Los cuidados de la Cinta o malamadre

cinta o malamadreCultivo de Cinta o Malamadre. Una planta de interior y de exterior

Por el nombre común con el que se suele llamar a esta planta de interior, Cinta o Malamadre, pensaríamos que se trata de cualquier cosa menos de lo que vamos a hablar hoy. No, no hablamos de Luis Tosar en celda 211, si no de la Chlorophytum comosum. Una excelente planta de interior para verla crecer cercana a tu ventana. ¿Te animas?

Una introducción a la Cinta o Malamadre

Tenemos que iniciar comentando que la Cinta se puede cultivar tanto en interior como en exterior. Lo que pasa que suele hacerse en macetas y lo más común es tenerla en un patio o en una ventana, por eso la hemos catalogado como planta de interior. No te preocupes, te aportaremos algunos datos referentes al clima o suelo por si te animas a tenerla en el jardín.

La luminosidad que necesita la Cinta

La Cinta necesita buenas dosis de luz pero sin exponerla al sol directo. Estando dentro de casa es fácil moverla o alejarla de la ventana en las horas de mayor radiación solar. No obstante, es una planta resistente y no dará problemas al respecto. Si la Cinta tiene las puntas secas puede ser por falta de humedad o por exceso de sol.

Tipo de suelo. Qué tierra elegir para mi maceta con la Malamadre

A la hora de elegir el sustrato que añadiremos a nuestro recipiente o maceta elegiremos una turba que contenga bien la humedad, o una mezcla de turba y arena a mezclas iguales. Es importante elegir bien el macetero debido a que la Cinta tiene una gran capacidad de crecimiento y a menudo te tocará dividir la planta porque no cabe en el recipiente. Lo mejor es buscar un macetero profundo y ancho.

cintas o malamadre

Cintas en exterior. En invierno es conveniente resguardarlas de posibles heladas.

El riego de la Cinta

Aunque las condiciones de temperatura  de las plantas de interior no se modifique tanto como las que podemos encontrar en el jardín, tenemos que regar de forma diferente en verano y en invierno. En invierno es suficiente con regar la Cinta  una vez cada 5 días o cada semana. Sin embargo, en verano hay que aumentar la frecuencia de riego a 2 o 3 veces por semana. Podemos darnos cuenta de que el riego es insuficiente si vemos las puntas secarse o palidecer.

Riego, sustrato… ¿Y el abonado de la Cinta?

 Suele tenerse en cuenta en el periodo de crecimiento de la Cinta, que corresponde a los meses de primavera y verano. Cada 15 días se añade un abono de tipo líquido o un abono orgánico de los que hace un tiempo comentamos.

Para finalizar, si tuvieramos que aportar un resumen del cultivo de la Cinta diremos que es idónea para los que se inician con las plantas, debido a su gran resistencia y adaptación a distintos ambientes.

Los cuidados de la Cinta o malamadre
3.8 (75%) 8 votes

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next ArticleCultivo de la hierba luisa