Planta Cereus repandus

Cereus repandus: guía de cuidados del cactus del ordenador

Cereus repandus, comúnmente conocido como el cactus peruano o cactus del ordenador, es una especie espectacular y robusta, ideal para agregar un toque exótico a cualquier jardín de cactus o colección de suculentas. Este cactus nativo de Sudamérica es famoso por su crecimiento vertical que puede alcanzar impresionantes alturas, superando los 10 metros en su hábitat natural, aunque en cultivo suele ser más pequeño.

Sus tallos gruesos y acanalados, junto con las areolas esparcidas que producen espinas robustas y flores nocturnas de color blanco, lo convierten en un ejemplar destacado tanto en jardines exteriores como en interiores amplios. En este artículo, exploraremos las características principales del Cereus repandus y ofreceremos una guía detallada para su cultivo, asegurando que incluso los jardineros principiantes puedan disfrutar de la belleza y majestuosidad de este cactus imponente.

Características principales de Cereus repandus

Cereus repandus, conocido también como cactus peruano, es una especie de cactus que cautiva por su estructura imponente y su capacidad de adaptación tanto en jardines como en interiores. A continuación, se describe cada una de sus partes para entender mejor su morfología y características distintivas.

Tallos: los tallos de Cereus repandus son columnares, lo que significa que crecen verticalmente y pueden alcanzar alturas considerables, aunque en cultivo son generalmente más cortos que en su hábitat natural. Los tallos son verdes, con una textura algo rugosa y están segmentados por costillas verticales que pueden variar en número de 4 a 8. Estas costillas hacen que el tallo sea más resistente y le ayudan a almacenar agua.

Espinas: surgen de pequeñas áreas llamadas areolas, que aparecen a lo largo de las costillas de los tallos. En Cereus repandus, las espinas pueden ser largas y robustas, típicamente de color marrón o gris, y sirven como protección contra los herbívoros y como método de sombreado para el cactus, reduciendo la pérdida de agua.

Flores: produce flores grandes y espectaculares que generalmente florecen por la noche. Las flores son de color blanco y pueden llegar a medir hasta 15 cm de longitud. Son de forma tubular y se abren ampliamente durante la noche para ser polinizadas por murciélagos y grandes polillas nocturnas, cerrándose al amanecer.

Frutos: tras la polinización, el Cereus repandus produce frutos que son comestibles. Estos frutos son típicamente de color rojo o rosado, y tienen una pulpa dulce que es consumida por diversos animales, facilitando la dispersión de sus semillas.

Raíz: el sistema radicular de este cactus es típicamente fibroso, extendiéndose para capturar agua superficial. Sin embargo, algunas plantas pueden desarrollar una raíz principal más gruesa que ayuda a anclar la planta y almacenar nutrientes y agua.

    ¿Por qué se conoce como cactus del ordenador?

    El término «cactus del ordenador» o «cactus de la computadora» proviene de la creencia popular de que este tipo de cactus puede absorber o repeler las ondas electromagnéticas (EM) emitidas por dispositivos como computadoras y monitores.

    La idea detrás de esta creencia es que colocar uno de estos cactus cerca de una computadora podría reducir la exposición a campos electromagnéticos nocivos, potencialmente disminuyendo los riesgos para la salud asociados con la exposición prolongada a dichas ondas, como fatiga ocular y dolores de cabeza. Sin embargo, es importante señalar que no existe evidencia científica sólida que respalde la afirmación de que los cactus, o cualquier otra planta, puedan efectivamente absorber o repeler significativamente las ondas electromagnéticas.

    La idea pudo haberse originado como una extrapolación de la capacidad natural de las plantas para mejorar la calidad del aire y crear ambientes más agradables y saludables, junto con la percepción de que las propiedades espinosas y robustas del cactus podrían de alguna manera interactuar con el entorno electromagnético, pero en definitiva hace lo mismo que cualquier otra planta u objeto.

    Además, los cactus son a menudo promocionados por su bajo mantenimiento y su capacidad para adaptarse a entornos interiores, lo que los hace compañeros populares en oficinas y hogares.

    Leer más: los cactus te protegen de la radiación: ¿realidad o ficción?

    Origen y distribución

    El Cereus repandus, también conocido como Cereus peruvianus o cactus peruano, tiene un origen geográfico específico en América del Sur, principalmente en las regiones áridas de Perú. Su nombre común, cactus peruano, refleja claramente esta conexión con su lugar de origen. Sin embargo, debido a su popularidad como planta ornamental y su adaptabilidad, ha sido introducido y cultivado en muchas otras regiones del mundo.

    A pesar de su origen sudamericano, el Cereus repandus ha encontrado un hogar en muchos climas y ambientes diferentes, extendiendo significativamente su distribución más allá de sus fronteras naturales:

    América del Norte: en los Estados Unidos, especialmente en los estados más cálidos como California, Arizona, y Florida, el Cereus repandus se cultiva tanto en jardines residenciales como en áreas públicas.

    Caribe: es comúnmente cultivado en muchas islas del Caribe, donde el clima cálido y soleado favorece su crecimiento.

    Europa: en países del Mediterráneo como España e Italia, el cactus peruano se cultiva en jardines y parques debido a su resistencia a la sequía y su aspecto decorativo.

    Australia: en Australia, es popular en las regiones áridas y semiáridas, donde se utiliza en paisajismo por su tolerancia a la sequía y su imponente presencia.

    África: en el norte de África, especialmente en países con climas áridos, el Cereus repandus se cultiva por razones similares a las de otras regiones secas.

    Cereus repandus es altamente adaptable y puede crecer en una variedad de condiciones de suelo, siempre que tenga un buen drenaje. Prefiere climas cálidos y secos pero es capaz de tolerar alguna humedad si el drenaje es adecuado. Su capacidad para almacenar agua en su estructura columnar le permite resistir períodos de sequía, lo que lo hace ideal para jardinería de bajo mantenimiento en climas áridos.

    Esta amplia distribución y adaptabilidad han hecho del cactus del ordenador un favorito tanto para jardineros aficionados como para paisajistas profesionales, valorado tanto por su estética como por su resistencia.

    Origen de su nombre

    El nombre Cereus repandus tiene orígenes interesantes que reflejan las características físicas de este cactus. El término «Cereus» proviene del latín «cereus», que significa «cera» o «vela», refiriéndose a la forma alargada y columnar de los cactus de este género, que asemejan velas. Esta analogía se usa a menudo para describir la apariencia erguida y el alto crecimiento de estos cactus, que pueden alcanzar alturas significativas, reminiscentes de grandes candelabros.

    El término específico «repandus» también proviene del latín y significa «curvado hacia atrás» o «ondulado». Este descriptor se refiere a la forma de las costillas o de las espinas en el cactus, que pueden ser ligeramente onduladas o tener bordes curvos. La combinación de ambos términos, Cereus repandus, describe un cactus que no solo crece alto y recto como una vela, sino que también posee características distintivas en sus tallos que lo hacen único dentro del amplio género Cereus.

    Este nombre científico, entonces, no solo categoriza al cactus dentro de su familia botánica y su género, sino que también da pistas visuales sobre su estructura y apariencia, facilitando su identificación y estudio.

    Taxonomía

    Nivel TaxonómicoNombre
    OrdenCaryophyllales
    FamiliaCactaceae
    SubfamiliaCactoideae
    TribuCereeae
    GéneroCereus
    EspecieCereus repandus

    Cuidados de Cereus repandus

    El cultivo de Cereus repandus es relativamente sencillo, ya que requiere poca agua, mucha luz solar directa y suelo bien drenado. Esta combinación de características hace al Cereus repandus una opción popular y gratificante para los entusiastas de los cactus, tanto por su impresionante presencia como por su baja necesidad de mantenimiento.

    Aquí tienes una guía resumen por si no quieres entretenerte en buscar toda la información.

    Aspecto del CuidadoRecomendaciones
    LuzRequiere pleno sol para un crecimiento óptimo. Puede tolerar algo de sombra ligera.
    SueloPrefiere suelos bien drenados. Un suelo arenoso o un sustrato para cactus es ideal.
    RiegoRegar moderadamente durante la temporada de crecimiento. Dejar que el suelo se seque completamente entre riegos. En invierno, reducir el riego considerablemente.
    TemperaturaTolera bien el calor y es resistente hasta cierto punto a las heladas leves si está seco. Idealmente, mantener por encima de 5 °C (41 °F).
    FertilizaciónFertilizar ligeramente durante la primavera y el verano con un fertilizante especial para cactus.
    PodaGeneralmente no requiere poda. Eliminar partes dañadas o enfermas según sea necesario.
    TransplanteTransplantar cada pocos años para renovar el sustrato y permitir más espacio para el crecimiento.
    Plagas y enfermedadesVigilar las cochinillas y ácaros. Tratar con insecticidas apropiados para cactus si es necesario.

    Ubicación

    La mejor ubicación para Cereus repandus en un jardín sería un sitio que reciba sol directo durante la mayor parte del día. Este cactus se adapta bien a jardines rocosos o desérticos, donde puede destacarse como un elemento vertical dramático. Debe estar en un lugar con suelo bien drenado y protegido de vientos fuertes que podrían dañar su estructura alta y a veces pesada. Si se encuentra en un área con inviernos fríos, debe situarse en un lugar donde sea fácil cubrirlo o trasladarlo al interior durante los meses más fríos.

    Temperatura

    Es típicamente resistente y adaptable a un rango de temperaturas, pero prefiere climas cálidos. Idealmente, las temperaturas deberían mantenerse por encima de los 5 °C para evitar daños por frío. Aunque puede soportar breves periodos de frío y ligeras heladas si está seco, es más seguro protegerlo durante el invierno en regiones frías.

    Iluminación

    Este cactus necesita una exposición al sol plena para crecer saludablemente. La luz solar directa promueve un crecimiento vigoroso y floraciones óptimas. En interiores o en climas menos soleados, debe colocarse en el lugar más luminoso posible.

    Humedad

    Cereus repandus es resistente a las condiciones de baja humedad, lo que es típico para los cactus que están adaptados a entornos áridos y semiáridos. Puede soportar aire seco sin problemas, lo que lo hace ideal para climas desérticos o áreas con humedad relativa baja.

    Aunque este cactus puede manejar niveles bajos de humedad sin dificultad, también puede adaptarse a niveles más altos de humedad ambiental, siempre que se garantice un buen drenaje en su suelo. La humedad excesiva en el suelo es más perjudicial que la humedad del aire, ya que puede causar pudrición de la raíz y otros problemas fúngicos.

    Tipo de suelo o sustrato

    El cactus del ordenador necesita un suelo que ofrezca un drenaje excelente. La textura ideal es arenosa o grava, que permite que el agua fluya libremente y evita que se acumule alrededor de las raíces, previniendo la pudrición. El suelo debe ser ligero y poroso para facilitar el desarrollo del sistema radicular.

    Prefiere suelos ligeramente ácidos. Un rango de pH entre 5,5 y 7,0 es óptimo. Suelos fuera de este rango pueden necesitar modificaciones para asegurar que el cactus no sufra de problemas nutricionales o de crecimiento, especialmente clorosis férrica.

    Aunque los cactus en general no requieren suelos altamente fértiles, un nivel moderado de nutrientes ayudará a Cereus a crecer de forma saludable. La fertilidad no debería ser excesivamente alta, ya que un exceso de nutrientes, especialmente nitrógeno, puede promover un crecimiento demasiado rápido y débil.

    Preparación de sustrato para macetas

    Cuando se cultiva en macetas, es fundamental usar una mezcla de suelo específicamente diseñada para cactus y suculentas, la cual ya está formulada para proporcionar el drenaje y la aireación adecuados. Aquí está una receta básica para una mezcla de suelo adecuada para Cereus repandus:

    Partes iguales de tierra para macetas, arena gruesa y perlita: esta combinación asegura un drenaje rápido y previene la retención excesiva de agua.

    Aditivos orgánicos: puedes añadir un poco de compost o humus de lombriz para mejorar la estructura del suelo y añadir nutrientes esenciales, pero en cantidad limitada.

    Necesidades de riego

    Cereus repandus tiene necesidades de riego moderadas pero específicas, dada su adaptabilidad a ambientes secos:

    Periodo activo (primavera y verano): durante los meses de crecimiento activo, cuando el cactus está floreciendo y desarrollando nuevo tejido, el riego debe ser regular pero moderado. La idea es mantener el suelo ligeramente húmedo pero nunca encharcado. Es fundamental permitir que la tierra se seque completamente entre riegos para prevenir el riesgo de pudrición de las raíces.

    Periodo de dormancia (otoño e invierno): en los meses más fríos, cuando el cactus entra en una fase de dormancia, es crucial reducir significativamente el riego. En este tiempo, el cactus necesita muy poca agua. Regar ligeramente una vez al mes o incluso menos, dependiendo de las condiciones ambientales, es suficiente. El suelo debe estar casi seco antes de volver a regar.

    La frecuencia de riego dependerá de varios factores, incluyendo la ubicación, el clima, el tipo de suelo y las condiciones de crecimiento (interior vs. exterior). Aquí están algunas pautas generales:

    Climas cálidos y secos: en estos climas, puede ser necesario regar una vez a la semana durante el verano, asegurándose de que el suelo se seque completamente entre riegos.

    Climas más fríos o nublados: en condiciones más frescas o durante períodos nublados, el riego puede reducirse a una vez cada dos semanas o menos durante el verano.

    Interior: si el cactus está en un contenedor dentro de casa, donde las condiciones de temperatura y humedad son más controladas, el riego cada 10-14 días puede ser adecuado durante el periodo activo.

    Abonado y nutrientes

    Los cactus suelen tener bajas necesidades nutricionales, pero incluso en este tipo de cultivos, necesitan un mínimo de aporte de nutrientes, especialmente cuando el sustrato es viejo o la tierra está muy cansada. Recomendamos fertilizantes granulados y de liberación lenta, muy cómodos de aportar a la tierra o sustrato y con una alta carga de elementos como nitrógeno, fósforo y potasio.

    Semillas Batlle Fert. Universal Azul Cubo 6kg
    • El Fertilizante Universal Azul Batlle es un abono granulado complejo que contiene todos los nutrientes en cada grano fertilizante
    • Especialmente indicado para plantas de exterior, aporta los nutrientes necesarios para un óptimo desarrollo de especies hortícolas, árboles frutales y todo tipo de plantas ornamentales, árboles, arbustos y flores
    • Su composición pobre en cloruros, rica en micronutrientes y de alta solubilidad le proporciona unas cualidades óptimas para la nutrición de las plantas
    • Composición: Abono CE. Abono NPK 12-10-18 + 2MgO con micronutrientes
    • Dosis: Aplicar esparciendo de forma homogénea a razón de 40g/m2

    Este abono NPK 12-10-18 + 2MgO con micronutrientes aporta prácticamente todo lo que este cactus puede necesitar. Se aplica a razón de 10-20 gramos por maceta o 50-100 gramos en planta adulta cultivada en suelo, aportado a inicio de primavera y repeticiones cada 30 días durante el verano.

    Multiplicación

    Cereus repandus se puede multiplicar de varias formas, siendo las más comunes la propagación por semillas y la propagación por esquejes. Ambos métodos son efectivos, pero los esquejes son generalmente más rápidos y fáciles, especialmente para los jardineros domésticos. Aquí te detallo cómo realizar cada método:

    Multiplicación por esquejes

    Selección del esqueje: elige un segmento sano de un tallo maduro. El esqueje debe tener al menos 15-20 cm de largo para asegurar que tenga suficiente superficie para el desarrollo de raíces.

    Corte: usa un cuchillo limpio y afilado para hacer un corte limpio. Asegúrate de que el instrumento esté esterilizado para evitar la introducción de enfermedades.

    Curación: deja el esqueje en un lugar seco y sombreado durante unos días hasta que el corte forme un callo. Este proceso ayuda a prevenir la pudrición cuando el esqueje se planta.

    Plantación: una vez que el corte esté calloso, planta el esqueje en una mezcla de tierra adecuada para cactus, asegurándote de que se sostenga firme. Riega ligeramente para asentar el suelo alrededor del esqueje y luego mantén el suelo apenas húmedo hasta que el esqueje eche raíces.

    Cuidado Posterior: coloca el esqueje en un lugar donde reciba luz indirecta y temperaturas cálidas. Evita el sol directo hasta que el esqueje esté bien establecido. Pueden pasar varias semanas antes de que el esqueje desarrolle raíces suficientes para comenzar a crecer activamente.

      Multiplicación por Semillas

      Siembra de semillas: las semillas de Cereus repandus deben sembrarse en una bandeja de semillas o macetas pequeñas llenas de una mezcla de tierra bien drenada. Espolvorea las semillas sobre el sustrato y cúbrelo ligeramente con una capa fina de tierra o arena.

      Condiciones de germinación: las semillas necesitan calor y humedad para germinar. Mantén la tierra constantemente húmeda pero no empapada. Cubrir la bandeja o maceta con plástico puede ayudar a mantener la humedad.

      Germinación: las semillas pueden tardar de unas semanas a varios meses en germinar, dependiendo de las condiciones de temperatura y luz. Una vez que las plántulas emergen, retira el plástico y proporciona luz indirecta.

      Trasplante: cuando las plántulas son lo suficientemente grandes para manejar, trasplántalas con cuidado en su propio contenedor con la mezcla de suelo para cactus.

        Plagas y enfermedades

        C. repandus puede ser susceptible a varias plagas y enfermedades, aunque con un manejo adecuado, estos problemas pueden ser controlados o prevenidos. Aquí tienes una tabla que resume las principales plagas y enfermedades que pueden afectar a este cactus, junto con breves descripciones y medidas de control.

        Plagas/EnfermedadesDescripciónMedidas de Control
        CochinillasInsectos pequeños, a menudo cubiertos con una capa cerosa. Se alimentan de la savia de las plantas, debilitándolas.Tratar con alcohol isopropílico o insecticidas específicos para cactus. Retirar manualmente con un cepillo.
        ÁcarosMicroscópicos arácnidos que pueden causar decoloración y daño a las hojas.Aplicar un acaricida adecuado o incrementar la humedad ambiental para disuadir su presencia.
        Pudrición de la raízGeneralmente causada por exceso de riego y drenaje pobre, lo que facilita el crecimiento de hongos que descomponen las raíces.Mejorar el drenaje, reducir la frecuencia de riego y, si es necesario, tratar con fungicidas.
        Pudrición del cuelloInfección fúngica en la base del cactus que puede ser fatal si no se maneja a tiempo.Evitar el riego excesivo y asegurar que la base del cactus no esté en contacto directo con el suelo húmedo. Tratar con fungicidas cuando se detecte la enfermedad.
        Moscas blancasPequeños insectos voladores que se alimentan de la savia y excretan melaza, promoviendo el crecimiento de hongos de moho negro.Usar trampas adhesivas para insectos, aplicar insecticidas neem o aceite de canola.
        HormigasA menudo cultivan colonias de cochinillas y pulgones para alimentarse de la melaza que estos excretan, lo que puede exacerbar el problema de estas plagas.Controlar las poblaciones de hormigas mediante cebos específicos y mantener la planta libre de otras plagas.

        Mantener un programa regular de inspección y cuidado ayudará a prevenir y controlar estas plagas y enfermedades. Además, proporcionar las condiciones ideales de cultivo para este cactus, como un suelo bien drenado y la cantidad adecuada de luz y agua, es esencial para mantener la planta saludable y menos susceptible a problemas.

        Principales problemas del cultivo de Cereus repandus

        Cactus con aspecto amarillo: generalmente, un cactus que ha perdido el color verde puede deberse o bien a una falta de nutrientes como nitrógeno, magnesio o hierro o bien a una exposición solar continua en los meses de verano, con altas temperaturas y radiación excesivamente fuerte. Para solucionar este problema, aplica un abono nitrogenado, magnesio e hierro de rápida asimilación y mueve tu cactus (en el caso de que esté cultivado en maceta) a un entorno con buena luz pero sin exposición solar directa en los meses de verano.

        Cactus blando y podrido: esta condición es muy habitual en cactus que son cultivados en macetas, donde generalmente se ha aplicado un exceso de agua que ha afectado a las raíces y ha generado una asfixia radicular. Solucionar este problema es complicado, ya que si la parte basal del cactus está muy afectada, generalmente termina muriendo. El uso de cobres y la renovación y secado del sustrato puede ayudar.

        Deja un comentario

        Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

        Scroll al inicio