Como medir el pH de tu huerto de forma casera

medir el pH del suelo


En Agromática ya hemos hablado con bastante profundidad sobre el pH, esa cifra que puede fastidiarnos bastante si se aleja de los valores establecidos por la mayoría de cultivos.

Antes de pensar en plantar o montar un huerto, un requisito indispensable es conocer las características del suelo (contenido en arcilla, limo, arena, etc.), el de materia orgánica y el pH. Vamos a ello.

Mide el pH de tu jardín con un método totalmente casero

Bueno, antes de todo vamos a ponernos al día con el contenido y la información que ya disponemos aquí sobre el pH.

Si es tu primera vez por aquí y estás interesado en este tema, refrescamos la memoria con los siguientes artículos:

Sin embargo nos falta una cosa, analizar el suelo. Sabemos qué carencias vamos a tener en función de los valores que salga, qué podemos plantar y cómo cambiarlo, en el caso de que tengamos que hacerlo.

Para ello no vamos a recurrir a métodos laboriosos con muestras, diluyentes ni aparatos electrónicos, ni tampoco os vamos a indicar los mejores laboratorios caseros.

Hoy, nuestro lema será DIY («Do It Yourself»).

Eso sí, los resultados que podemos esperar de un procedimiento tan casero no van a darnos decimales ni vamos a conocer con mucha precisión el valor de pH en el que se mueve nuestro suelo. Sin embargo, tampoco nos hará falta a no ser que se salga de los valores normales.

Para el caso diremos que lo normal es entre 6 y 7,5, aunque dependerá de el uso que queramos darle. Por ejemplo, el arándano necesita un valor de 5 para crecer de forma óptima.

Materiales necesarios para medir el pH de forma casera

  1. Tiras de pH (se pueden encontrar en hipermercados, ferreterías,  Amazon, etc).
  2. Agua destilada.
  3. Pala o azada y recipiente

Las tiras de pH se suelen vender para medir el pH de las piscinas, aunque son igualmente válidas para medir el suelo, si se sabe cómo hacerlo. Llevan unos colores al que le corresponde un número, que va del 1 al 14.  Cuando las introducimos en la disolución que queremos medir, cogerá un color. Luego es cuestión de comparar con la tabla que viene en la caja. Muy simple.

El agua destilada tiene un razón, tiene pH 7, neutro. Si añadiésemos agua del grifo o de otra fuente estamos desvirtuando la medición.

Podríamos estar mezclando la tierra de pH, por ejemplo, 6 con agua de grifo, de pH 8 y nos daría un resultado en torno al neutro, pero realmente no es así.

tiras de ph suelo

La tarea más importante, la muestra de suelo

A la hora de coger una muestra de suelo no vale con coger ni una 1, ni 2 pequeñas muestras. Si un pequeño trozo de tierra tiene, por lo que sea, una variación importante del pH con respecto al resto de tierra, ya estamos cometiendo un error muy grande que pagaremos con esfuerzo y dinero.

Hay 3 formas de conseguir muestras de suelo: zig-zag, cuadrícula o diagonales. Personalmente preferimos cuadrícula.

Imagínate que quieres conocer el pH de tu huerto, que tiene 20 metros cuadrados. Lo puedes dividir en 20 partes iguales, a razón de 1 metro cuadrado cada uno, o incluso 2 metros cuadrados, si no quieres trabajar tanto.

Si vas a cultivar hortalizas o verduras, es decir, herbáceas, lo ideal es que las muestras las cojas a una profundidad de entre 10 y 45 cm. Si vas a coger, por ejemplo, 10 muestras, coge una a 10 cm, otra a 20 cm, otra a 30 cm, otra a 40 cm y así, de forma aleatoria.

Si vas a cultivar frutales, al profundizar más las raíces de los árboles, hay que ir más lejos, obteniendo muestras a una altura de entre 40 y 80 cm.

Una vez cogidas las muestras, las mezclamos de forma homogénea (la misma cantidad de cada sub muestra) y la introducimos en un recipiente. A continuación añadimos agua destilada a la mezcla.

En algunos protocolos de actuación recomiendan mezclar partes iguales de tierra y agua destilada (1:1). Es decir, si añades 100 gr de sustrato, añade 100 gr de agua destilada.

Todo dependerá de como quede de pastosa la mezcla y si hace falta añadir más para que se pueda medir con la tira de pH.

Removemos la mezcla de tierra y agua destilada hasta formar una pasta y la dejamos reposar durante unas horas. Con 1 o 2 horas será suficiente. Después simplemente quedará introducir la tira procurando sumergirla en el agua destilada sobrante y observar el color que toma.

 En este ejemplo vemos como la tira de pH, una vez sumergida tiene un pH que está entre 9 y 10. Más tirando para el 10 que para el 9.

Lógicamente no creemos que se trate de una mezcla de suelo (pobre horticultor), pero con esto ya conoceríamos un valor medio de pH en el que nos movemos. Una técnica muy sencilla de realizar y muy eficaz.

Conociendo dicho valor, ya podremos ver qué plantas utilizar en el huerto, qué carencias serán las que seguramente aparecerán (o no) y cómo proceder para equilibrar el valor si tenemos un suelo muy alcalino o muy ácido.

¿Qué hacer si los valores son muy altos o muy bajos?

Lo que nosotros haríamos sería realizar otro muestreo, esta vez cogiendo más muestras y cambiando de forma aleatoria el procedimiento.

Es decir, hacerlo en diagonal o en zig zag. Si vuelve a aparecer un resultado muy parecido, seguramente no nos estemos equivocando.

Por si acaso podríamos solicitar un análisis riguroso en laboratorio, aunque eso dependerá del presupuesto del agricultor y si realmente le merece la pena.

Productos relacionados

Más para leer

hierba gatera

Hierba gatera o menta gatera (Nepeta cataria)

La hierba gatera, menta gatera (catnip en inglés) o nébeda, es una planta de la familia de la menta muy ...
Leer Más
Planta sedum morganianum

Sedum morganianum, una fantástica planta colgante

Las plantas crasuláceas o suculentas siguen de moda entre los cultivadores domésticos, ya que son planta que requieren pocos cuidados ...
Leer Más
Eutrofización del agua

Eutrofización y el abuso de fertilizantes en el ecosistema

El ecosistema era altamente estable hasta que llegó la industrialización y el avance tecnológico. De esta forma, el medio ambiente ...
Leer Más
Cultivo del manzano silvestre

Manzano silvestre: guía de cultivo y características

El manzano común es de sobra conocido por todos, un cultivo extendido por todo el mundo que produce una de ...
Leer Más
Aloe aristata

Aloe aristata para interiores. La planta antorcha

Aloes hay muchos, y aunque el Aloe vera sea la reina por sus propiedades ya tan conocidas, hay otras especies ...
Leer Más
Lepidium latifolium

La planta rompepiedras (Lepidium latifolium)

Lepidium latifolium se consagra como otra planta usada tradicionalmente como medicinal gracias a las propiedades que luego veremos. Su nombre ...
Leer Más
Festuca alta

Festuca arundinacea. Césped de bajo mantenimiento

Hoy toca hablar de la Festuca arundinacea. Hace poco hablábamos de Festuca glauca, de color azul, con carácter muy ornamental ...
Leer Más
Haworthia fasciata

Haworthia fasciata: guía de cultivo de la planta cebra

La planta cebra o, como se conoce científicamente, Haworthia fasciata, es muy conocida dentro del cultivo de plantas en el ...
Leer Más
cómo hacer un jardín

Cómo hacer un jardín desde cero

Siempre hemos hecho artículos sobre cómo empezar un huerto pero nunca nos hemos planteado qué podemos hacer cuando tenemos un ...
Leer Más
Árbol nuez de cola

Nuez de cola: guía de cultivo y propiedades

Las plantas exóticas y tropicales llaman mucho la atención. De los estudios que se están haciendo de muchas de ellas ...
Leer Más

14 Comments

  1. Javier Rives
  2. martha alejandra Fernández
  3. pocho
    • Phelinux
    • Roberto
  4. sergio figueroa peralta
  5. Alfredo Bisono Castillo
    • abel
  6. Jaume
    • Jose Agromática
  7. rafael rodriguez martinez
  8. rene vela
  9. isaías vega r
    • Rosario

Leave a Reply