La importancia de airear el compost

airear compostVolteo, aireadores o lo que queramos, pero el compost necesita aire

Mucho se ha hablado del compost en este y otros blogs. El archiconocido proceso para convertir materiales orgánicos en nutrientes de alto valor para el huerto y el jardín, es una alternativa real a los fertilizantes específicos, sobretodo si de un huerto o explotación a pequeña escala se trata. De entre los cientos de procesos que tienen lugar en una pila de compost hablamos hoy un poco del aireado.

El proceso de compostaje ya sabemos más o menos cómo funciona. A grandes rasgos, podemos decir que es un proceso en el cual, una gran cantidad de materia orgánica residual de nuestra cocina, huerto, o jardín, se somete a procesos bioquímicos muy numerosos, variados y en diferentes fases. Mediante estos procesos podremos conseguir descomponer esta materia orgánica en materia humificada, lo que se conoce como humus. Esta fracción húmica es la que las plantas y cultivos van a agradecer, brindándonos después, suculentas cosechas o jardines exuberantes.

Conociendo estos procesos y sabiendo qué factores son los que limitan o aceleran las reacciones, podemos “manejar” tiempos y acelerar la producción de compost. De forma normal, una pila de compost, por ejemplo, puede tardar meses e incluso un año o más en generar material humificado aprovechable. Esto claro, sin apenas control de temperatura, pocos volteos…

En el lado contrario, tenemos los procesos de compostaje más avanzados, incluso industrializados, en los que se controlan una gran cantidad de variables como la temperatura, la humedad, la relación C/N, los cubicajes… consiguiendo tiempos de compostaje de apenas un mes o semanas.

Si eres asiduo a este blog, te acordarás del artículo que escribimos sobre el proceso de compostaje en 2 semanas de la Universidad de California, Berkeley, en el cual controlando temperatura, homogeneizando la materia prima y volteando con mucha frecuencia, se podía conseguir un compost jóven en apenas 3 semanas, aunque con ciertas diferencias.

Las reacciones aeróbicas son las que queremos, no las anaeróbicas

Cuando el proceso de compostaje está en plena ebullición, las reacciones bioquímicas se suceden a ritmos frenéticos, y como en casi todas las reacciones de este tipo, se genera calor. Este calor pude aumentar como sabréis hasta los 65ºC o 70ºC en casos extremos, donde además de producirse una rápida degradación, además se consigue cierta esterilización del montón de compost.

compost generando calor

Compost generando calor

Estas reacciones que generan calor son principalmente las aeróbicas. Esto quiere decir que necesitan oxígeno para producirse. En cambio, las anaeróbicas producen fermentaciones no deseadas que generan malos olores, pudriciones, patógenos, hongos, presencia de insectos y un sin fin de cosas desagradables que dan al traste con toda esa materia que teníamos pensada para el huerto o el jardín.

Recuerda que en este artículo puedes consultar qué cosas pueden salir mal en el compost y cómo puedes solucionarlas antes de que sea demasiado tarde.

Para evitar todo esto, lo único que requiere el montón es nuestro esfuerzo físico. Necesitamos voltear, meter aireadores (soplar no cuenta 😉 ). Pero el caso es que necesitamos meter aire, que al fin y al cabo es el elemento que no puede faltar en reacciones aeróbicas. Por ello el volteo es uno de los procesos esenciales en la formación de este preciado nutriente para las plantas.

¡Voltear a pala y capazo es una tarea agotadora!

Sí, lo sabemos. Mover, voltear y airear una pila de compost de cientos de kilos es algo que da pereza y si encima hay que hacerlo de forma frecuente, se nos quitarán las ganas de hacer compost. Bueeeenooo, no desesperemos. Existen otras maneras de airear el compost sin tanto esfuerzo. ¿Has oído hablar de los aireadores?. Es una forma mucho menos costosa de introducir aire en el compostador o pila de compost.

aireador de compost 2

Proceso de aireación de compost con un aireador

Básicamente hay dos tipos. Los de “hélice” en la punta (el de la foto anterior) y los que yo llamo sacacorchos. Los dos sirven para lo mismo y son efectivos aunque el “sacacorchos te permite además de airear, sacar una muestra del compost para ver cómo evoluciona por niveles o alturas. Se pueden comprar o te lo puedes hacer tú mismo encargándoselo al herrero del pueblo si lo tienes. Al final no es más que un redondo de hierro con forma de hélice y un asa para agarrar.

aireador de compost sacacorchos

Aireador de compost “sacacorchos”

Con estos instrumentos ya no hay excusa para airear nuestro compost una o dos veces por semana y conseguir un compost, equilibrado, con buena fracción de humus y sin fermentaciones anaerobias. Aún con los aireadores, no viene mal de vez en cuando pegarle algún que otro volteo, sobre todo si vamos añadiendo progresivamente materia orgánica fresca según la vamos generando.

¡A mover el compost!

Related Post

Leave a Reply

Next ArticleAlcea rosea, una planta que te sorprenderá