Inicio » Plantas » Plantas medicinales » Características de caléndula silvestre (Calendula arvensis)
Floración Calendula arvensis

Características de caléndula silvestre (Calendula arvensis)

Dentro del género de plantas Calendula, una de las más conocidas por sus propiedades medicinales es la caléndula común, aunque también podemos encontrar otras especies muy cercanas y físicamente parecidas, como la que obtiene el protagonismo en este artículo, conocida como caléndula silvestre (Calendula arvensis).

El comportamiento de este grupo de plantas es tapizante, por lo que se suelen usar desde el punto de vista ornamental para cubrir zonas de suelo, dada su fantástica floración y su porte bajo. Además, se desarrolla en la Península Ibérica con suma facilidad, ya que encuentra las condiciones climatológicas perfectas para ello, con muy pocos cuidados y mantenimiento.

En este artículo vamos a conocer en profundidad todo lo que nos puede ofrecer la caléndula silvestre, denominada científicamente como Calendula arvensis. ¡Ojo! No confundir con la caléndula común, ya que son físicamente muy parecidas.

Características de caléndula silvestre (Calendula arvensis)

Las Asteráceas (Asteraceae) es una grandísima unidad de plantas que engloba más de 30.000 especies, muchas de ellas con una fantástica floración. Si estrechamos un poco más el cerco, nos topamos con el género Calendula, que engloba un número mucho más limitado de especies,  (de 12 a 20)

La familia de Calendula arvensis es Asteraceae, una agrupación enorme de plantas con casi 33.000 especies con floraciones realmente espectaculares. Si buscamos especies de plantas de pequeño porte y con flores vivas y grandes, debemos buscar sin lugar a dudas entre esta familia.

Por ello, dentro de las Asteráceas, hemos encontrado una planta muy interesante conocida vulgarmente como caléndula o flor maravilla silvestre, entre otros nombres. No hay que confundirla con la especie principal del género Calendula, conocida como Calendula officinalis.

Nombres comunes: caléndula silvestre, maravilla silvestre, caléndula de los campos.

Usos de Calendula arvensis

Identificación y morfología

La caléndula silvestre es una planta herbácea, con numerosos tallos laterales y que crece a una altura máxima de 30 cm. Lo más atractivo de esta planta es su floración, de aspecto anaranjado y flores de gran tamaño. La época de floración se produce entre abril y octubre, por lo que pasaremos toda la primavera y verano disfrutando del espectáculo de esta planta tapizante.

Su desarrollo es anual y la podemos encontrar en muchos países de Europa y Asia, pero especialmente en zonas térmicamente más calientes, donde su floración es mucho más duradera. Como curiosidad, tenemos ante nosotros una especie que tiene heliotropismo, lo que significa que sus flores se intentan posicionar mirando directamente al Sol para captar mejor la iluminación del ambiente.

Como ya estás intuyendo, Calendula arvensis necesita estar cultivada en zonas con mucha iluminación y Sol directo.

Taxonomía

  • Orden: Asterales
  • Familia: Asteraceae
  • Género: Calendula
  • Especie: Calendula arvensis

Localización y hábitat

El principal hábitat de caléndula silvestre es la zona sur de Europa, con veranos mucho más cálidos que permiten la máxima expresión de su floración. Por tanto, en España la podemos encontrar distribuida por todo el país, aunque preferentemente en la zona sur: Andalucía, Murcia, Comunidad Valenciana y las Islas Baleares.

Si miramos fuera de España, podemos encontrar poblaciones de Calendula arvensis en el Norte de África (Egipto, Libia, Marruecos, Túnez y Argelia), la zona de Afganistán, Irán, Irak, y países cercanos e incluso Europa central y Europa del este.

Guía de cultivo de Calendula arvensis

Si decidimos cultivar caléndula silvestre para formar un conjunto tapizante que cubra el suelo de nuestro jardín, vamos a conocer sus principales necesidades. Anticipamos que es una especie resistente que se adapta muy bien a todo tipo de suelo y convive favorablemente en zonas cálidas.

Características climatológicas

Calendula arvensis soporta un gran abanico de temperaturas, con preferencia por las zonas más cálidas de Europa. De ahí que se desarrolle muy bien en España. Para conseguir una floración llena de plenitud y duradera (desde primavera hasta inicios de otoño), el rango ideal de temperatura está entre 18-32 ºC.

A nivel de iluminación, es una especie herbácea que necesita mucha iluminación y se planta con exposición solar total. De hecho, la floración está determinada por la iluminación donde se ha cultivado en el jardín.

Cuidados Calendula arvensis

Tipo de suelo

Dada su gran distribución por casi toda Europa, Calendula arvensis ha sabido adaptarse muy bien a todo tipo de suelos y texturas, prefiriendo aquellos suelos con mayor acumulación de arenas. Su floración se estimula si el suelo es considerado fértil y existe buena cantidad de materia orgánica.

De hecho, esta especie suele crecer de manera espontánea en zonas cultivables con buena disposición a nitrógeno en el suelo. No existe un rango de pH propiamente dicho para su desarrollo, ya que suele crecer tanto en zonas ácidas como alcalinas.

Antes de sembrar en el jardín, es recomendable mezclar el suelo con una buena proporción de compost o materia orgánica que hayamos producido. Una cantidad de 2 a 3 kg/m2 es suficiente para tener varios años de liberación de nutrientes. Un estiércol recomendable puede ser el de animal, eligiendo una fórmula equilibrada como la del estiércol equino.

Riego y abonado

Calendula arvensis crece en praderas y terrenos fértiles únicamente con el agua de la zona. Sin embargo, en zonas muy secas con veranos calurosos, es casi obligatorio disponer de un sistema de riego.

Si controlamos bien este parámetro, tendremos una especie tapizante con una magnífica calidad de floración y de largo recorrido, hasta casi la llegada del frío en otoño. En primavera y verano, regaremos 2 o 3 veces por semana, pudiendo dejar seco el suelo antes del siguiente riego.

La caléndula silvestre no se suele abonar con fertilizantes minerales, únicamente con la materia orgánica aportada al suelo. Si tenemos una agrupación de plantas jóvenes y queremos estimular su desarrollo para conseguir una magnífica floración, es recomendable utilizar abono granulado con una relación equilibrada en nitrógeno, fósforo y potasio. Para esta planta funciona muy bien las aplicaciones de NPK 12-8-16 a inicios de primavera, a razón de 20 a 30 gramos por metro cuadrado.

Propiedades medicinales de Calendula arvensis

El género Calendula siempre ha estado relacionado con propiedades medicinales y usos agrícolas, especialmente como repelente frente a plagas y diferentes insectos. Por nuestra parte, su uso ornamental está más que justificado, aunque también debemos saber que tiene ciertas propiedades medicinales y cosméticas.

A nivel de epidermis, esta planta siempre ha estado relacionada con un poder hidratante y antimicrobiano. De hecho, es común ver en supermercados diferentes marcas de geles y champús que contienen extracto de caléndula.

El poder medicinal de esta planta se explica conociendo cuáles son sus principios activos, especialmente contenidos en flores y hojas.

Composición: zingiberenol 1, eremoligenol, β-curcumeno, zingiberenol 2 y (E,Z)-farnesol.

Los usos habitualmente recogidos de esta planta medicinal son los siguientes:

  • Usos alimentarios: las hojas se pueden consumir como verdura en diferentes ensaladas y condimentos.
  • Fabricación de tintes: las flores poseen un color amarillo que puede utilizarse para la fabricación de tintes.
  • Usos medicinales: la extracción de sus componentes en base a alcohol o cualquier otro disolvente tiene aplicación sobre la piel, con actividad antioxidante y antimicrobiana.

Por contra, hay que considerar que actualmente se está estudiando el potencial tóxico que pueden tener las flores de Calendula arvensis si son ingeridas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba