Inicio » Plantas » Hortícolas y frutos » Castaño (Castanea sativa): cultivo y cuidado en el jardín
Cultivo del castaño

Castaño (Castanea sativa): cultivo y cuidado en el jardín

El castaño es un género de árboles que pertenecen a la familia de las fagáceas. Produce unas semillas en forma de castañas que están riquísimas sobre todo en invierno cuando las comemos calientes. Este árbol tiene mucho que decir y no sólo por esas castañas, y sería una gran satisfacción que a través de estos consejos vieras crecer uno de ellos en tu jardín. ¿Te animas?

Todo lo que necesitas saber sobre el cultivo del castaño

Familias y géneros de plantas hay muchas, pero consideramos que es una buena idea si vamos introduciéndolas poco a poco en Agromática. Concrétamente, la familia de las fagáceas está compuesta por muchos árboles que son conocidos por nosotros, alguno de hojas perennes y otros de hoja caduca. Podemos encontrar el roble, las hayas, las encinas y por supuesto, el castaño.

Comúnmente vamos a encontrar 4 especies de castaños que se distinguen geográficamente:

  • Especies asiáticas: castaño del Japón (Castanea crenata), castaño de China (Castanea mollissima), Castanea davidii, Castanea henryi Castanea sanguinii.
  • Especies americanas: Castaño americano (Castanea dentata), Castanea pumila, Castanea alnifolia, Castanea ashei, Castanea floridana y Castanea paupispina.
  • Especies europeas: castaño común (Castanea sativa).

Características del árbol

El castaño es considerado un árbol de grandes dimensiones. Un ejemplar adulto y bien cuidado puede superar los 20 metros de altura. Además, aporta muy buena sombra, por tener una morfología de copa amplia y redondeada.

Produce un gran número de ramas sostenidas por un tronco grueso y de madera valorada, con un color marrón claro y una textura lisa.

Hojas del castaño

Sus hojas son relativamente grandes y compuestas, formadas por 5 foliolos. La suma de todas ellas pueden superar los 20 cm de longitud. Presentan un color verde claro, con diferentes tonalidades en el envés aportan un ligero toque amarillento.

Es considerado un árbol de hoja caduca, propio de climas fríos, donde pierden sus hojas en otoño para descansar durante todo el invierno. A inicios de primavera o mediados (todo dependerá del frío del ambiente), emitirá nuevas hojas y volverá su esplendor y frondosidad.

Flores del castaño

No hay que menospreciar la floración de los castaños. Si bien no es tan visual como los árboles Prunus (almendro, albaricoquero, melocotonero, etc.), emite unas inflorescencias que superan los 20 cm de longitud y de varias tonalidades (blancos y rosados principalmente).

En este árbol, las flores masculinas son diferentes a las femeninas. En la zona mediterránea, la floración se produce bien entrada la primavera, entre los meses de mayo a junio.

Frutos (castañas)

Qué podemos decir de los frutos que no se conozcan. Forma redonda, colores marrones y muy valorados en gastronomía. Sería muy complicado describir su sabor para alguien que no los haya probado nunca, y raro sería si fuese así, al menos en Europa.

Sin embargo, puede que no nos sea tan familiar la cubierta del fruto, con aspecto de erizo (como el de la imagen principal) y muy curioso. La recolección de las castañas se inicia a partir de octubre, permaneciendo en el árbol hasta 30 días. Lo que nosotros nos comemos es la semilla (castaña), y la cubierta pelosa es lo que la protege, denominado comúnmente como erizo.

Cuando la castaña cae del árbol al suelo, se dice que el erizo ha madurado y, por tanto, se abre, mostrando la semilla. Pero eso no quiere decir que la castaña ya esté en su punto óptimo de maduración, lista para comer.

De hecho, hay que esperar un poco más después de separar el erizo de la semilla para encontrar el punto óptimo, aunque por su bajo contenido en agua, se conserva muy bien.

Cultivo del castaño

Hábito de crecimiento

A pesar de lo que podamos pensar, el castaño es una especie de crecimiento rápido, algo que valoramos muy positivamente si decidimos cultivarlo en el jardín, ya sea como especie ornamental por su porte, o por la producción de frutos, las castañas, que tan bien agradecemos en los meses de frío.

Es, además, un árbol longevo, que supera perfectamente los 80 años de edad, aunque ya, en periodo longevo, su crecimiento se ralentiza, su tronco se agrieta y se vuelve más susceptible frente a ataques de plagas y enfermedades.

Como ya anticiparemos en la guía de sus cuidados, es un árbol que necesita un suelo ácido, por lo que debemos abstenernos de plantarlo en suelos muy alcalinos y con alta presencia de calizas. Si es tu capricho, puedes hacer correcciones de pH de suelo.

Taxonomía

  • Orden: Fagales
  • Familia: Fagaceae
  • Género: Castanea
  • Especie: Castanea sativa

Guía de cuidados del castaño en el jardín

Características climáticas del castaño

El castaño (Castanea sativa) es un cultivo que se adapta bastante bien al clima. Como has visto, está extendido por todo el mundo. Preferiblemente le van mejor los climas templados con condiciones húmedas. En los primeros años de vida, es necesario abrigarlo tanto del frío como de las exposiciones intensas al sol.

Si vemos un mapa de distribución de castaños en España, lo encontramos principalmente en la zona mediterránea, Extremadura y Galicia. En Europa, las principales poblaciones se encuentran en Francia y en Italia.

Temperaturas

En cuestión de resistencia al frío, cuando el castaño es adulto no tiene problemas pero sí que hay que cuidar las heladas tardías cuando el castaño está floreciendo, aunque no suponen un problema grave debido a la tendencia tardía de brotación.

Se debe evitar su cultivo en zonas con veranos muy cálidos, especialmente si son secos. En condiciones húmedas, más cercanas a la brisa marina, puede crecer con menores problemas.

Humedad ambiental

Como hemos comentado, la humedad ambiental es importante para la correcta floración y formación de frutos. De hecho, es importante garantizar una cierta humedad atmosférica en el periodo que abarca el final del verano y el principio de otoño, justo cuando los frutos entra en su recta final y ganan calibre.

Condiciones del suelo

Como hemos comentado antes, el castaño crece bien en lugares con buena humedad ambiental. Así mismo también es exigente en cuanto a la humedad del suelo, que de alguna manera también está relacionada.

Una técnica muy útil para aumentar el porcentaje de humedad del suelo y conservarlo durante más tiempo a parte de otros beneficios es la técnica del acolchado a la cuál ya le dedicamos un artículo. Con ello conseguirás un aumento de la disponibilidad de materia orgánica en el suelo, aumento de la humedad y por tanto reducción del riego y muchas otras cosas más.

El mejor pH del suelo es un tanto ácido, en torno a 6 aunque crece sin problemas a partir de 4,5,  y necesita suelos profundos con buena capacidad de drenajeya que no soporta los suelos encharcados, compactos o arcillosos. El problema del pH alcalino os lo explicamos a continuación.

Al ser un árbol calcífugo absorbe con mucha facilidad el calcio que obtiene del suelo, tanto como pueda. Es por eso que en suelos alcalinos, el calcio se encuentra en abundancia y le provoca clorosis y problemas de crecimiento (en casos avanzados incluso la muerte).

Debemos evitar a toda costa los suelos pesados, con gran porcentaje de arcillas. A menudo su alta capacidad para encharcar el suelo hace que se desarrollen enfermedades causadas por hongos facultativos, como Phytophthora cinnamomi, que causa el mal conocido como tinta del castaño.

Frutos castaños

Necesidades de abonado y riego

Riego

En cuanto a las necesidades de riego, tenemos que partir de la base de que el castaño necesita condiciones húmedas en el suelo pero sin llegar a encharcar. La cantidad y periodicidad la asumiremos dependiendo de la época en la que nos encontremos.

Aun así, cuando el castaño es adulto, su sistema profundo y potente de raíces permite obtener agua donde otros árboles no pueden, por lo que en la mayoría de ocasiones, se nutren con el agua de lluvia.

La época de más exigencia en humedad es en primavera y al inicio de la formación de frutos. La forma más habitual de regar es mediante sistema de goteo. Para especies jóvenes (<5 años de edad), con la colocación de un emisor de 4 L/h es suficiente, ampliando hasta 2 y 4 goteros o emisores en edad adulta.

En producción, un castaño puede consumir entre 20 y 30 litros de agua semanales (o más) durante el verano, el equivalente a 3 a 4 riegos de 1 hora de duración a la semana.

Abonado

En cuestión de abonado, es un árbol bastante exigente con las condiciones de materia orgánica en el suelo. Antes hemos hablado del acolchado o mulching, pero es que en este caso es de gran utilidad porque puedes aprovechar las hojas que se desprenden del castaño en otoño para hacer un mantillo de hojas que poco a poco se irá descomponiendo y pasará a formar parte de nutrientes para el árbol.

Si por razones estéticas no te gusta tener las hojas alrededor del tronco descomponiéndose, puedes optar por compost ya descompuesto que realizará el mismo efecto.

En el trasplante, aportaremos un mínimo de 8-10 kg de materia orgánica en el hoyo de plantación, bien mezclado con el suelo. Junto con este aporte, también se puede añadir un poco de quelato de hierro. Cada año o bianual, podemos aportar entre 3 y 5 kg por árbol, alrededor del tronco.

Multiplicación del castaño

La multiplicación por medio de semillas tiene buena respuesta ya que el poder de germinación es bastante alto. Seleccionamos las castañas que mejor estado estén y las plantamos  o en otoño o en primavera en condiciones buenas de humedad y temperatura. Si todo va bien tardarán en torno a 1 mes en germinar.

Si no tienes semillas también se pueden obtener nuevas plantas a partir de métodos vegetativos como el acodado. Es decir, un tallo que aún no se ha separado de la madre se le induce a producir raíces, momento en el cúal ya se puede separar y trasplantar.

Poda de los castaños

La poda es una acción importante en los castaños de producción, pero que podemos extrapolar sin problemas a los castaños ornamentales cultivados en el jardín. Con ello mejoramos la aireación y reducimos la proliferación de plagas y enfermedades.

Con ello, trabajamos bajo la siguiente dinámica:

  • Ramas vigorosas se mantienen largas para estimular la producción de yemas de flor y fructíferas.
  • Ramas poco vigorosas se podan cortas para aumentar su vigorosidad.

La época de poca del castaño se puede realizar en cualquier época del año, aunque se recomienda realizarlo antes o después del reposo vegetativo. Con ello favorecemos que todas las heridas causadas en los cortes cicatricen bien. La época habitual suele ser en otoño, posterior a la recolección de los frutos y antes de la caída de las hojas, con podas fuertes, y en primavera, antes de la brotación.

Plagas y enfermedades

El castaño sufre un abanico importante de plagas y enfermedades que hay que saber identificar y controlar todos los años. Recalcamos la importancia de tener un suelo profundo y con buen drenaje, ya que es el factor crítico para evitar la muerte prematura de castaños en condiciones de asfixia radicular.

Plagas

Se conoce varios grupos de insectos y ácaros que afectan a los castaños a partir de su brotación.

  • Avispilla del castaño (Dryocosmus kuriphilus)
  • Tortrícido precoz de la castaña (Pammene fasciana)
  • Tortrícido intermedio y tardío de la castaña (Cydia fagiglandana y Cydia splendana)
  • Taladro amarillo (Curculio elephas)

Enfermedades

  • Armillaria mellea
  • Phytophthora cinnamomi
  • Cryphonectria parasitica
  • Mycosphaerella maculiformis

La principal enfermedad causada por un hongo que afecta a los castaños europeos es la tinta, causada por Phytophthora cinnamomiPhytophthora cambivora. Aparece en condiciones de suelos pesados y encharcados, especialmente transcurridos varios días de alta pluviometría.

Existen diversas materias activas para su control, aunque es una enfermedad complicada de eliminar. En ecológico, es habitual el uso de cobres tanto en aplicación vía riego como foliar, dirigidos al tronco.

Otra enfermedad habitual es el chancro del castaño (Cryphonectria parasitica), que causa daños en la parte aérea del árbol. Se identifica por manchas oscuras en el interior de la corteza y secando ramas completas.

Uso de sus frutos, las castañas

Aunque sus semillas sean muy conocidas y valoradas en muchas partes del mundo (a los romanos les encantaban) el uso principal del cultivo del castaño no es por sus semillas si no por su madera, muy valorada para la realización de muebles, tarimas e instrumentos musicales.

Hoy en día también se ha intentado aprovechar en más campos la castaña, y seguramente os sonará el licor de castaña, o el pan de castaña, la crema de castaña, etc.  Sin embargo no deja de considerarse como un subproducto cuya tendencia de consumo se reduce con los años.

1 comentario en “Castaño (Castanea sativa): cultivo y cuidado en el jardín”

  1. Patricia Viguier

    Hola. Tengo un eucalipto de jardín que mide quince metros,el tallo es fino y mide 4 metros, tiene una copa enorme y está muy cerca de mi casa, tengo miedo que caiga con una tormenta. Cómo puedo podarlo? Si lo podo a 3 mts, cosa que quede solo el tronco, se vuelven a formar ramas a partie de ahí. Si no de que otra forma lo puedo podar? Muchas gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba