Rajado del melón fisiopatías

Fisiopatías del melón que pueden amargarte la cosecha

La mayoría de los problemas que sufre un cultivo suelen ser atribuidas por plagas o enfermedades. Sin embargo, es común observar problemas que no tienen nada que ver con causas bióticas (seres vivos), sino por efectos ambientales, hídricos, etc. Hoy vamos a comentar algunos de los problemas, conocido como fisiopatías, en el cultivo del melón.

Rajado de frutos

En el melón es bastante más frecuente que dichos agrietados se produzcan de forma longitudinal en lugar de transversal (siguiendo las líneas que marca habitualmente el melón).

Este rajado no suele estar atribuido a la actividad de plagas o enfermedades, sino a cambios relacionados con la humedad ambiental o en el suelo. Es decir, en parte por los riegos que efectuamos (en exceso o en defecto).

Como ya hablábamos en el artículo sobre la conductividad eléctrica, la cantidad de fertilizantes que añadimos en el agua de riego limita o aumenta el crecimiento de la planta (en función de las sales), y está muy relacionado con el potencial osmótico.

melón rajado

Fuente: melonquality

El rajado de frutos en el melón también suele estar atribuido a un bajón de conductividad que se da en los momentos finales de maduración. Es decir, cuando se riega solo con agua y se abandona por completo la fertilización (aporte de sales). La conductividad baja y las raíces del melón encuentran menos obstáculos a la hora de captar nutrientes habidos en el suelo y agua. Eso desemboca en un crecimiento en el tamaño del fruto por encima de la resistencia de la corteza, ocasionando el rajado de fruto.

Asolanado de fruto en melón

Se conoce como asolanado a la quemadura que se produce en el fruto cuando los rayos solares inciden directamente sobre él, ocasionando manchas, normalmente, blanquecinas, que reducen la vida útil del fruto y su calidad.

La cobertura vegetal de los frutos con las propias hojas y el cultivo del melón realizado en su calendario habitual son herramientas para reducir al máximo esta fisiopatía típica.

Manchas en frutos

Cuanto más claro sea el melón (como melón galia o amarillo), mejor se percibirán esta fisiopatía causada por un desajuste de humedad en el ambiente.

Si nos encontramos en una etapa con alta humedad relativa y exceso de riegos, las células vegetales en el fruto se encuentra saturadas de agua, por lo que a menudo estallan, causando manchas (cuando se suberizan) y podredumbres observables en la corteza.

Frutos deformados

Con la mayor probabilidad, los frutos deformados, no sólo en el melón sino también en el resto de cultivos, es causado por una mala polinización.

Hay veces donde la deformación también es producida por un estrés hídrico o ambiental, como en el pepino, un cultivo muy sensible a los cambios de humedad).

En el caso concreto del melón, la mayoría de veces está relacionado con un polen de baja calidad, a menudo ocasionado por sequedad ambiental, baja actividad de los organismos polinizadores, etc.

Es recomendable eliminar este tipo de frutos deformados de la planta, pues restarán vigor a la planta.

abeja polinización

Colapso de la planta

No será la primera vez donde una gran superficie de cultivo de melón comienza a secarse misteriosamente y a perderse todos sus frutos. Esto es conocido como colapso de la planta y está relacionado con una asfixia radicular, aparición de enfermedades (Fusarium, Acremonium, etc.).

Es cuestión de arrancar una planta afectada y observar un reducido tamaño radicular, insuficiente para dar alimento a todos los frutos de la planta que lentamente van engordando.

Un saludo. Agromática.

Fisiopatías del melón que pueden amargarte la cosecha
¡Vota el artículo!

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next ArticleCultivo e historia del esparto