Carpe (Carpinus betulus). Seto de hoja caduca para tu jardín

Hoy en Agromática vamos a hablar de una especie de jardín muy versátil. El carpe (Carpinus betulus). Un árbol con una buena densidad foliar que bien puede utilizarse como árbol de jardín dejándolo crecer libremente o se puede adaptar su crecimiento como seto. Son rústicos, aguantan bien la poda, crecen bien y son fáciles de cuidar.

Origen del carpe y hábitat

El género Carpinus compone actualmente 42 especies aceptadas de las cuales Carpinus betulus llamado carpe, carpe blanco o abedulillo es de las más famosas. Aunque sus hojas nos puedan recordad a un haya, en realidad no lo es ya que el nombre de la especie (betulus) nos revela el nombre de la familia de los Carpinus que es la familia de los abedules, Betulaceae.

Dejando de lado esta posible confusión con la hoja, el carpe es un árbol que no esá muy presente en España. De hecho, es muy inusual verlo en estado silvestre salvo en la zona pirenaica porque a partir de ahí se distribuye por toda Europa con una profusión espectacular. Además, en Europa se suele ver en bosques junto a robles, allá donde el haya no encuentra su sitio, porque como sabrás, si el haya encuentra lugar, desplaza los bosques de robles sin remedio. Si lo ves en España, fuera de la cordillera pirenaica, por favor, háznoslo saber. Solo tenemos que ver el mapa de biodiversidad de GBIF para hacernos una idea. Para muestra un botón como se suele decir.

carpe distribución

Distribución del carpe. Extraído de GBIF.org

Es nativo de Europa central y aunque su presencia se centre ahí, se ha ido extendiendo hacia oriente limitando ya con Asia occidental.

Características del carpe

Es un árbol medio-grande. Puede llegar a los 15-20 metros. Cuando empiezan a formar copa, esta suele ser cónica aunque luego, según va creciendo acaba redondeándose y ensanchando hasta los 10 m por lo general. Su crecimiento se puede considerar  rápido, hasta unos 40 cm por año en condiciones óptimas. Su corteza es como la del abedul, de color blanquecino plata y delgada, de ahí que se llame abedulillo además de carpe.

Sus hojas son finísimas, y es una maravilla estar debajo de un bosque de carpes ya que tamizan la luz de una manera muy especial, muy parecido a las hayas con un verde muy intenso en primavera y un amarillo precioso en otoño. Como hemos mencionado antes, las hojas pudieran parecerse a las del haya pero estas tienen las nervaduras muy muy marcadas. A este árbol le pasa como al roble, que aguantan sus hojas caducas en el propio árbol hasta muy adentrado el invierno, algunas incluso pueden llegar a quedarse hasta la primavera cuando renueva todo su follaje. Hace poco te hablábamos del liquidámbar con su follaje rojo fuego en otoño. La combinación de los dos puede ser muy interesante para un jardín espectacular en otoño.

fruto de carpe

Fruto de carpe con sus hojas aladas que le permiten volar distancias alejadas del árbol. Foto de gianni del bufalo

Son curiosos sus frutos por su ingeniería vegetal para esparcir la semilla. Tienen una hoja alargada que le ayuda a volar literalmente cuando se desprende del árbol para poder llegar más lejos y poder expandir la especie. Siempre recordaré los famosos “helicópteros” del arce blanco, cuando los echabas a volar y caían revoloteando como peonzas. Pues al carpe le pasa algo similar en su estructura del fruto para poder llegar lejos. Es una especie monoica con flores masculinas y femeninas en el propio árbol que se polinizan en su gran mayoría por acción del viento.

El carpe como elemento topiario en el jardín o como árbol

Es un árbol que soporta muy bien la topiaria, es decir, jugar con la forma de la copa para hacer figuras versallescas típicas de jardines ornamentales a lo Eduardo manostijeras.

O bien podemos cultivarlo en un jardín de tamaño mediano grande, como árbol de sombra junto con otras especies. En este caso, son comunes las variedades Fastigiata (quizá la más famosa) o Columnaris más lenta de crecimiento pero muy densa de follaje y con una forma piramidal en la copa muy atractiva.

Columnaris es también muy adecuada para seto por ser de las variedades más tupidas y crecer menos que que la anterior (hasta 8 m)

Otras variedades son Pendula, Quercifolia o Carpinizza o monumentalis

Si te ha convencido el carpe te contamos sus cuidados y cómo plantarlo en el jardín.

seto carpe

Frondoso seto de carpe. Foto de photos by sanderl

Condiciones de cultivo del carpe

Clima y exposición

Son gustosos de luz directa y soportan buenas exposiciones solares siempre que no les falte un mínimo de agua. Soportan fríos extremos. Según la clasificación de rusticidad de la Royal Horticulatural Society del Reino Unido, está en el baremo de más rusticidad soportando temperaturas inferiores a -20ºC.

Si quieres plantar el carpe como seto es aconsejable que tenga una exposición directa ya que, aunque pueda tolerar la sombra, no va a conseguir conseguir una tupidez digna de un seto. Quedarán huecos que dan siempre sensación de planta enferma, pero en este caso va a ser falta de luz.

Riego

Tampoco necesita mucho riego (teniendo en cuenta el clima de Europa central). En España si lo vas a cultivar, dependiendo del sitio deberás darle agua durante los meses más duros de verano. Recordemos que es un árbol de bosque aunque es bastante tolerante a la sequía. Como recomendación, un acolchado en la zona de la base del seto es más que suficiente para mantener húmeda la zona radicular por más tiempo y espaciar los riegos en caso de que sean necesarios.

Variedad carpe fastigiata

Copa de Carpe de la variedad Fastigiata dejándolo como árbol libre. Foto de Leonora (Ellie) Enking

Suelo y abonado

No es limitante salvo en suelos pesados, muy arcillosos. Estos los tolera mal por pudrición de raíz pero en general es muy tolerante con los suelos, tanto en estructura como en pH. Soporta tanto suelos ligeramente básicos como ácidos y en cuanto a textura tampoco hay demasiados problemas, salvo como ya decimos, que el agua se retenga demasiado por un exceso de arcilla o por otro motivo, como el que nivel freático esté muy elevado y empape continuamente la raíz.

Su sistema radicular no es muy profundo y tienden más a ser muy densos en la capa superficial.

Una vez que el carpe ha arraigado y sus micorrizas están estables, no es muy necesario ni siquiera fertilizarlo aunque si se desea en los primeros años para que crezca más rápido se puede utilizar mantillo, compost ya maduro o fertilizantes para plantas verdes.

Es importante tener en cuenta que este tipo de especies boscosas como el roble, el haya, el abedul y en este caso el carpe, son especies que están muy acostumbradas a la simbiosis de micorrizas. En realidad muchísimas especies necesitan de estas asociaciones hongo raíz para poder salir adelante. En el caso del carpe es algo importante a tener en cuenta, y es muy posible que al árbol le cueste crecer los primeros años de vida precisamente porque esta asociación se consigue con tiempo.

Propagación del carpe

Antes de empezar con la propagación, una cosa que casi se nos olvida. Si quieres formar seto con el carpe, deberás colocar unas 5 plantas por metro, es decir, un espaciado aproximado de 20 cm.

Se multiplica por semilla, no hay otra, germina y crece bien. Se siembra al comenzar el otoño, cuando la semilla está madura pero no seca del todo. Brotarán en primavera. No te costará mucho y al ser de crecimiento rápido, conseguirás armar tu seto sin mucho esfuerzo. Si la semilla se seca entonces debemos escarificarla previamente a la siembra o tendrá más dificultados para germinar.

Poda del carpe. Esencial y vigorizante

Si va a ser un seto está claro que soporta la poda, y de hecho la necesita como todo seto. Son árboles que crecen con mucho tirón y hay que podarlos un par de veces al año. Una al finalizar la primavera y otra durante el otoño por ejemplo con un espacio de 6 meses está bien. Soporta bien las podas severas y los recortes. Los rebrotes son rápidos, con vigor y bastante tupidos en general. Es preferible podarlo que no hacerlo de hecho.

Si lo dejas como árbol libre entonces puede ajustar algo más las podas a una al año quizá aunque no le va a pasar nada por podarle dos veces.

Las podas de los setos son de lo más fácil y gratificante. No hay que estar pensando ¿qué rama dejo y cuál corto?, ¿por encima de cuántos brotes?, y ¿si corto esta rama se descompensará? ¿y si podo demasiado? Estas son las típicas preguntas que te surgen cuando empiezas  a meter la tijera de podar a cualquier planta. En estos casos, ve cortando y haciendo la forma que más te guste.

¿Recuerdas que se podían compostar hojas?

Hace ya años, digo bien, años que te contamos la posibilidad de incluir en tu pila de compost para el huerto y el jardín la hojarasca de los árboles caducos. La hoja del carpe es ideal porque al ser tan fina se descompone muy rápido y aceleramos la formación del compost y supone materia muy neutra y rica para nuestra pila de compost.

Foto de portada de Peter O’Connor aka anemoneprojectors

Leave a Reply

  • Responsable: Agromática
  • Fin del tratamiento: gestión de comentarios, gestionar el Spam
  • Legitimación: tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: no se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: acceso, rectificación, portabilidad, olvido
  • Contacto: info@agromatica.es
  • Información adicional: ver nuestra política de privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.