Cultivo de alcaparras

Pocos productos hay tan característicos de la zona del mediterráneo que las alcaparras. Estamos acostumbrados a comerlas como encurtido, en ensaladas, en pizzas, etc. ¿Y si las cultivamos en nuestro huerto? Te aseguramos que es fácil y se adapta a todo tipo de condiciones. Hoy, en Agromática, os enseñamos a cultivar el alcaparro.

El alcaparro (Capparis spinosa) es un arbusto de la región mediterránea perteneciente a la familia Capparaceae (con alrededor de unas 420 especies). Suele alcanzar los 30-40 cm de altura y es muy resistente a la sequía, ya que está especializado en crecer en zonas desérticas o semidesérticas (planta xerófila).

Aunque digamos que el alcaparro es de la zona mediterránea sus orígenes son bien distintos, ya que las primeras descripciones de esta planta se hicieron en Asia, pero fueron los griegos los que la introdujeron en un clima totalmente idóneo para el desarrollo del alcaparro, la zona mediterránea.

 Del alcaparro se aprovechan dos productos. Uno sería las alcaparras o tápenas, que son las más utilizadas y consumidas, y otro serían los caparrones. Es el resultado de no recolectar el botón floral (la tápena) y dejar desarrollar el fruto.

Requerimientos climáticos

Tal como hemos comentado antes, al ser una planta xerófila, está acostumbrada a ambientes muy calurosos con gran luminosidad.  Un rango de temperaturas del alcaparro estaría comprendido entre los -8 ºC y los 40º C.

Por el crecimiento rastrero que tiene, el cultivo de alcaparras está perfectamente indicado para aquellos sitios donde el viento azota muy fuerte.

Exigencias de suelos

En el cultivo de alcaparras, el suelo no supone ningún problema, ya que se adapta a una gran diversidad de suelos, Si tuviéramos que elegir un tipo diremos que los suelos calizos y arcillosos son los que mejor van al alcaparro.

 En algunas lecturas se comenta que no hace falta abonar el alcaparro, y en realidad es verdad. Sólo hay que ver algunas zonas donde crecen, de forma totalmente salvaje y únicamente recibiendo el agua de la lluvia, que en verano en la zona mediterránea es casi nulo. Por otra parte, son plantas subdesarrolladas, crecen de forma lenta y con problemas. Si cultivamos alcaparras en nuestro jardín, queremos que crezcan sanas y sin carencias a lo largo de su desarrollo. Emplea un poco de compost, sobre todo en su crecimiento hasta la planta adulta y antes de la floración y fructificación

 Las necesidades hídricas en el cultivo de alcaparras

Otra cosa no, pero resistencia al estrés hídrico, el alcaparro es especialista. Soporta largas épocas de sequía y baja humedad ambiental, ya que tiene un sistema radicular muy potente y fácil arraigo. Por otra parte has de cuidar la cantidad con la que riegas, ya que es sensible al exceso de humedad (una humedad normal de la tierra no le perjudica, eso sí). Por poner un ejemplo, cuando se cultiva la alcaparra para obtener la máxima producción, es decir, una explotación comercial, en las zonas del sur de España se suele regar entre 40 y 50 litros por semana y planta adulta, en riego por goteo.

cultivo de alcaparras en el huerto

 Cómo efectuar la poda

Cómo suele dividirse la poda, existe la poda verde y la anual. En este caso, en la verde eliminaremos los tallos delgados y dejaremos los que estén mejor orientados. Si necesitamos que el alcaparro ramifique debemos despuntarlo.

Cuando llega el fin de otoño y el invierno ya asoma, con la conveniente parada estacional de la mayoría de las plantas, se eliminan todas las ramas, cortando a pocos centímetros de la cepa y eliminando desde la cepa aquellas que sean demasiado delgadas.

 Plagas y enfermedades en el alcaparro

Por lo general no suelen presentarse problemas de este tipo pero alguna vez puede recibir la visita de lepidópteros, como la oruga de la col y la chinche de las crucíferas (Eurydema ventralis). También puede sufrir la aparición de algunos hongos como Fusarium, Verticillium o Phytium.

 Cuidado con los caracoles y babosas que a veces podemos encontrarlos alimentándose de las partes blandas del alcaparro.

 La dura cosecha en el alcaparro

Uno de los principales problemas del alcaparro y que ha supuesto que no sea considerado como un cultivo con interés es la dificultad de su recolección. La planta tarda en entrar en producción alrededor  de 4 años, Ese es el problema, la frecuencia de la recolección. Es decir, cuando se recoge una hortícola, normalmente se cosecha en una o dos pasadas, pero en este caso, son muchos meses de recolección manual, que a veces, no interesa por aspectos méramente económicos, ya que un trabajador puede recolectar alrededor de 1 kg de tápena en 1 hora. E

l alcaparro florece a partir del mes de mayo y lo hace durante varios meses.

30 Comments

  1. Joaquin Langenscheidt
    • Griselda Barbara Brignone
  2. Irene gir
    • Jose Agromática
  3. Roser
    • María
      • Jose Agromática
  4. Hector
    • Jose Agromática
    • Guillermo Navajas
      • Ivan Marinovic p
      • Tere
  5. antonio
    • felipe de jesus rojas mendoza
      • Jose Agromática
    • MARTHA LUCIA
    • margarita alvarez
  6. Nora
    • Elba
  7. Eva
  8. Jose luis
    • Jose Agromática
  9. jorge galleguillos
  10. pedro martinez
  11. Karina
  12. Heinner rodriguez herrera
  13. Jesús Sorio
  14. Alfonso
  15. Luis

Leave a Reply

  • Responsable: Agromática
  • Fin del tratamiento: gestión de comentarios, gestionar el Spam
  • Legitimación: tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: no se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: acceso, rectificación, portabilidad, olvido
  • Contacto: info@agromatica.es
  • Información adicional: ver nuestra política de privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.