Inicio » Plantas » Hortícolas y frutos » Limequat: la combinación ideal entre lima y kumquat
Frutos limequat

Limequat: la combinación ideal entre lima y kumquat

En el mundo de los cítricos nos encontramos con variedades mucho más allá de los naranjos, limoneros, limeros y mandarinos. Las especies recientes nacidas fruto de combinaciones híbridas han despertado el interés de muchos jardineros y profesionales de la agricultura.

En este caso hablamos del limequat, una combinación híbrida entre lima y kumquat. Si ya conocíamos el kumquat o naranjo enano, esta combinación aporta un grado de acidez superior y consigue una lima de pequeño tamaño en un árbol igualmente pequeño.

La mayoría de estas variedades de cítricos de pequeño tamaño, incluido el caviar cítrico, son utilizados en la alta gastronomía y repostería para la preparación de postres, cócteles e incluso ensaladas modernas que combinan frutas y verduras. Igualmente, también se puede comer en fresco, sin añadir nada, incluso con la piel.

Características del Limequat, el cruzamiento entre lima y kumquat

Podemos considerar el limequat como un árbol pequeño o un arbusto por su porte. A nivel visual, es muy parecido a cualquier otro cítrico que podamos conocer, pero con menor tamaño.

Sus hojas son verdes y coríaceas, con frutos pequeños que produce en abundancia, de color amarillo, ovalado y con semillas en su interior.

Su sabor es una mezcla entre el amargor natural de la lima con azúcares de la naranja, pudiéndose comer prácticamente sin pelar o preparar zumos con ella, ya que este fruto aporta una cantidad importante de vitamina C.

Variedades más conocidas

A nivel comercial podemos encontrar 3 variedades poco diferenciadas. La más habitual que podemos encontrar en un vivero cuando queramos comprar es Eustis.

  • Lakeland
  • Eustis
  • Tavares

Como ocurre con muchas otras variedades de cítricos, el origen del limequat es de China, aunque se desarrolla en ambientes de clima cálido o templado (España, Israel, EEUU o Japón, entre otros).

Árbol limequat
Limequat C-15L. Fuente: viverosferriol.com

Taxonomía

  • Orden: Sapindales
  • Familia: Rutaceae
  • Género: x Citrofortunella
  • Especie: floridana

Cuidados del limequat

El limequat es un pequeño árbol fácil de cuidar, con características muy semejantes a los cítricos. Por sus dimensiones, se puede cultivar en maceta perfectamente, pudiendo aportar un atractivo adicional en el interior del hogar.

¿Un limequat en nuestro salón? ¡Perfectamente!

Ubicación y climatología

Temperatura

Los cítricos se caracterizan por solicitar temperaturas cálidas casi durante todo el año, por eso es tan común ver esta familia en el clima mediterráneo. Su rango de temperaturas «cómodo» abarca entre los 10 ºC y los 35 ºC, soportando temperaturas bajas pero no muy gélidas.

Zonas de frío invernal y heladas, abstenerse de plantar el limequat (ni cualquier otro cítrico) en exterior, mejor en casa, o lo pasará mal.

Iluminación

Sol, Sol y mas Sol. Los cítricos como el limequat o el Kumquat necesitan grandes dosis de luz y Sol directo para conseguir una alta producción y frutos con sabor y zumo en su interior.

Humedad

Se adapta a un rango amplio de humedad ambiental, pudiéndose cultivar en zonas costeras sin problema.

Tipo de suelo o sustrato 

El suelo ideal es una textura media o ligera, caracterizada por contenido en limas y arenas. Evitar los suelos pesados y encharcados, ya que se debe garantizar por encima de todo un buen drenaje.

Es exigente en suelo fértil, por lo que aplicaremos materia orgánica en el hoyo antes de la plantación (4 a 5 kg) y estiércol o compost todos los años alrededor del tronco principal (2 a 3 kg).

Pueden crecer en zonas calizas con pH alcalino y alta presencia de calcio y magnesio, aunque el pH ideal, como es común en la mayoría de plantas, se sitúa en el rango de 6-7,5.

Más adelante veremos la mezcla de sustrato ideal si decides cultivar tu limequat en maceta.

Cultivo de limequat
Fuente: viverosshangai

Cantidad de riego y abonado

Cómo y cuando regar

El manejo del riego es una de las condiciones más exigentes para los cítricos, ya que en general son demandantes en el líquido elemento.

Durante el verano y la estación cálida, con temperaturas superiores a los 25-30 ºC, se riega cada 2/3 días, con una cantidad variable entre 4 y 8 litros para un árbol adulto en producción.

En invierno, con la bajada de las temperaturas y el aumento de las precipitaciones, bastará con regar 1 o 2 veces por semana, entre 2 y 4 litros por árbol.

Si lo cultivas en el jardín, lo más cómodo es instalar riego por goteo, colocando 1 difusor de 4 L/h por árbol.

Aplicación de fertilizantes

Los cítricos son exigentes en fertilizantes, especialmente al inicio de la brotación y durante el periodo productivo. Con el aporte de materia orgánica anual podemos mantener un árbol en perfectas condiciones, pero si buscamos un extra de producción, necesitaremos aportar fertilizantes orgánicos o inorgánicos.

Algunas recomendaciones son las siguientes:

  • Inicio de brotación: fórmula alta en nitrógeno, relación 2-1-1 o 2-1-1,5, tipo NPK 12-4-6 con calcio y micronutrientes. Dosis de 1 ml/L de agua, aportado en todos los riegos.
  • Producción de frutos: fórmula equilibrada con mayor importancia para el potasio, relación 2-1-3, tipo NPK 5-2-8 con calcio y micronutrientes. Dosis de 1 ml/L de agua, en todos los riegos.
  • Maduración de frutos: fórmula concentrada en potasio, relación 1-1-3,5, tipo NPK 3-3-8. Dosis de 1 ml/L de agua, en todos los riesgos.

Para mejorar la fertilidad del suelo, además de la aplicación de materia orgánica tipo compost o estiércol animal, podemos aplicar nutrientes líquidos como humus de lombriz o extracto húmico de leonardita.

Mantenimiento y poda

En general, el limequat y el resto de cítricos no conlleva un mantenimiento muy alto. Apenas se podan, salvo para eliminar ramas afectadas o cruzadas, ni exigen otro tipo de aplicaciones salvo el control de plagas y enfermedades.

Plagas y enfermedades

Los cítricos pueden generar bastantes problemas con el desarrollo de plagas, y algo menos para enfermedades. Algunas de las más comunes, también para el limequat son las siguientes:

Plagas

  • Ácaros (Tetranychus urticae y Panonychus citri)
  • Mosca blanca (Aleurothrixus floccosus)
  • Piojo rojo de California (Aonidiella aurantii)
  • Pulgones (Toxoptera aurantii, Aphis spiraecola, Aphis gossypi y Myzus persicae)
  • Trips (Pezothrips kellyanus) en naranjo

Con acciones preventivas, la mayoría de estas plagas se pueden controlar con la aplicación de jabón potásico e insecticidas naturales. Las más resistentes suelen ser el piojo rojo de California, que se pega como una lapa a las hojas y los frutos y ofrece resistencia a los tratamientos.

Enfermedades

La mayoría de las enfermedades en el limequat aparecen por condiciones de alta humedad, tras un periodo largo e intenso de lluvias o suelos con problemas de drenaje. Controlando esta situación, prácticamente no tendremos ninguna enfermedad.

  • Podredumbre o aguado de los cítricos
  • Gomosis de los cítricos
  • Antracnosis (Gloeosporium limetticolum Claus)

Cuidados del limequat en maceta

A continuación, hacemos un resumen del cultivo de limequat en maceta, con características muy parecidas a las mencionadas anteriormente pero con salvedades.

Ubicación: zona cálida, con buena iluminación y ventilación, no necesariamente con Sol directo.

Sustrato: debe ofrecer buen drenaje, con mezcla a partes iguales entre sustrato universal y fibra de coco o vermiculita.

Riego: regaremos siempre que con la yema de nuestros dedos notemos una bajada de la humedad (sensación ligeramente húmeda), aplicando 1/6 parte del volumen de la maceta. En verano, puede ser 2 a 3 riegos por semana y en invierno, 1 cada 7 días.

Fertilizantes: seguir las mismas recomendaciones que cultivado en el suelo, aportando un 50% menos de cantidad de abono.

¿Cómo se come un limequat?

Los limequats se pueden comer en fresco o cocinados. Su piel es comestible y no aporta un sabor muy amargo. Sin embargo, puedes pelarlo sin problemas.

También se puede cortar en rodajas para adornar cócteles, ensaladas o cualquier plato al que le vaya bien un toque cítrico algo más dulce que la lima original.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba