cultivo de brezo en huerto y macetas

Cuidados del brezo en interior y exterior

Tenemos ante nosotros el brezo, una planta fácil de cuidar con algunos consejos de mantenimiento muy claros y específicos.

Esta planta, originaria de Europa, norte de África e incluso América, está muy extendida en cultivo de exterior para decoración de jardines.

Sin embargo, dentro de la clasificación de “Calluna vulgaris”, también existen subespecies o tipos adaptadas a cultivo de interior. Es decir, menos luz, cultivo en macetas, menor desarrollo radicular, etc.

Tiene tres nombres comunes, siendo brezo el más conocido, aunque también la podemos escuchar como brecina o biércol.

brezo o calluna vulgaris creciendo en mesa de cultivo

Características de agua, suelo y clima

Clima: buen Sol y luz

El brezo es una especie adaptada a climas soleados. Por tanto, la disposición en tu jardín será en un entorno soleado.

En el caso de que busques una subespecie adaptada a interior, los mejores sitios son en ventanas, cocinas soleadas o rincones con buena entrada de luz.

Condiciones de riego

El brezo exige riegos frecuentes, pero cuidado con no caer en el error de pudrir la planta en 2 semanas.

Cuando hablamos de riegos frecuentes, es tener humedad suficiente en el sustrato o el entorno radicular suficiente para que no haya ningún momento de sequedad total del suelo.

Poniendo números a lo comentado, en etapas de calor, un riego cada 2 o 3 días, que restablezca la humedad, y en otoño e invierno, cuando empieza el frío, cada 5 días.

Lo más sencillo es introducir el dedo hasta 2 o 3 cm de la capa superficial y comprobar manualmente la humedad. Con que lo hagamos un par de veces ya tendremos constancia de cuánto dura la conservación del agua en el sustrato o en la maceta.

Ten en cuenta que los excesos de humedad traen consigo el desarrollo de hongos en sustratos que afectan al tallo principal y acaban matando de forma fulminante a la planta.

Elegir una buena tierra o sustrato

Siempre se menciona con el brezo la importancia de conseguir un pH ligeramente ácido, al menos por debajo de pH 7.

Desde el punto de vista nutricional, suelos calcáreos bloquean la asimilación de micronutrientes, siendo el hierro el microelemento más importante del brezo.

La acidez del suelo o, en el caso de macetas, elegir un sustrato ligeramente ácido, mantendrá disponibles para su absorción la mayoría de elementos y microelementos.

Se permite el uso de agua con pH superior a 7 (la mayoría de aguas de grifo) siempre que después se incorpore algún abono de carácter ácido que destruya los bicarbonatos y baje el pH del agua.

Abonado del brezo

En cuanto al abonado, puedes utilizar abonos orgánicos (procedentes de materia orgánica, compost vegetal, etc.) o aquellos de procedencia inorgánica (nitrato amónico, ácido fosfórico, nitrato potásico, etc.).

Utiliza fertilizantes ricos en fósforo después del verano, preparando la floración del brezo, que sucederá en otoño.

Hay fórmulas NPK (nitrógeno-fósforo-potasio) que prácticamente puedes utilizarlas todo el año, como los equilibrios 3-1-5). Asegúrate de nunca superior 1 gramo de fertilizante por litro de agua de riego (1 gr/L) en las etapas más críticas de desarrollo.

Esto permitirá un desarrollo potente de las raíces y una espectacular floración en otoño.

Cuidados del brezo en macetas

cultivo de brezo en macetas

Hay que estar pendientes de cambiar cada cierto tiempo el recipiente que envuelve el sustrato.

Lo notaremos rapidamente cuando las raíces que genera sobrepasan los agujeros de la maceta. Para ello, el cambio se hará facilmente en una maceta de mayor diámetro y profundidad. Asegúrate de introducir previamente una capa de sustrato para que continuen su crecimiento estas raíces que se salían de la maceta anterior.

Tendremos que estar más pendientes con el riego porque la evapotranspiración (capacidad de que el agua se evapore) es más alta que en un suelo convencional.

Sin embargo, con esto tenemos más riesgo de encharcar la maceta de agua o dejar agua estancada en el plato y favorecer el desarrollo de enfermedades que no suelen tener cura.

Floración del brezo

La floración del brezo ocurre en otoño, por eso hace de ella una planta con unas características especiales, dando color a tu jardín cuando el resto de plantas ya han florecido en la primavera pasada y empiezan a caer sus hojas (especies caducifolias).

Un saludo. Agromática.

Leave a Reply

Next ArticleAlstroemeria aurantiaca en tu jardín