Nuestra experiencia con el bancal profundo

Hombre cansado¿Funciona o no funciona el bancal profundo?

A fin de evitar convertirnos simplemente en un medio de transmisión de información, también nos toca sudar la gota gorda y probar algunos proyectos a la hora de diseñar y manejar un huerto. Siendo sinceros, conocíamos el método del bancal profundo a través de historias y experiencias, pero no lo habíamos probado. Ahora sí y os vamos a contar los resultados. ¿Quieres conocer nuestra experiencia?

Algunos de vosotros os sorprenderéis por la foto que hemos seleccionado, pero venía que ni pintada para lo que os vamos a contar ;). Disponíamos de los conocimientos técnicos para poner en marcha el bancal profundo y se acercaba la época buena de plantar. La primavera ya había llegado y con ello el buen tiempo. Bueno, la verdad que el buen tiempo ya estaba instaurado ya que nosotros estamos por el sur. Época de plantar solanáceas como el pimiento, la berenjena, las guindillas, etc. Si había un momento para ponerse a hacer el bancal profundo ese era el mejor.

Tenemos que reconocer que nos encanta el picante. Ya hemos creado algunos artículos como el que le dedicamos casi en el inicio de este blog sobre la escala Scoville (aquella que medía el picante), o el cultivo de chiles en casaPor suerte vivimos en una zona donde somos una gran potencia en cuestión de cultivos (hortícolas sobre todo) y prácticamente sales a la calle y encuentras comercios donde puedes comprar plántulas a 10-20 céntimos de euro.

bancal profundo

Como ya teníamos en mente que íbamos a hacer un bancal profundo, tan sólo era cuestión de comprar las plantas necesarias, sabiendo que con este método podemos juntarlas un poco más y reducir el marco de cultivo, pero siempre considerando las que necesitamos, ¡que luego sobran!

Ya sólo era cuestión de seguir paso a paso el artículo que escribimos del bancal profundo.
Y aquí es donde tenemos algunas cosas que contarte.

Las herramientas que escogimos

Básicamente utilizamos las mismas herramientas que aparecen en el artículo, pero utilizamos algunas más que otras. Por ejemplo, la pala simplemente fue para recoger la tierra que ya habíamos despedazado y estaba lista para recoger.

No hay otra cosa que nos de más envidia que ver en algunos vídeos donde realizan tutoriales de cómo plantar que ver como introducen la pala sin mucho esfuerzo y recogen la tierra. En nuestro caso no fue así y de ahí que pongamos la foto de portada que hemos puesto :(. La estructura del suelo es diferente según la zona en la que nos encontremos, y está muy ligado al contenido en materia orgánica. Cuanta más cantidad, mejores propiedades tendrá la tierra, mayor esponjosidad y facilidad para trabajarla. En nuestro caso es todo lo contrario. Un suelo muy castigado fruto de cientos de años de cultivo, déficit de lluvia, encostrado y muy duro de trabajar. Cada vez que introducíamos la azada era como golpear una pared de hormigón armado, y resultaba prácticamente impensable intentar llegar a los 40 centímetros de profundidad recomendado por el señor John Seymour. Aunque con esfuerzo lo logramos.

Pero bueno, un bancal profundo es un elemento que podremos disfrutar unos cuantos años por lo que el esfuerzo no será en vano. Además, si después queríamos plantar algunos cultivos con raíces bien desarrolladas, o patatas o zanahoria, necesitamos un bancal… como el mismo nombre lo indica, profundo…¿no?

Tras horas y horas de sacar tierra, mezclarla con el estiércol (en nuestro caso fue animal) y disponer una especie de camino central con tejas para poder pasar sin afectar la estructura del suelo, podíamos decir que el bancal profundo estaba terminado. Sentimos no tener fotos ;).

A simple vista se podía ver una tierra totalmente esponjosa, mullida y con gran contenido en materia orgánica. Esa era la clave de el bancal profundo y parece que lo habíamos conseguido. Ahora solo era cuestión de plantar y ver la respuesta de las plantas.

Pero un momento… no hemos llegado aquí para plantar sin más. ¿Por qué no hacer un experimento?

bancal profundo.

Autor: imported_ILLANAman

El experimento del bancal profundo

¿Cómo evaluar la respuesta de un sistema que efectivamente funciona si no se compara con un patrón? Todas las investigaciones tienen uno y es el mejor método para comprobar la evolución de algo. Por ejemplo, se plantan dos naranjos bien separados, a uno se le deja como está y a otro se le añade gasolina periódicamente y se observa la evolución.

Perdonad por el ejemplo, pero bajo este sistema previsiblemente conoceremos de forma empírica que la gasolina no es buena para los cultivos y que no ha habido ningún patrón externo que haya podido interferir en los resultados (ya que si no se vería implicado también el patrón);).

Pues eso fue lo que hicimos. Plantar en el bancal profundo nuestras plántulas de berenjena, calabacín, pimientos normales y pimientos de padrón, ¡unos pican y otros no! Aunque tenemos que decir que eso pimientos de padrón eran semillas que habíamos guardado y que sabíamos a ciencia cierta que todos picaban ;). Y en el exterior del bancal profundo otra tirada de los mismos pimientos que provenían de las mismas semillas, y algunas plántulas de calabacín y berenjena. El riego de los dos sistemas fue a través de riego por goteo programado, y sobre los que hicimos algunas correciones en cuanto a la salida del caudal.

Bancal profundo Suelo normal y corriente

bancal profundo

Cuando decimos suelo normal y corriente no nos referimos a plantar sin más. Si no, claro que veríamos resultados diferentes entre las dos pruebas. Un suelo normal nos referimos a cavar, hacer un agujero, añadir un poco de estiércol y plantar. Sobre ese suelo se puede pisar y hacer lo que se quiera. Sin embargo, en el bancal profundo, el aporte de materia orgánica ya se había realizado previamente y estaba prohibido pisar. Simplemente, cuando plantamos, movimos un poco de tierra con las manos (no hizo falta ni azada ni nada por el estilo), plantamos y le dimos un riego de asentamiento.

Resultados 

En las primeras semanas ya se notaron cambios bastante grandes, e incluso los primeros días. Suele pasar que cuando compras alguna plántula que está acostumbrada a vivir muy pero que muy bien en un invernadero y sin recibir sol directo, vemos una plántula en perfectas condiciones. Sin embargo cuando la plantamos, a las pocas horas ya vemos como las hojas se vuelven hacia abajo y en general tiene un aspecto triste. ¿Qué está pasando? Pues es sencillo. Pasa de un entorno muy cómodo para ella, sobre todo porque está acostumbrada, a otro entorno hostil, donde hace más calor, le puede dar el sol directo, le afecta el viento, etc. Suele pasar pero aquí va algún consejillo.

_____________________________________________________________________________________________

Depende de la planta que compres y el estado en el que se encuentre, el paso de estar en esas condiciones a cultivarla en otra es duro. No quiere decir ni mucho menos perdamos la planta, pero sobre todo si hace mucho calor, la planta recibe un shock y se “pone triste”. Poco a poco con riegos frecuentes se recupera y se acostumbra al nuevo entorno. Hay algunas técnicas para evitar esto. Podemos plantar cuando las temperaturas han bajado o cuando no esperamos que haga mucho calor (no es recomendable plantar a la 1 del mediodía desde luego).

Otra opción es plantarla inicialmente en maceta y ponerla en semi sombra, para que poco a poco se vaya acostumbrando al nuevo entorno, y tras unos días en el que observemos que la planta se ha “endurecido” plantarla definitivamente en nuestro huerto.

_____________________________________________________________________________________________

Volviendo al tema del bancal profundo, el shock inicial del trasplante fue menos duro para las plantas que teníamos en el bancal profundo. No sabemos a ciencia cierta por qué, pero notaron mucho menos el cambio de un entorno a otro. En general los cultivos que seleccionamos son solanáceas resistentes y no hubo ningún problema. Algunos ajustes del riego y poco más.

Con el paso de las semanas el crecimiento de las plantas que teníamos en el bancal profundo estaba mucho más avanzando que las plantas patrón, y ya era un buen síntoma de que este método funcionaba. Por suerte no recibimos la visita desafortunada de alguna plaga o enfermedad por lo que esperábamos una buena producción.

Resultados en cuanto a la producción

En cuanto a la respuesta del tamaño de los frutos de un método y otro la respuesta es clara. Se notaba que en el caso de las berenjenas y los calabacines el tamaño y el color era mucho mejor. Desgraciadamente no comprobamos la posible diferencia de sabor, aunque creemos que esto vendría más por la semilla que por otra cosa. También vimos como existió mayor precocidad en el bancal profundo y la explicación tiene lógica. Si las raíces de las plantas crecen en un suelo mullido con mayor disponibilidad de materia orgánica y con mayor facilidad de desplazarse a través del suelo, el desarrollo se adelanta. Por otro lado, las plantas patrón crecen en un suelo duro, y el desarrollo de las raíces es mucho menor. Por lo tanto, menor obtención de nutrientes y menor desarrollo y precocidad.

En cuanto a los pimientos picantes, vimos diferencia de tamaño entre plantas en nuestro huerto bajo un método y otro pero no observamos diferencia de tamaño de sus frutos. ¡Eso sí, las dos plantas picaban a rabiar! La maduración fue homogénea y por igual, pero si que la planta que creció en el bancal profundo, por ser más grande, produjo mayor cantidad de frutos. Realmente en este cultivo no era un experimento muy fiable porque los pimientos de padrón se recolectan antes de que sigan creciendo más y más, y bastante antes de que se tornen de color rojo. Es por eso que la comprobación del tamaño no era muy fiable bajo este método.

En definitiva, una gran cosecha de la que ahora mismo en octubre, todavía podemos recoger los últimos pimientos, calabacines  y berenjenas.

Conclusiones

En definitiva:

+++++ RESISTENCIA AL SHOCK DE TRASPLANTE: el bancal profundo gana 

+++++ CRECIMIENTO DE LA PLANTA: el bancal profundo gana 

+++++ CRECIMIENTO DE LOS FRUTOS: comprobado en berenjena y calabacín, en pimiento igual (influyó ser pimientos de padrón en el que se recolectan antes de su desarrollo máximo y su maduración a color rojo) 

+++++PRECOCIDAD: el calabacín, la berenjena y los pimientos empezaron a producir antes que en el patrón 

 Queda comprobado todo lo que contamos en el artículo sobre el bancal profundo.¡Sólo queda ponerlo en marcha! Nosotros ya podemos disfrutarlo por unos cuantos años más. ¿Y tú?

Nuestra experiencia con el bancal profundo
¡Vota el artículo!

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next ArticleCultivo de Borraja en el huerto