Floración de Mimosa pudica

¿Por qué mimosa pudica se conoce como “la planta vergonzosa”?

Mimosa pudica. La impactante vergonzosa

Dentro del reino vegetal, hay ocasiones en las que determinados tipos de plantas nos llaman poderosamente la atención. Las carnívoras son un caso claro de algo excepcional. Plantas que rozan comportamientos propios de depredadores del reino animal.

Pero dejando un lado esta suave agresividad de las carnívoras nos vamos al otro extremo. Una planta que cuando la tocas, en vez de morder, se esconde asustada. Así es la Mimosa pudica.

Originaria de las zonas tropicales de América, esta curiosa planta, puede ser cultivada en interior hasta que alcanza su tamaño normal, momento en que las condiciones de interior pueden llegar a ser insuficientes aunque posibles.

El continente Sudamericano es muy grande, y la cantidad de climas que alberga es desde los contrastes típicos del clima más continental, hasta los agobiantes y constantes climas húmedos tropicales.

Esta planta es de estos últimos parajes, así que con estos datos ya nos podemos imaginar que los cuidados van a ser algo especiales sobre todo en climas más bien secos donde nos costará mantener una humedad ambiental adecuada para satisfacer sus necesidades.

Hablaremos luego de eso. De momento vamos a ver la gran peculiaridad de esta planta. Su alta sensibilidad al contacto y su reacción de defensa.

Mimosa pudica 1

Foto de: Connie Ma

La llaman la planta vergonzosa o “no me toques”

Sus hojas están compuestas por numerosos foliolos. Muy parecidos a los de un helecho por ejemplo o al árbol de la falsa pimienta. Estas formaciones foliares suelen ser muy aprecidadas desde su punto de vista ornamental ya que le dan dinamismo a la planta que los viste y calza.

En el caso de la Mimosa pudica, además de tener ese plus ornamental de la parte vegetativa, sus delicados foliolos se encuentran desplegados en busca de luz pero…. ¡siempre alerta!.

En el momento en que sienten que alguien los toca, automáticamente la planta se repliega en segundos y en un abrir y cerrar de ojos, la planta parece marchita, moribunda y sin ningún esplendor. ¿Por qué? Muy sencillo, intentar parecer marchita y poco apetecible para sus posibles depredadores. Una planta que ha desarrollado un mecanismo realmente curioso y único en el reino vegetal.

En Agromática siempre nos preguntamos cómo estas plantas (algunas carnívoras también) pueden tener esa capacidad de respuesta tan rápida al movimiento, cuando por lo general las plantas parecen tener estructuras más bien estáticas y de movimientos taaaan lentos. Aquí os dejamos un video en el que podréis ver a la Mimosa pudica defendiéndose de las malvadas manos de sus dueños.

No hay que preocuparse ya que al poco tiempo vuelve a su estado normal desplegando de nuevo sus foliolos. Tarda más que en plegarlos y prepararse para “rearmarse”. ¡Ah!, y si por la noche te despiertas y la ves encogida totalmente no te asuste pensando que hay alguien más en casa que ha tocado tu planta. Por las noches la planta se repliega la toquemos o no.

Cuidado con abusar de su condición púdica… y de sus espinas

Si nos paramos a pensar un poco, el hecho de mover con tal velocidad sus estructuras vegetales no es un capricho sin coste. A cambio de este magnífico mecanismo, la Mimosa pudica gasta una cantidad ingente de energía.

Así que te recomendamos que le grabes un vídeo una vez y se lo enseñes a familiares y amigos porque si cada vez que vaya alguien a casa le vas  tocar la moral, acabará por marchitarse indefinidamente de agotamiento.

Y por otra parte, cuando la planta va creciendo desarrollará espinas en sus tallos con las que hemos de tener cuidado. ¡De mimosa nada!

mimosa pudica espinas

¿Te ha gustado? Puedes intentar cuidar la Mimosa pudica en interior

Temperaturas

Como hemos mencionado al principio, el clima de la Mimosa pudica es tropical. En casa no es dificil conseguir temperaturas medias similares a las de estos climas.

Quizá los 21ºC se queden ligeramente cortos pero si tenemos una estancia de orientación sur, es muy posible que con un clima soleado podamos llegar a generosas temperaturas que propicien un buen entorno térmico a esta joya vegetal.

Lo que sí tenemos que tener en cuenta es que a mayor temperatura, mayor será la humedad requerida debido a la transpiración así que habrá que encontrar un equilibrio adecuado. Por supuesto no hablamos de temperaturas bajas.

La Mimosa pudica no soporta temperaturas bajas. Pero cuando decimos bajas no decimos de 2 o 3 grados. Por debajo de los 12ºC ya empieza a resfriarse.

Exposición climatológica

En realidad no tiene por qué ser demasiado alta. Y mejor que no sea muy directa. Puede sufrir quemaduras en sus hojas y de eso ya no puede defenderse, eso seguro. De todas formas no hay que preocuparse demasiado en este aspecto. Tolera ciertas dosis de luz directa y las matutinas no muy intensas las agradecerá.

Riego y sobre todo humedad para mimosa pudica

La humedad ambiental es un factor clave. Como siempre os decimos, una buena forma de proporcionar un ambiente húmedo en el entorno de la planta es el plato con pequeños cantos mojados que conseguirán evaporar la humedad con más eficiencia para conseguir dicho ambiente.

Las pulverizaciones tampoco vendrán mal pero mejor que sean muy indirectas, sin apuntar directamente a la planta. En cuanto al riego no debemos descuidarlo y sobre todo en verano, periodo de floración en el que requerirá de riegos frecuentes.

Si no consigues que sobreviva con estas técnicas, es muy posible que tu ambiente sea demasiado seco. Prueba a comprarle un pequeño invernadero de cristal de estos “monoplanta” para intentar mantener mejor la humedad.

Sustrato

Más que el sustrato hemos de fijarnos en el tamaño de la maceta. Tiene unas raíces bastante grandes en relación a su parte aérea así que hemos de buscar una maceta tirando a grande. Puede llegar a verse incluso algo descompensada, pero es una necesidad. Y no se te olvide que además de la maceta, agradecerá un par de tutores para sostenerse. El sustrato puede ser un sustrato normal pero con algo más de arena de lo habitual para un mejor drenaje.

El abonado es opcional pero podemos darle un empujón durante la floración si lo deseamos. Sus flores son pequeñas y de color rosáceo.

Poda

¡Ni se te ocurra!. No hay más que decir. Será la única planta a la que no se la deba tocar, junto con las carnívoras. Las hojas secas ya ser irán cayendo por sus propios medios.

¡Anímate a intentar el cultivo de Mimosa pudica en casa!

¿Por qué mimosa pudica se conoce como “la planta vergonzosa”?
¡Vota el artículo!

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

2 comentarios

  1. Ramon Juenemann

    Me ha gustado lo de la “Pudica”. Voy a comprar una y cuando vea que ya reaciona al tacto, llamare a la parienta. !Fijate, Pepita, he descubierto que si toco una planta la mato!.?Y si esta enfermedad, o lo que sea, se hace extensible a las personas? ! Ya no te podre tocar. Mejor que pruebe con otra primero. O.K.
    Menuda idea os he dado ¿eh? pillines

  2. David Amarillo Lopez

    Yo tengo varias sacadas de semilla y son preciosas , te la dudas sobre poderla o no pero ya veo que no es necesario , le pondré algún tutor y esta echando semillas ta.bien ya que esta llenisima de flores y la polinizan abejas y abejorros , a ver qué pasa cuando bajen las temperaturas, y en cuando a humedad ambiental tal yo aquí tengo poquísima y esta perfecta y recibe varias horas de sol hasta de medio día y no se ha quemado , tal vez todo esto sea debido a que creció de semilla en el mismo ambiente

Next ArticleImportancia de las citoquininas en las plantas