El cultivo de la orquídea

cultivo de la orquideaHoy cultivamos la orquídea, la flor compleja

Aunque el título anterior pueda tener matices filosóficos con lo de la “flor compleja” no nos salimos de la realidad, y es que la orquídea es una familia de plantas que se caracterizan por sus flores, alejadas de toda simpleza y redondez a las que nos tienen acostumbradas el resto de flores. Hoy, en Agromática, os enseñamos a cultivar la orquídea en vuestro jardín o huerto. ¡Merece la pena!

Todo el mundo conoce o ha oído hablar de las orquídeas. Reconocerlas en el jardín es otra historia y mucho menos saber de sus cuidados. Para esto último no hay que preocuparse porque intentaremos explicar de la manera más sencilla posible sus cuidados.

Cuando hablamos de la orquídea (Orchidaceae) nos estamos refiriendo a las más de 25.000 especies que componen esta familia. Las especies ornamentales a las que queremos referirnos tienen cuidados similares (por tener la misma carga genética), pero dentro de este género de especies hay una gran diversidad de plantas repartidas por todo el mundo (muchas no ornamentales) que pueden ir desde especies de pocos centímetros de altura hasta agregaciones de plantas de esta familia de varios cientos de kilogramos, como el género Grammatophyllum dentro de las orquídeas epífitas.

 Características climáticas

Aunque se encuentran repartidas por todo el mundo como hemos comentado antes (dada la gran diversidad de especies), su lugar idóneo son los trópicos. Pero como decimos, han tenido tanta adaptación que se pueden encontrar en cualquier país sin problemas.  Tienes que saber, dependiendo de la especie que se trate, su adaptación al frío, ya que en cuanto al calor no hay problema. También hay que tener en cuenta que prefiere entornos donde exista diferencia de temperaturas entre el día y la noche, hecho que tendrás que tenerlo en cuenta cuando cultives la orquídea en interior.

En cuanto a la luz, es una planta que está acostumbrada a entornos de luz, y la escasez de esta le perjudica en la producción de flores, retrasándola o bien evitando la producción. Pero esta luz tiene una peculiaridad, y es que no se recomienda que sea directa, es decir, que los rayos solares no incidan directamente sobre la planta, ya que puede quemar las flores. No obstante, hay algunas especies de orquídeas que sí aceptan la luz directa.

cultivo de la orquidea jardin

Cómo debe ser el suelo o sustrato donde se cultive

La orquídeas necesitan un suelo húmedo, mullido y rico en materia orgánica. Una solución dentro del jardín o huerto es realizar un acolchado tal y como te enseñamos a hacerloSi las disponemos en maceta, debemos controlar el drenaje y ha de ser perfecto, por lo que hay que tener especial atención en el agujero de la maceta. La tierra ha de estar aireada y suelta.

Necesidades de riego

Ya sea por el ambiente tropical en el que se desarrollaron en sus inicios, las orquídeas son plantas que necesitan un ambiente húmedo. Un buen ejemplo para conseguir aumentar la humedad del ambiente es regar con pulverizador (de estos que podamos tener en la cocina para utilizar en la plancha). En cuanto al riego, hay que evitar el exceso de riego (recordad que la humedad ambiental no está directamente ligada con el riego) ya que puede provocar la aparición de podredumbre radicular o de hongos. En este aspecto, la orquídea tolera mejor la falta de agua que el exceso, y deberás regular los riegos dependiendo del ambiente en el que se encuentre. Por ejemplo, dentro de una casa, donde es complicado alterar la humedad cuando la planta se encuentra en maceta, si las temperaturas son altas (cuidado con la calefacción) o tiene buena luz, la frecuencia de riegos será mayor que, por ejemplo, si las tenemos en el jardín, a media sombra, con riego por aspersión y agrupadas con otras plantas.

El abonado de la orquídea

El abonado o fertilización hay que controlarlo con especial cuidado en el caso de la orquídea. No debemos pasarnos en cantidades y es mejor regularlo, poco a poco, a lo largo de todo el año. Podemos emplear cantidades controladas de estiércol o compost, o si queremos comprar algún mineral, podemos fijarnos que sea un NPK sin muchas diferencias entre las proporciones de nitrógeno, fósforo y potasio.

Podemos ver que algo va mal en el abonado cuando el crecimiento de la planta es muy reducido, u observamos un amarilleamiento progresivo de sus hojas.

 Multiplicación

La multiplicación de la orquídea se puede realizar de diversas formas. La original es a través de semillas, pero hoy en día se ha especializado tanto que se deja únicamente a laboratorios para producir nuevas especies de orquídeas. Cada año producen muchísimas semillas diminutas pero son muy difíciles de germinar y si lo hace el desarrollo y crecimiento de la planta es muy lento.

La multiplicación vegetativa es una técnica altamente utilizada y consiste en la división del tallo. Depende también de la especie que tengamos se puede hacer por separación de hijuelos, que crecen en el pseudobulbo.

Mercanatura

Leave a Reply

Next ArticleSetos de jardín