Los brasinoesteroides en la agricultura

Brasinoesteroides, la nueva clase de hormonas

Aunque tenemos en mente algunas hormonas que tradicionalmente se han usado en la agricultura, los brasinoesteroides aún no están en la mente y uso de los agricultores.

Pocos son los que las conocen y saben como utilizarlas convenientemente. Por eso, en Agromática te contamos cómo podemos sacar el máximo potencial a tus cultivos con este tipo de hormonas llamadas brasinoesteroides.

¿De dónde vienen los brasinoesteroides?

Aunque todos conocemos las hormonas clásicas, como citoquininas, giberelinas, auxinas y etileno, también hay unas cuantas más hormonas que producen estímulos diferentes en las plantas.

En el caso de los brasinoesteroides, se considera la 6ª hormona vegetal y está ligado al aumento productivo de la planta por una mayor división y alargamiento celular.

Aunque pueda sonarnos a chino en algunos casos, los brasinoesteroides llevan con nosotros bastante tiempo, aunque aún no se hayan promocionado lo suficiente.

Se sintetizaron hace ya bastantes años, allá por 1968, donde el compuesto brasinolida es el más importante.

Aún a día de hoy se sigue estudiando esta hormona vegetal en multitud de ensayos con resultados muy prometedores y efectos muy positivos sobre las plantas.

uso y efectos de los brasinoesteroides

Efectos fisiológicos de los brasinoesteroides

Los efectos de los brasinoesteroides están relacionados con un estímulo productivo de la planta.

Se considera la hormona del futuro por los resultados tan positivos que se obtienen una vez se aplican, a dosis muy reducidas, sobre las plantas.

De forma general, inducen un efecto de división, alargamiento y diferenciación celular, por lo son interesantes las aplicaciones en las fases de floración y cuajado de los primeros frutos.

Sin embargo, otras aplicaciones sin frutos también demuestran que los brasinoesteroides son capaces de mejorar el crecimiento de la planta, aumentar el volumen de hojas y tener un efecto antiestrés frente a estímulos negativos (sequía, frío, viento, etc.).

Veamos, en resumen, algunos ejemplos del potencial de los brasinoesteroides sobre nuestras plantas:

  • Elongación de tallos
  • Aumento de la longitud y ancho de las hojas
  • Adaptación al estrés, mayor tolerancia al frío y salinidad
  • Incremento del tamaño en frutos
  • Retraso en la abscisión de las hojas

Productos comerciales que contengan este tipo de fitohormonas

En la actualidad, aunque no muchos, podemos encontrar diversos productos que contienen brasinoesteroides. Pueden ir sólos o con otros productos (como triacontanol), y generalmente se usa para estimular una etapa crítica del cultivo.

El efecto más inmediato es el aumento del rendimiento, peso y calibre de frutos. Apoyado con estos alcoholes naturales, como el triacontanol, fomenta una mayor estimulación hormonal y síntesis de proteínas, por lo que se utiliza como un catalizador o apoyo del tratamiento de estos brasinoesteroides.

Sin embargo, las cantidades usadas de estos productos suelen ser muy bajas, aunque el efecto en el cultivo sea muy grande.

Hablamos de cantidades muy bajas, como del 0,0022% de contenido total en brasinoesteorides con dosis totales de entre 1 y 2 L/ha.

Un saludo. Agromática.

Leave a Reply

Next ArticleNDVI y por qué las plantas son verdes