Cultivo de colinabo

Colinabo, la mezcla perfecta entre repollo y nabo

Tomate, pimiento, berenjena… ¡Nada de eso! La naturaleza nos brinda un montón de cruces de plantas de los que podemos obtener frutos muy interesantes como el nabicol o colinabo, un cruce entre repollo y nabo.

El colinabo es una planta hortícola muy utilizada en la gastronomía del norte de Europa así como en Norteamérica. No es considerada un híbrido artificial sino un cruzamiento entre 2 especies muy conocidas, dando como resultado el nombre científico de Brassica napobrassica.

Esta combinación de 2 plantas del género de las brásicas (Brassica) da como resultado un fruto con un sabor parecido al del nabo, pero más dulce y con tonos que nos recuerda al de la col

En este artículo vamos a comentar las principales curiosidades de esta verdura que no todo el mundo conoce, así como una breve guía de su cultivo para quien quiera animarse en el huerto a cultivarla.

Características del colinabo como planta

El género de las crucíferas incluye más de 30 especies, entre las que se incluyen cultivares e híbrido que hoy en día se utilizan en la gastronomía. Son muy conocidos en el norte de Europa, donde se preparan multitud de ensaladas y guiso, teniendo como abanderada la col, las coles de Bruselas y el nabicol.

La planta nabicol presenta un tamaño medio parecido al brócoli, pero formado por hojas individuales y sin forma de roseta. Supera con facilidad los 20 cm de altura, sin contar las raíces.

Cómo es el colinabo

Es una hortícola cuyos frutos se encuentra en la raíz, como es el caso del nabo. Este fruto tiene un tamaño medio de 10 cm de longitud y 8 o 10 cm de ancho, prácticamente esférico y con la cabeza más aplanada, con piel blanquecina violácea o de color pardo, e interior con pulpa amarilla o blanca.

De cada planta se obtiene un fruto, que actúa como raíz y almacén de reserva. Suele tolerar muy bien el frío y es considerada una planta resistente.

Frutos de colinabo

Taxonomía

  • Orden: Brassicales
  • Familia: Brassicaceae
  • Género: Brassica
  • Especie: Brassica napobrassica

Nombres comunes: nabicol, colinabo o rutabaga

Aunque el colinabo está muy presente en la zona norte de Europa y también en Norteamérica, no hay que despreciar el consumo y volumen de plantación de la Comunidad de Galicia, en España, donde esta verdura tiene presenta en diferentes guisos de la gastronomía gallega.

Guía de cultivo del colinabo, nabicol o rutabaga

Características climáticas

El colinabo y muchas otras especies brásicas son plantas que necesitan climas frescos para cultivar, no soportando temperaturas excesivamente cálidas. Por tanto, es un cultivo que se planta en invierno en zonas cálidas y al inicio o final del invierno en las zonas europeas frías.

Es importante mantener durante todo el desarrollo del cultivo una buena iluminación, ya que esto favorece la acumulación de carbohidratos en el fruto y reduce el desarrollo excesivo de la parte aérea y el tallo principal, lo que reduce la energía disponible para la raíz.

Tipo de suelo y mantenimiento

El colinabo se cultiva en suelos de textura media, ricos en materia orgánica y que presenten un drenaje adecuado. Es un cultivo de raíz, por lo que el agua estancada genera pudriciones en el fruto que lo hacen inservible a nivel comercial.

En general, los suelos frescos son los que mejores producciones ofrecen a nivel mundial, evitando su cultivo en zonas arenosas que producen raíces poco tiernas.

En cuanto al pH, el ideal es cercano neutro o ligeramente alcalino, a partir de pH 6,5 en adelante. Zonas muy ácidas perjudican su desarrollo y la calidad del fruto.

Necesita suelos profundos que permitan una raíz de 10 cm, por lo que como mínimo se suele preparar el suelo con un mínimo de 20 cm de profundidad. Para ello, se realizan las siguientes labores previas a la plantación del colinabo o nabicol:

  • Arado para eliminar malezas y dar profundidad al suelo, eliminando costras.
  • Subsolador para romper el suelo y mejora del drenaje.
  • Grada rotativa para mejorar la oxigenación del medio y distribuir bien los restos vegetales de la anterior campaña.
  • Formación de camas o surcos que mejoran la productividad del colinabo.

Ciclo de cultivo

El ciclo completo depende de la fecha de plantación, pero en los meses más cálidos dura alrededor de 80 días, y con tiempo frío se alarga a los 90-100 días.

Se siembra a partir de octubre en zonas cálidas y a mediados de septiembre en zonas más frías. Sin embargo, también se puede cultivar durante todo el año posterior al invierno (a partir de febrero), excepto en zonas muy calurosas.

El marco de plantación del colinabo abarca de 30 a 40 cm entre plantas y 50 a 75 cm entre surcos.

Necesidades de agua

Necesita un nivel adecuado de humedad, manteniendo de forma constante el sustrato hidratado. El estrés por falta de agua provoca fisiopatías relacionadas con la anticipación en la floración, momento en el cual el fruto pierde valor y se vuelve amargo.

Fertilización del colinabo

A diferencia de la col, el colinabo es mucho menos exigente al aporte de nutrientes. Generalmente se obtiene un rendimiento de 25 t/ha, muy inferior al de la col, que tiene un media aproximada de 40 t/ha.

Por ello, un plan nutricional medio requiere las siguientes unidades fertilizantes NPK:

  • Necesidades de nitrógeno total: 80-100 kg/ha
  • Necesidades de fósforo total: 40-60 kg/ha
  • Necesidades de potasio total: 120-150 kg/ha

Es muy importante la preparación del suelo y el aporte de materia orgánica, siendo óptimo un nivel medio en análisis de suelo de al menos un 2%, realizando aportes de 30 a 40 t/ha de estiércol o compost vegetal cada 3 o 4 años.

Planta de colinabo

Plagas y enfermedades principales

En general, las plagas y enfermedades que afectan al nabicol son comunes para el resto de crucíferas, encontrando especies específicas y otras muy genéricas y propias de muchos otros cultivos (no necesariamente de la misma familia).

Principales plagas

  • Orugas de las crucíferas (Pieris sp L.): afectan a las hojas y reducen la superficie foliar.
  • Pulgón de las crucíferas (Brevicoryne brassicae): succionan la savia de las hojas y nervios y reducen la energía de la planta.
  • Gusano de alambre (Agriotes spp): los principales daños son causados por las larvas, que afectan a las raíces, hojas y frutos.
  • Mosca de la col (Delia radicum): los daños son causados por las larvas, creando galerías en las hoja.

Principales enfermedades

  • Mildiu (Peronospora brassicae Gaumann): afecta a las hojas, originando manchas de tipo amarillento en el haz.
  • Rhizoctonia solani: hongo de suelo que causa manchas pardas en el cuello y raíz.
  • Roya Blanca (Albugo candida Kunze): crea manchas localizadas en la hoja de color blanco, totalmente cloróticas.

Propiedades de la rutabaga o nabicol

Como fruto del género Brassica, su contenido mineral y vitamínico es muy alto, por lo que se constituye como una verdura muy a tener en cuenta en cualquier dieta saludable.

Las principales propiedades y beneficios del nabicol son las siguientes:

Fuente importante de antioxidantes

En el nabicol encontramos diferentes polifenoles con capacidad antioxidante y secuestrante de radicales libres, elementos que producen la oxidación celular y dañan el organismo.

Entre ellos encontramos como fuente principal los carotenoides, cuyo consumo reduce el envejecimiento prematuro y previene diferentes enfermedades cardíacas, inflamatorias e incluso diferentes tipos de cáncer.

Alta concentración de minerales

Las brásicas como el colinabo almacenan gran cantidad de elementos minerales, y entre ellos el que más destaca es el potasio. Este elemento es importante para regular la hidratación celular y favorecer la resistencia de los huesos, además de formar parte de enzimas indispensables para el organismo (como las encargas de obtener energía).

El potasio también está relacionado con una buena salud cardiovascular, teniendo un impacto positivo sobre la hipertensión.

El colinabo tiene alta concentración en vitamina C

La vitamina C, tan reconocida en frutas como la naranja, también está muy presente en hortícolas como la coliflor, el brócoli o el colinabo. Esta vitamina es muy importante para disponer un sistema inmune fuerte, mejorando la salud ósea y previniendo enfermedades de carácter grave como el cáncer.

Fuente indispensable de fibra

La fibra es un elemento que no incluimos en cantidades suficientes en  nuestra dieta. Está íntimamente relacionada con nuestro sistema digestivo, pero también actúa previniendo enfermedades cardiovasculares, diabetes y otras enfermedades graves.

Añade tu comentario