesante cultivarla en el jardín como planta aislada, alcanzando varios metros de altura y con una exquisita combinación de colores verdes oscuros de sus hojas y amarillos y rojos de su floración y fructificación.

Características de Berberis vulgaris (agracejo)

El agracejo, conocido científicamente como Berberis vulgaris, es un arbusto bastante frondoso, que puede alcanzar hasta 2 metros de altura en las mejores condiciones de cultivo.

Algunas de sus principales características son las siguientes:

  • Tallos: espinosos y adaptados a las inclemencias climáticas.
  • Madera: de aspecto claro, oscureciéndose y adquiriendo tonalidades grisáceas con el paso de los años.
  • Hojas: forma ovalada, se forman justo en la base de las espinas, siendo de pequeño tamaño (hasta 2 cm) y de bordes dentados.
  • Floración: inflorescencias en racimos alargados de entre 2,5-5 cm, agrupadas entre 10 y 20 flores. Color amarillo y diámetro de 0,5 cm de media.
  • Fruto: baya de color rojo cuando madura de forma oblonga y pequeño tamaño, que alberga 2 semillas en su interior. La época de floración transcurre entre primavera y verano (mayo y julio). Fructifica de julio a octubre.
Fotografía: Boronian – own work

Taxonomía

OrdenRanunculales
FamiliaBerberidaceae
GéneroBerberis
EspecieBerberis vulgaris

El género Berberis, aunque pueda no ser conocido para muchos, alberga alrededor de 500 especies, la mayoría de ellos arbustos de entre 1 y 5 metros de altura, de hoja perenne preferentemente.

Nombre común: agracejo, abrilla, acetín, agracillo, berberis.

Subespecies:

  • Berberis vulgaris subsp. australis (Boiss.) Heywood. Localizado en las montañas Béticas y sur del Sistema Ibérico. Produce frutos negros.
  • Berberis vulgaris subsp. seroi O. Bolòs & Vigo. Localizado en el noreste de la Península Ibérica. Produce frutos rojos o negro-azulados.
  • Berberis vulgaris subsp. vulgaris: localizado en el norte de la Península Ibérica. Produce frutos rojos.

¿Dónde se encuentra el agracejo?

Aunque se puede cultivar como especie ornamental en cualquier jardín, habitualmente Berberis vulgaris crece de forma natural en zonas aisladas, pastos de clima semiárido y terrenos calizos en Europa central, meridional, norte de África e incluso Asia.

Se han encontrado también poblaciones en auge en el continente americano, especialmente en los Estados Unidos. Y bajo estas condiciones, en algunos casos extremas, también está naturalizado en Australia (Oceanía).

Como puedes ver, el agracejo se adapta muy bien a todo tipo de climatología, donde se desarrolla favorablemente a una altitud de entre 200 y 900 metros, aunque en zonas con rango de temperaturas mayor, puede crecer a mayor altitud (incluso hasta 2000 m).

¿Y en España?

El agracejo aparece en montes bajos cubiertos de setos o incluso en alta montaña (a partir de 1000 metros de altura) en zonas más cálidas como las del sur y sureste de la Península Ibérica. En Andalucía, se puede observar Berberis vulgaris en las montañas béticas.

Condiciones naturales de cultivo de Berberis

Berberis es un arbusto idóneo para zonas con bajo índice de pluviometría, jardines xerófitos o de bajo mantenimiento.

Climatología

Soporta un rango amplio de temperaturas. Tolera muy bien el frío, incluso por debajo de los 0 ºC. Puede cultivarse tanto en zonas continentales como en zonas costeras, con mayor humedad. Requiere condiciones de luz, aunque puede cultivarse a semi-sombra.

Tipo de suelo

Crece en cualquier tipo de suelo, con preferencia por los calcáreos de pH básico. No tiene requerimientos nutricionales altos, por lo que crece incluso en suelos poco fértiles y pedregosos.

Necesidades hídricas

Alta resistencia a la sequía. Cultivado en el jardín, puede instalarse 1 gotero por planta, regando 1 vez por semana con una media de 30-60 minutos.

Multiplicación de la planta

Una vez ha sido extraída y limpiada la semilla del fruto (entre septiembre y octubre), la tasa de germinación de Berberis vulgaris es buena, germinando sin necesidad de realizar ninguna tratamiento adicional. Sin embargo, el porcentaje de nascencia mejora cuando se realiza una estratificación en frío.

Para ello, se disponen las semillas en un tapper con arena a una temperatura entre 2-4 ºC (generalmente frigorífico) durante 20-30 días. Una vez realizado este procedimiento, se siembra en maceta con sustrato universal a una temperatura media de 25 ºC (primavera).

Una vez haya germinado la semilla, conviene aguantar durante unos meses en la maceta, aumentando su exposición a la luz y cambios de temperaturas. Posteriormente se puede realizar el trasplante del arbusto en el jardín o lugar indicado.

Usos actuales de Berberis vulgaris

Realmente Berbreris vulgaris no es una planta sumamente conocida, aunque ha sido utilizado a lo largo de su historia prácticamente para todo. Actualmente, el principal uso es como planta ornamental, aunque no destaca físicamente sobre otros arbustos y las espinas que contienen sus ramas pueden generar problemas cuando realicemos un mantenimiento del arbusto.

Algunos de los aprovechamientos del agracejo son los siguientes:

Uso en gastronomía

Las bayas del agracejo, cuando se encuentran en el punto óptimo de maduración (a partir de octubre en la mayoría de zonas), es un excelente fruto para preparar mermeladas. De hecho, Irán es un gran consumidor y también productor de estas bayas, que procesa en seco, como si fuesen pasas.

Aprovechamiento de la madera

Se utiliza tanto la corteza, como ramas y raíces. De estas partes se extrae un extracto de color amarillo para tintar textiles, cuero u otros materiales.

Apicultura

En época de floración, Berberis vulgaris atrae un gran número de insectos polinizadores y, en especial, abejas. Sus numerosas flores de color amarillo ofrecen un aroma atrayente y un sabor dulce.

Berberis vulgaris ‘Atropurpurea’. Fotografía: H. Zell – Own work

 Propiedades medicinales del agracejo

Este apartado lo ponemos en mayúscula dadas las posibilidades futuras que ofrece el agracejo como planta medicinal. Sin bien a día de hoy los ensayos realizados son positivos, aun son insuficientes para llegar a ningún tipo de conclusión.

Se cree que Berberis vulgaris ofrece propiedades interesantes frente a la diabetes tipo 2, hipertensión e hiperlipidemia, con muchos menos efectos secundarios que los medicamentos actuales.

Algunos estudios previos realizados en ratas han concluido que el agracejo puede tener efectos antidiabéticos significativos, reduciendo también los niveles de colesterol y triglicéridos en suero.

Principios activos en Berberis: análisis fitoquímico ha detectado la presencia de saponinas, taninos, flavonoides, esteroles, antraquinonas, emodoles y alcaloides, seleccionando principalmente la corteza de raíz.

Contraindicaciones

No se recomienda su consumo.

Cualquier parte del arbusto Berberis vulgaris puede contener sustancias no aprobadas para la salud humana. Los frutos no madurados contienen alcaloides como isoquinolina, berberina, jatrorrhizina, palmatina y alcaloides relacionados con bisbenciltetrahidroisoquinolina, como isotetrandrina, berbamina, y oxiacantina.

Sin embargo, todos estos alcaloides desaparecen en frutos maduros, de ahí que algunos países, como Irán, utilicen sus frutos para la preparación de mermeladas.

Otros arbustos relacionados

Fotografía de portada: Arnstein Rønning – Own work

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio