Sclerotinia o podredumbre blanca en la lechuga

sclerotinia lechugaUna de las enfermedades fúngicas más comunes en la lechuga.

Ya no hace falta reseñar la importancia de saber indenficar a tiempo una plaga o enfermedad en cualquier cultivo. Los daños pueden ser muy serios y las pérdidas económicas aún más serias si se trata de un cultivo con fines comerciales. De ahí que muchos de los esfuerzos tanto humanos como económicos se desvíen a la lucha contra plagas y enfermedades.

En este caso hablamos de la podredumbre blanca en la lechuga. Se conocen principalmente dos podredumbres: la blanca y la gris que pueden estar perfectamente asociadas y aparecer a la vez. La podredumbre gris es bien conocida y ya hemos hablado de ella en alguna ocasión. Es la temida Botrytis cinerea. La podredumbre blanca la producen dos hongos del mismo género, Sclerotinia. Uno es Sclerotinia scleroriorum y el otro es Sclerotinia minor. Es muy común que aparezcan asociados y por eso se les engloba a los dos como podredumbre blanca. Además, no sería difícil ver la podredumbre blanca combinada con la gris en muchos casos.

¿Cuándo y en qué condiciones aparece?

Es de imaginar que cuando hablamos de una enfermedad muy conocida y común, las condiciones y estados de desarrollo del cultivo en los que se puede desarrollar son muy amplios. Es un hongo muy polífago, es decir, que puede desarrollarse a parte de en la lechuga, en otros cientos, (sí; lees bien) cientos de otras plantas que les sirven simple y llanamente como huéspedes para seguir propagándose sin mayores problemas. Incluso los restos del cultivos anteriores pueden ser su medio de supervivencia. No sólo afecta a la lechuga. También puede atacar a cultivos como pimiento, tomate o pepinos y calabacines e incluso especies silvestres que no tengan nada que ver con cultivos. Es tal su polifagia, que los métodos culturales como rotaciones, no sirven de mucho, desgraciadamente. Más adelante veremos cómo combatirla.

En el cultivo de la lechuga puede aparecer en el momento de plantación pero suele ser muy común desde el momento en que empieza a acogollar hasta el momento de la recolección. Esto se debe a que, tanto el micelio como las ascosporas, penetran mejor en los tejidos viejos (hojas baseles y exteriores) que están más cerca del suelo, y muchas veces en contacto con él. Las hojas viejas son susceptibles de tener carencias y desequilibrios que debilitan los tejidos, permitiendo a los hongos entrar con facilidad. A partir de ese momento, la invasión hacia zonas más jóvenes e internas de la lechuga está más que asegurada pudiendo marchitar y pudrir la planta en un par de días si las condiciones son óptimas.

Agricultor

Las condiciones ambientales óptimas para el desarrollo de Sclerotinia sclerotiorum y Sclerotinia minor están rondando los 20ºC pudiendo desarrollarse desde los 4-6ºC hasta los 30ºC. Si además de las temperaturas suaves, le proporcionamos humedad en forma de lluvia, rocío o suelos muy húmedos y hojas en contacto con él, tenemos la infección asegurada. Recuerda que en justo antes de la recolección, cuando la lechuga es grande, tenemos más riesgo de infección. Es el momento más crítico.

Supervivencia de los esclerocios de Sclerotinia

Para los que nunca hayáis oído hablar de lo que es un esclerocio, os damos una breve pincelada. Algunos hongos tienen la capacidad de formar estructuras compactas y secas de micelio latente con suficientes reservas para permanecer inactivos años, hasta que el micelio encuentra las condiciones para regenerarse y seguir su desarrollo.  Estos esclerocios permenacen en el suelo y pueden ser perfectamente trasladados por acción mecánica del hombre a otras parcelas. Los esclerocios, son los que hacen difícil el control de la Sclerotinia año tras año, debido a su capacidad de permancer en suelo durante largos periodos de tiempo (hasta 10 años).  Además de los esclerocios, la Sclerotinia desarrolla esporas en sus apotecios que son diseminadas por el viento cientos de metros.

esclerocios sclerotinia

Esclerocios

Puntos importantes para su control

 Si se observan síntomas de podredumbre blanca en un cultivo de lechuga será muy posible que se necesite un control con un fungicida autorizado para las podredumbres de cuello de la lechuga. Las materias activas en este momento (Julio de 2014) incluyen metalaxil o tiram en las formulaciones establecidas para el cultivo de lechuga según el ministerio de agricultura. Recordad siempre que las materias activas permitidas se modifican con regularidad. Es necesario hacer una comprobación de la que están permitidas o no en cada momento.

Agricultor

Recuerda que en este enlace puedes consultar los productos registrados y autorizados en cada momento.

 

Medidas de control no químico

  • En el caso de invernaderos y semielleros, controlar mucho la humedad, aireando todo lo posible para no favorecer los ambientes húmedos que tanto le gustan.
  • El control manual es caro y muchas veces ineficiente pero en infecciones incipientes se pueden eliminar los restos afectados para evitar la propagación en cierta medida.
  • La desinfección del suelo mediante métodos químicas está contemplada pero nos parece demasiado agresiva y a veces ineficiente. Sin embargo la solarización, ya comentada en esta página hace tiempo, consitutye una forma eficaz de disminuir, al menos en la parte más superficial del suelo (que no es poco).
  • Hace no mucho hablábamos de las ventajas del laboreo del suelo y también de las del no laboreo. Para el caso de suelos infectados con Sclerotinia (normalmente en forma de esclerocios), los laboreso profundos entieran dichos esclerocios a capas profundas donde son degradados por otros microorganismos. He aquí una ventaja del laboreo para esta situación tan específica.
  • Una práctica que se lleva emplenado siglos, si no milenios, es el cultivo en caballones. Especialmente en el cultivo de la lechuga resulta muy beneficioso para el control de podredumbres del cuello. Las razones son obvias. La parte basal de la lechuga tiene muchísimo menos contacto con el suelo y eso dificulta la entrada del hongo.

lechuga caballón

  • Los acolchados sobre los caballones permiten también reducir el contacto, hojas suelo, disminuyendo los riesgos de infección.
  • Ya que la humedad juega un papel importante en el desarrollo de Sclerotinia, es necesario gestionar bien los riegos. El localizado es evidentemente mejor para evitar el mojado de las hojas. Asimismo, se recomiendo hacer los riegos durante la mañana o cercanos al mediodía, siendo los momentos en los que se secará antes el entorno planta suelo. Es cierto que la eficiencia de riego disminuye al haber más evaporación, pero ante un problema fúngico como este, es preferible mantener a raya la Sclerotinia.

 

Mercanatura

Leave a Reply

2 comentarios

  1. julio juan cupe mendoza

    interesante, el dato sirve mucho para poder conocer mas las enfermedades gracias

  2. julio juan cupe mendoza

    hola ,si alguien me puede ayudar con tratamiento quimico para sclerotinia en lechuga

Next ArticleCultivo de magnolia soulangeana