El cultivo de guisantes

Cultivo de guisantes


Hoy en Agromática, vamos a hablar del cultivo de guisantes. Es una hortaliza muy común que se puede consumir tanto en fresco como cocinadas para multitud de platos. Si eres de los que consideran los guisantes indispensables como ingredientes de tu cocina, qué mejor que cultivarlos en tu huerto. 

Una breve historia sobre el cultivo de guisantes

Los guisantes son propios de la cuenca mediterránea, aunque actualmente, por su reconocimiento, el cultivo está extendido por todo el planeta. Ofrecen una gran recompensa para el hortelano, ya que a diferencia de muchas hortalizas que necesitan cocinarse, los guisantes se pueden recolectar y consumir en el acto mientras se sigue con las labores de cultivo (muchos de vosotros lo haréis).

Recordad que es una leguminosa  y además de tener gran cantidad de proteínas y minerales, contribuye con la aportación al suelo de nitrógeno debido a bacterias del género Rhizobium, que se encuentran fijadas en las raíces del guisante.

Clima y suelo. ¿Puedo cultivarlas en mi huerto?

El clima donde se desarrollan los guisantes es el templado, aunque cuando llega el frío invernal, es capaz de soportar temperaturas por debajo de los 3º C bajo cero. No obstante por debajo de los 5º C detiene su crecimiento y desarrollo, por lo que lo recomendable es otorgarle temperaturas entre los 15 y 20º C.

En cuanto al suelo, los guisantes no son muy exigentes con respeto a la calidad del suelo. Los mejores son los que poseen buena cantidad de materia orgánica, en el caso de que tu suelo no pueda ofrecerle esos requerimientos (que en la mayoría de los casos será así), es suficiente con que aportes periódicamente compost alrededor del cultivo de guisantes.

Los suelos encharcados hay que evitarlos a toda costa. Es que generalmente, siempre y para todos los cultivos hay que evitar estos suelos, a no ser claro está que quieras probar el cultivo del arroz.

En cuanto al pH, el cultivo de guisantes no requiere suelos ácido y prefiere terrenos neutros (6,5-7).

Abonado del suelo, labores preparatorias en el cultivo de guisantes

A la hora de plantar guisantes, es necesario hacer una labor profunda del suelo. Se suelen añadir entre 4 y 5 kg de estiércol o compost por cada metro cuadrado de cultivo de guisantes.  Con esto ya tendremos suficiente materia orgánica para el cultivo, ya que el resto lo aportará los fijadores de nitrógeno que antes hemos comentado.

El riego

El suelo mullido, esponjoso y con buena cantidad de materia orgánica retiene muy bien la humedad. Al guisante le gustan estas condiciones. En el cultivo de guisantes es importante no dejar en sequía la planta durante largo tiempo y es necesario hacer riesgos escalonados. El humus alrededor de la planta hará el resto.

¿Cómo sembrar los guisantes?

cultivo de guisantes en el huerto

Se abren con azada unos surcos de 5-10 cm de profundidad y 10 cm de anchura. Cuando ya tengamos la zanja hecha es cuestión de distribuir las semillas de forma que queden a 5 cm entre ellas. Una vez ya tienes sembrados los guisantes hay que taparlos con la tierra de la zanja y apisonarla o bien con azada o bien tu mismo. Para activar la germinación hay que regar generosamente y empapar todo el suelo.

Hay un truco para germinar con mayor rapidez en el cultivo de guisantes y consiste en poner a remojo los guisantes 2 días antes de la siembra.

Una vez crezcan los guisantes y adquieran altura es necesario entutorarlos. Con palos o varas de árboles leñosos se clavan cerca del tallo de la planta o bien se puede diseñar un hilo a lo largo del huerto que sujete la hilera de guisantes.  Si tienes el huerto cercano para evitar la intrusión de animales, aprovéchalo y sujétalas en torno a la valla o cercado.

Más para leer

hierba gatera

Hierba gatera o menta gatera (Nepeta cataria)

La hierba gatera, menta gatera (catnip en inglés) o nébeda, es una planta de la familia de la menta muy ...
Leer Más
Planta sedum morganianum

Sedum morganianum, una fantástica planta colgante

Las plantas crasuláceas o suculentas siguen de moda entre los cultivadores domésticos, ya que son planta que requieren pocos cuidados ...
Leer Más
Eutrofización del agua

Eutrofización y el abuso de fertilizantes en el ecosistema

El ecosistema era altamente estable hasta que llegó la industrialización y el avance tecnológico. De esta forma, el medio ambiente ...
Leer Más
Cultivo del manzano silvestre

Manzano silvestre: guía de cultivo y características

El manzano común es de sobra conocido por todos, un cultivo extendido por todo el mundo que produce una de ...
Leer Más
Aloe aristata

Aloe aristata para interiores. La planta antorcha

Aloes hay muchos, y aunque el Aloe vera sea la reina por sus propiedades ya tan conocidas, hay otras especies ...
Leer Más
Lepidium latifolium

La planta rompepiedras (Lepidium latifolium)

Lepidium latifolium se consagra como otra planta usada tradicionalmente como medicinal gracias a las propiedades que luego veremos. Su nombre ...
Leer Más
Festuca alta

Festuca arundinacea. Césped de bajo mantenimiento

Hoy toca hablar de la Festuca arundinacea. Hace poco hablábamos de Festuca glauca, de color azul, con carácter muy ornamental ...
Leer Más
Haworthia fasciata

Haworthia fasciata: guía de cultivo de la planta cebra

La planta cebra o, como se conoce científicamente, Haworthia fasciata, es muy conocida dentro del cultivo de plantas en el ...
Leer Más
cómo hacer un jardín

Cómo hacer un jardín desde cero

Siempre hemos hecho artículos sobre cómo empezar un huerto pero nunca nos hemos planteado qué podemos hacer cuando tenemos un ...
Leer Más
Árbol nuez de cola

Nuez de cola: guía de cultivo y propiedades

Las plantas exóticas y tropicales llaman mucho la atención. De los estudios que se están haciendo de muchas de ellas ...
Leer Más

One Response

  1. marc Bertran Morera

Leave a Reply