Clavelina de floración roja

Dianthus deltoides (clavelina), una tapizante perfecta

Ya en el artículo que hablábamos del jardín de rocalla mencionábamos a la clavelina (Dianthus deltoides) como una planta perfecta para este tipo de situaciones.

Gracias a su actitud tapizante, se suele utilizar para cubrir espacios vacíos en paseos, jardines, zonas cercanas a estanques, etc.

Su cultivo es sencillo si cumplimos con los pequeños requisitos que nos exige, dándonos una gran satisfacción cuando llega el momento de su floración. 

Origen, historia y evolución de la clavelina

La clavelina está considerada como una planta vivaz. Esto quiere decir que es perenne. Fuera de la época de floración, mantendrá toda su estructura vegetal.

Pertenece a la familia de las cariófilas (Caryophyllaceae), una agrupación de hierbas y plantas que ofrecen una intensa floración en su época.

Es común ver distintos nombres científicos para denominar a clavelina. Esto es debido a que es una planta bastante extendida y conocida. Podemos ver nombres como Dianthus deltoides, Dianthus chinensis, etc. 

Mencionando sus características físicas, es una planta de tipo rastrero que rara vez alcanza los 30 centímetros de altura. Tamaños más grandes son susceptibles de ser podados para potenciar el desarrollo horizontal (salvo que su cultivo sea en maceta).

Sigue un esquema de crecimiento parecido al del cultivo del clavel y sus variantes. Una floración muy agrupada y tallos verdes grisáceos de diámetro delgado.

Sus flores tienen un tamaño pequeño, entre 2 y 4 centímetros de diámetro, que nacen en pequeños grupos (y algunas veces en solitario).

Podemos encontrar en el mercado muchísimos colores, dependiendo de la variedad e híbridos comerciales. Lo más común son colores rosados, aunque encontramos rojos intensos, púrpuras, blancos y mezcla de ellos (bi o tricolores).

clavelina sin floracion

Uso en jardín

La clavelina es una especie tapizante, útil para jardines de rocalla, tapetes o mantos ornamentales entre especies arbustivas o árboles de gran tamaño (como palmeras).

En función de la poda que le demos a nuestra clavelina, tendremos más un desarrollo horizontal como especie tapizante, o la mantendremos más vertical, agrupado entre otros tipos de flores.

Os ponemos un ejemplo de un uso o plantación cotidiano de Dianthus:

cultivo de clavelina en jardineria

En esta imagen vemos distintos tipos de clavelinas que forman una composición muy armonizada. Encontramos algunos híbridos como el Dianthus F1 Telstar.

Cómo cultivar clavelina (Dianthus deltoides) en tu jardín

Luz y climatología

Dianthus deltoides es una planta consumidora de fotosíntesis, es decir, de luz. Únicamente en pleno verano y con un Sol muy potente su floración puede verse mermada.

En este caso, si vivimos en zonas de veranos calurosos e intensos, podemos buscar una zona de semi sombra, particularmente mejor con luz diurna y sombra a partir de la tarde.

La incidencia de la luz en la clavelina es muy importante para garantizar una prominente floración. Estaremos buscando productos nutricionales que nos ayuden en la floración sin conseguir resultados si la disposición de la planta en el jardín no es la adecuada.

En cuanto a la climatología, la clavelina resiste muy bien el amplio abanico de temperaturas. Es medianamente resistente a heladas incluso por debajo de -3 grados.

Características del suelo

Prefiere suelos sueltos, calizos y de pH alcalino (por encima de 7). Su hábitat original tiene una presencia importante de arena, por lo que en cuestión de drenaje de suelo, debemos estar a la altura.

No podemos descuidar la humedad, por lo que es muy recomendable utilizar una buena capa de materia orgánica en los primeros 2 o 3 centímetros de suelo.

Con ello, conseguiremos los siguientes beneficios:

  • Retención de humedad y mayor constancia con el aporte de riego
  • Liberación paulatina de nutrientes (y micronutrientes) a través del agua de riego
  • Mejor control de la temperatura (mayor calor en invierno y más frío en verano)
  • Aumento de la capacidad de absorción de nutrientes por las raíces de la clavelina

Riego y abonado

Dianthus deltoides es una planta que demanda humedad ligera constante.

Dependerá de la ubicación de nuestro jardín (intensidad del Sol, viento, sombra, etc.) la cantidad de riego a aportar.

Al ser una especie de tipo tapizante, es mejor buscar goteros de aspersión o incluso riego exudante, que aumente considerablemente el bulbo húmedo.

Si hablamos de cifras, como concepto general, aplicaremos agua 3 a 4 veces a la semana durante primavera y verano y principios de otoño, reduciendo el riego a 1 o máximo 2 (depende de la media de temperatura) en invierno.

En cuanto al abonado, los meses donde se produce el crecimiento de nuevos tallos y la floración es indispensable abonar. Sobre todo si no hemos sido generosos con el aporte de materia orgánica o ésta ya se ha consumido.

A inicios de primavera, repondremos la capa de materia orgánica o aportaremos de 20 a 40 gramos por metro cuadrado de cultivo de clavelina.

Una fórmula NPK común para este tipo de plantas es un equilibrio 2-1-2 o parecido. Por ejemplo, un abonado granulado comercial sería el NPK (MG-S) 12-8-16 (3Mg-25S) y micronutrientes.

Entre primavera y finales de otoño tendremos que aportar al menos 3 veces este fertilizante, repartido 1 vez al mes o 1 vez cada 45 días, por norma general.

Cultivo en macetas

Para cultivar clavelina en macetas seguiremos un esquema muy parecido a lo que hemos comentado.

Guardar especial atención al sustrato inicial (rico en nutrientes) y al aporte de agua.

En este caso, mejor quedarse cortos que pasarse, pues el caso nº 1 de pudrición de las plantas en casa o interiores.

El abono, granulado y en pequeña cantidad cada 15 días desde la época de brotación y floración.

flores violetas de clavelina

Multiplicación de la clavelina

Dianthus deltoides tiene diversas formas de mulplicación, tanto por semillas como por esquejes.

Igualente, es una planta barata de comprar en viveros, para gente menos experta o con poca paciencia.

La germinación de la clavelina se puede hacer durante todo el año, si vivimos en un clima suave. Germina rápido, en 1 o 2 semanas y tiene un crecimiento bastante vigoroso.

Poda y mantenimiento

Según la intención que tengamos, ya sea como especie tapizante o en maceta, realizaremos una poda u otra.

Al teminar la floración, cuando aun las temperaturas frías no han llegado a la mayoría de los sitios, es el momento perfecto para realizar la poda de clavelinas.

Eliminaremos tanto flores marchitas como tallos que se hayan secado (o podrido). Más generosos en el corte si buscamos un desarrollo horizontal como tapizante.

Podemos jugar también a disñar formas con la agrupación de planta, como círculos u ondulaciones.

Hay que ir cortando las flores marchitas y los tallos que se vayan secando. También se aconseja rebajar a comienzos de primavera o en otoño un poco su altura -no más de 5cm- para tener una planta con más tallos.

¿Cuándo florecerá mi clavelina?
Florece de junio a septiembre, adelantándose hasta un mes en climas mediterráneos con temperaturas más suaves.

Plagas y enfermedades de Dianthus deltoides

Las plantas del género Dianthus no han sido reconocidas por su sensibilidad ante plagas y enfermedades.

Insectos más comunes en el cultivo de clavelinas

Hay muchos insectos comunes en todo tipo de plantas, incluido la clavelina, como:

  • Pulgones
  • Cochinillas
  • Larvas de insectos Aphrophora

De entre las enfermedades, la más común y que acaba con la paciencia de muchos horticultores urbanos, es el hongo Phytophthora.

Se aprovecha de situaciones de debilidad de la planta, como encharcamientos o asfixia radicular. Asciendo desde el sustrato por la savia y seca tallos completos.

Es muy visible e identificable tanto en el tallo como en las hojas y su eliminación es muy complicada (uso de químicos potencialmente peligrosos).

Riegos cortos y espaciados son la mejor arma preventiva para evitar la aparición de este hongo en tus clavelinas.

Dianthus deltoides (clavelina), una tapizante perfecta
5 (100%) 1 vote

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next ArticleAcónito (Aconitum napellus): Igual de venenosa que vistosa