La clorosis férrica de las plantas

Clorosis férricaCómo identificar y corregir la clorosis férrica en las plantas de tu jardín

 La clorosis férrica es una de las principales carencias en los cultivos, si no, al menos, la más conocida. En general, se caracteriza por una alteración del color en las hojas. Pero existen muchas carencias que muestran cambios muy parecidos. Por eso es necesario profundizar más en el tema.

 Origen de la clorosis férrica

 La clorosis férrica se trata, en la mayoría de las ocasiones en carencias secundarias o inducidas, conocido como “clorosis”, al tratarse de un déficit de clorofila.

Clorosis férrica

Clorosis férrica en membrillero

Los síntomas se inician en las hojas jóvenes, debido a que la movilidad del hierro es pequeña.

Causas:

  •  Suelos ricos en caliza: el ca2+ es antagonista del Fe. La clorosis férrica suele aparecer a partir de contenidos entre el 7-8 % Ca2+.
  •  Suelos básicos
  •  Al contrario de lo que se puede pensar también pueden aparecer deficiencias en hierro en suelos ácidos, ricos en fosfatos solubles. (Origen de clorosis férrica por precipitación de Fe3+ en forma de ácido fosfórico).
  •  Acción de elementos metálicos:

Aplicaciones para tratamientos de hongos (fungicidas) a base de Cinc o Cobre puede originar una carencia de hierro en el cultivo. En el caso del cinc, los cationes de este elemento interfieren en el transporte de Fe  de raíces a las partes aéreas.

Clorosis férrica

Clorosis férrica en olivo

  • Presencia de antagonistas: manganeso

El Manganeso en estado soluble origina carencias de hierro. Estando el Mn oxidado, el Fe reducido se oxida, pasando de Fe2+ a Fe3+

 La relación en un cultivo Fe/Mn se sitúa entre 1,5 y 2,6. Por debajo de 1,5 aparecen síntomas de deficiencia de Fe (exceso de Mn).

Clorosis férrica

clorosis férrica en cítrico

Factores climáticos de la clorosis férrica

  •  Frío: las bajas temperaturas inciden en el desarrollo de la clorofila, tanto en la formación (se reduce) como en la destrucción.
  •  Encharcamiento: produce una deficiencia de O2 y un exceso CO2 que con el agua  del suelo origina HCO3– en suelos con contenido en caliza.

Afrontar el problema

  •  Añadir hierro al suelo o a la planta: actualmente la solución más eficaz  para remedir la clorosis férrica es la utilización  de quelatos. Los quelatos de hierro son fotosensibles, por lo que la aplicación  en suelo es más efectiva.
  • La aplicación de quelatos  de Fe se puede efectuar mediante aplicaciones al suelo o pulverizaciones para su absorción foliar.
  • La mejor época de aplicación de los quelatos de hierro es preferentemente al final de invierno o principios de primavera.
  •  La inyección a presión de sulfato de hierro en árboles también es una posible solución.
  • Aplicaciones foliares no se obtiene mucho éxito.
  •  Si el problema persiste o se repite en ocasiones el problema se debe afrontar orientado a hacer más asimilable  el Fe en el suelo.
  •  Regulación de la humedad en el suelo o acidificándolo (poco efectivo en la práctica)
Clorosis férrica

Clorosis férrica en peral

Para acidificar el suelo se tienen varias soluciones: se puede aplicar turba con pH bajo, que a largo plazo y en sustratos de mezcla 50 % turba 50 % tierra o 1-2 kg por metro cuadrado se consigue reducir la basicidad del terreno. Se puede optar por aplicaciones al suelo de azufre (suele ser barato) a razón de 100 gr/ metro cuadrado y con un plazo de actuación de varios meses. Estas aplicaciones se realizan para cultivos que exigen suelos ácidos, y se suele preparar el terreno antes de la plantación. Realizar esta práctica cuando se ha presentado el problema de clorosis no solucionará a corto plazo el problema.

Aplicaciones al suelo de sulfato de hierro tienen la función de reducir el pH del suelo (3-5 gr/L agua), al igual que el azufre o la turba y también resulta rentable. Estas aplicaciones se deben reponer en el momento en el que el suelo recupera la basicidad. Generalmente, el suelo tiene una gran capacidad tampón para regular el pH del suelo, y puede llegar a resultar un proceso muy largo y costoso conseguir el pH requerido.

Los quelatos ofrecen la solución más exitosa y a corto plazo. Se pueden aplicar tanto al suelo como en aplicación foliar (en cuestión de días la planta puede recuperar su deficiencia de hierro). El inconveniente resulta del precio por la obtención de estos productos.

Un saludo. Agromática.

3 Comments

  1. Gabriel Cartes CHávez
    • Jose Agromática
  2. Absalon Conde Solano

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.