Cultivo del avellano europeo

Cómo cultivar el avellano europeo (Corylus avellana L.)

A todo el mundo nos suena la avellana aunque normalmente la veamos “escondida” en muchos ingredientes, como el chocolate. Este fruto viene, como no podía ser de otra manera, del avellano. Nosotros, en Agromática, vamos a ver algunas cosas que quizá desconocías del avellano europeo

Se conoce como avellano europeo (Corylus avellana L.) y es un árbol caducifolio de la familia Betulaceae. Suele alcanzar una altura que varía entre los 3 y 8 metros y suele estar bastante ramificado desde la base, aunque depende del sistema de poda que hagamos.

Aunque climáticamente se puede dar en muchas zonas, como veremos más adelante, en España suele estar cultivado de manera más importante en Asturias, Valencia y Cataluña. Un ejemplo de lo dispar que puede ser su cultivo.

Plantación de avellanoe europeo

Climatología y factores climáticos

Aunque como hemos comentado anteriormente, suele adaptarse a muchas zonas, algunas más lluviosas que otras y con mayor o menor frío, el ambiente óptimo para el desarrollo del avellano europeo es una temperatura media anual de entre 12 ºC y 20 ºC.

Con 12 ºC y 20 ºC de media se satisfacen las horas-frío que el avellano demanda para la correcta floración y posterior cuajado de frutos.

En situaciones de descanso invernal, soporta temperaturas muy gélidas, incluso por debajo de los -5 ºC, aunque todo depende del tiempo de exposición (poco o mayor tiempo) y el tipo de helada que sea.

Cuando está en floración, que es donde más interesa proteger el cultivo, soporta bastante menos el frío, estando su resistencia en torno a -1 ºC. Mucho cuidado con este tipo de heladas nocturnas que hacen caer yemas, abortan la flor y causan heridas que finalmente son invadidas por bacterias (Xanthomonas) y hongos que debilitan aun más el avellano.

Por el contrario, el avellano europeo no es propio de zonas donde haga mucho calor en los meses estivales. Por ello, se adapta bien en zonas costeras, donde la brisa del mar amaina las temperaturas en verano y no estresa tanto los cultivos.

Luminosidad

El avellano es un cultivo que demanda buena dosis de luz, típico de climas templados y cálidos. No tendrá mayores problemas por obstáculos de luz si alcanza alturas considerables, aunque con podas de reducción de altura (para facilitar su recolección), Corylus avellana L. puede no exceder de los 3 metros.

Una falta considerable de luz, sobre todo en fase de producción de yemas, reduce el número de éstas de carácter reproductivo, limitando finalmente la producción en dicha campaña.

Plantación de avellano europeo

Datos importantes sobre las características de suelo en el avellano europeo

El suelo siempre es un factor importante, casi decisivo, en la implantación de cualquier cultivo. Siempre defendemos su cuidado, control del drenaje, análisis periódico de suelo e incorporación de materia orgánica hasta unos valores óptimos (1,5%-2%).

El avellano europeo tiene preferencia por suelos de textura media, que tengan buenas características de drenaje y oxigenación. Suelos altos en arcillas retienen excesivamente la humedad, que puede originar asfixia radicular en periodo de lluvias.

Hay que tener en cuenta que la producción de raíces por parte de Corylus avellana L. tiene tendencia a producción superficial, más que en profundidad. Por tanto, es importante tener en cuenta la presencia de obstáculos físicos para el desarrollo de raicillas como piedras, capas duras o rocosas.

En la primera instalación del cultivo, es recomendable, si estamos ante un suelo que anteriormente no se ha cultivado, realizar un arado profundo (>0,5 m), con el fin de homogeneizar las características del suelo, romper rocas, mullir y airear el suelo, también en base a mejorar su capacidad de drenaje.

Este trabajo inicial, nos dará su recompensa cuando plantemos el avellano y recibamos las primeras lluvias fuertes.

frutos del avellano europeo

Fertilización y abonado del avellano europeo

Una de las bases más importantes para enriquecer el suelo es la incorporación de materia orgánica, en base a un análisis de suelo previo, para enriquecerlo física, química y biológicamente.

Los valores recomendados, como hemos comentado anteriormente, están entre 1,5% y 2%. En cantidades, de forma genérica, se suelen aportar entre 40 y 80 toneladas por hectárea.

Interesante es que dicho estiércol, compost u otra procedencia, esté descompuesto, de cara a poder plantar rapidamente el avellano y que pueda nutrirse sin llegar a quemar las raíces en formación durante su proceso de descomposición.

Sistema de plantación del avellano

Con la apertura de hoyos de en torno 40 cm de ancho y profundidad es suficiente para incorporar los plantones, que originalmente pueden venir en macetas.

Directamente, podemos incorporar en dichos hoyos, una mezcla de arena y materia orgánica, para mejorar el enraizamiento inicial.

Marco de plantación

Aunque hay distintos marcos de plantación, uno bastante conocido y usado en muchas zonas es de 5×4 m. Esto hace que en cada hectárea (10.000 m2) podamos plantar 500 árboles.

En otros casos, el marco de plantación también puede ser de 5×5 m, disponiendo 400 árboles por hectárea (mayor separación entre árboles con respecto al anterior caso).

Polinizadores

Hay que tener en cuenta que el avellano europeo es monoico autoincompatible. Esto quiere decir que sus flores masculinas no polinizan las femeninas dentro de un mismo árbol.

Por tanto, es necesario plantar estratégicamente avellanos polinizadores, con una densidad que varía entre un 10% y un 15% del total de árboles.

Dentro de su distribución entre todos los avellanos, se pueden plantar en zig-zag o en hileras completas (cada 8 o 9 líneos). Interesante en esto, estudiar la dirección normal del viento para ver cómo se distribuirá el polen masculino de las variedades polinizadoras, teniendo en cuenta que la propagación mayoritaria es anemófila (a través del viento).

Características y dosificación del riego

Dependiendo de la intención buscada en el cultivo del avellano europeo, si es a nivel productivo o bien en huerto, hay distintas formas, algunas más complejas que otras, para calcular la forma de riego.

A nivel de usuario, cultivando avellanos en el huerto, la mejor forma es instalar un sistema de riego por goteo con 2 goteros de descarga por árbol (4 L/ha cada gotero) y riego de 5 horas semanales (distribuido en varios días) en épocas de gran demanda.

En grandes producciones o a nivel productivo, el mejor sistema es la colocación de tensiómetros que miden la resistencia a absorber humedad por parte de las raíces. Algo así como la capacidad de campo y el punto de marchitez.

Esta lectura se cuantifica en centibares (cb) y el agua ofrece menor resistencia a su absorción cuanto más bajo es el valor.

Hacemos esta cuantificación, para tener claro los valores, aproximadamente:

  • Lectura de 0 a 10 cb: suelo saturado de agua. Con valores que tienden a cero puede llegar a provocar asfixia radicular por limitación de oxígeno en suelo.
  • Lectura de 10 a 20 cb: lectura idel con un porcentaje de humedad óptimo.
  • Lectura de 30 a 40 cb: agua disponible para la planta en un suelo con buena cantidad de oxígeno y, por tanto, buena capacidad de aireación.
  • Lectura mayor a 40 cb:  agua de difícil disponiblidad, adecuada para cultivos con aporte reducido de agua (escasez) o bien valores óptimos para suelos arcillosos (que tiene una gran capacidad para retener agua y nutrientes.
  • Valores por encima de 50 cb: la planta, dependiendo de su naturaleza y capacidad de enraizamiento, llega a sufrir estrés por escasez de agua.

¿Cuantos años están los avellanos en producción?

Aunque en un jardín particular nunca se exige una alta producción debido a que no se busca fines comerciales, aquellos que sí están destinados a la producción suelen tener un ciclo de vida de unos 20-25 años.

Sin embargo, el avellano como ornamental en jardín, con producción de avellanas, puede estar cultivo por más de 50 años sin problemas.

¿Cuántos años han de pasar hasta producción de frutos?

Aunque depende de la variedad, los nuevos avellanos seleccionados en el mercado entran en producción en pocos años.

La media puede estar entre 4 o 5 años pero se acelera según las variedades. Ésto hace que el avellano sea un cultivo muy interesante, tanto por la reducida mano de obra que requiere como el margen neto que deja por hectárea cultivada, en torno a los 1.600 €/ha (Escuela Técnica Superior de Ingenierías Agrarias de Palencia).

¿Cuántos kg de avellana produce este cultivo?

En plena producción, el avellano es capaz de producir entre 2500 y 3000 kg/ha. Si desglosamos este valor por árbol (teniendo en cuenta un marco de plantación de 6×3,5 y 475 avellanos/ha), salen entre 4 y 6 kg/árbol.

Un saludo. Agromática

Cómo cultivar el avellano europeo (Corylus avellana L.)
5 (100%) 1 vote

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

1 comentario

  1. Gustavo Cimadevilla

    Buen día, les escribo de Argentina. Tengo un avellano, Este año por primera vez dio frutos, pero la cáscar estaba hueca. Es normal? Alguna recomendación?

Next ArticleCómo cultivar y cuidar Rusco o Acebo menor (Ruscus aculeatus)