Cultivo de la lechuga

cultivo de la lechugaCultivo de la lechuga. No nos puede faltar en el huerto 

Hoy nos adentramos en el imprescindible cultivo de la lechuga en el huerto. Debido a la gran variedad de cultivares podremos tener lechugas todo o casi todo el año y podremos ir variando entre romana, acogolladas, batavias, trocadero, roble… un sin fin de variedades para no cansarnos de esta hortaliza. Entremos en materia.

Unos breves apuntes sobre el cultivo de la lechuga

La lechuga (Lactuca sativa L.) ha sido, es y seguirá siendo una de las reinas del huerto. Si tienes un huerto y no tienes lechugas…. es como que falta algo. Y es que la gran disponibilidad de  variedades hace que podamos tener lechuga durante todo el año para nuestras ensaladas. Otra de las cosas que aporta tener lechuga en el huerto es que nos invita a experimentar nuevas variedades y nos hace salir de la rutina de la ensalada de todos los días. Si compras en supermercado, es muy posible que vayas a piñón fijo y compres lechuga romana o lechuga iceberg. Sin embargo, al cultivarlas en el huerto, sin quererlo te irás a la de hoja de roble, trocadero, batavia roja, verde, lollo rosso y un sin fin de ellas.

Históricamente la lechuga ha estado presente desde los sumerios, pasando por egipcios, persas, griegos, romanos y hasta hoy. De hecho, en tratados de agronomía de Columela (4 d.c. – 70 d.c.), le hace mención al cultivo de la lechuga hablando incluso de diferentes variedades. Cito textualmente:

– Hay muchas clases de lechugas, que conviene sembrar cada una en su tiempo. De ellas, las de color oscuro o purpúreo, o incluso verde, y de hoja rizada, como la ceciliana, se siembra bien en el mes enero; más la de Capadocia, que crece con hojas pálidas, peinadas y espesas, en el mes de febrero…- 

Entremos en harina.

Condiciones para el cultivo de la lechuga

Clima

Como valoración general no se puede ubicar la lechuga en ningún clima en concreto. Funciona bien en casi todos. En función de variedades podremos disponer de lechuga todo el año además de que la especie de por sí posee un aguante muy amplio respecto a las temperaturas. Como dato general se puede decir que la lechuga aguanta desde los -6ºC hasta los 30ºC, siendo 6ºC la temperatura por debajo de la cual la lechuga detiene su crecimiento. En zonas frías, hemos de cubrir con plásticos (mini-invernaderos) para protegerlas de condiciones demasiado duras.

Suelo

La lechuga prefiere suelos que drenen bien, ligeros y ricos en nutrientes. Es un cultivo de exigencia media en cuanto a nutrientes. Si es un suelo pobre se recomiendo añadir compost bien descompuesto. El sistema radicular de la lechuga no es excesivamente profundo y fuerte. De hecho la relación sistema aéreo-sistema radicular está muy descompensada. Hemos de mantener la humedad en las raíces mientras que la superficie del suelo no debe estar excesivamente mojada porque nos podemos encontrar con enfermedades y pudriciones en el cuello de la lechuga. Mantener este equilibrio es uno de los puntos difíciles del cultivo de la lechuga.

Luz

Junto con las temperaturas, son los factores más influyentes en el crecimiento y sobre todo en el espigado o subida a flor. Hay que evitar este proceso en todo momento (salvo para la obtención de semillas), porque las hojas empezarán a amargarse y endurecerse y la lechuga perderá toda su ternura y agradable sabor. En zonas calurosas y en general, en verano, intentaremos sombrear el cultivo para evitar espigados prematuros. Es recomendable en verano, plantar variedades más resistentes al espigado.

cultivo de la lechuga

Lechuga iceberg espigada

Riego

El factor del que tendremos que estar más encima, por lo que acabamos de comentar de las condiciones de humedad en el suelo. Evitar en todo momento encharcamientos (pudrición segura del cuello), por lo que haremos riegos no muy abundantes pero sí frecuentes, manteniendo el nivel de humedad lo más estable posible. El riego por goteo o exudación siguen siendo los sistemas idóneos para este cultivo por su emisión constante de caudal sin problemas de encharcamiento (salvo fugas).

Siembra y trasplante del cultivo de la lechuga

Las épocas de trasplante, podemos decir que todo el año. Lo más sencillo es hacer siembra directa a voleo haciendo aclareos una vez se vayan desarrollando las plantas para dejar los espacios pertinentes. Unos 25-30 cm entre plantas suele ser lo común. La siembra directa no la podremos hacer todo el año. Los periodos invernales exigen de semillero y posterior trasplante.

Desde agromática te recomendamos sin embargo, la siembra en semillero y el posterior trasplante pasando por el repicado. Esta última operación cobra más importancia en este cultivo con respecto a otros. Como hemos comentado antes, el sistema radicular está muy descompensado con la parte aérea de la planta y la operación de repicado favorece el desarrollo radicular, para que la planta enraíce bien una vez trasplantada el lugar definitivo en el huerto. Si tienes dudas con el repicado, pásate por esta entrada en la que hablamos de esta técnica.

cultivo de la lechuga

Repicar la lechuga del semillero a bandejas de alveolos más grandes o a pequeñas macetas, fortalecerá su sistema radicular

Te recomendamos planificar muy bien las siembras si no quieres verte comiendo lechuga cual rumiante sin mesura. Haz siembras escalonadas y mezclando variedades para que no te aburras a la hora de comer esta verdura. Ten en cuenta lo que tardas en casa en comer una cabeza de lechuga y calcula cuánto quieres tener en el huerto. Ten en cuenta que es un cultivo rápido que en unos 60-90 días (dependiendo de la época del año) tendrás las lechugas listas para recolectar. Hay numerosos tipos y variedades que descubrir así que ánimo y a cultivar lechuga.

cultivo de la lechuga

De izq. a dcha: Romana, batavia verde, iceberg, lollo rosso, trocadero
Fuente: jardineriaon.com

Mercanatura

Últimos consejos sobre el cultivo de la lechuga

  • Para las variedades de hojas abiertas recuerda que debes hacer el atado de las cabezas si quieres que las hojas interiores blanqueen y se mantengan tiernas
  • Si utilizas la técnica del acolchado conseguirás mantener la humedad en el suelo más constante, ahorrarás agua y protegerás el cuello de la lechuga de pudriciones.
  • Vigila ataques de babosas y pulgones.
  • Puedes asociar la lechuga a cultivos como remolacha, rabanitos, cebollas y zanahorias. Son cultivos que se asocian muy bien.

Leave a Reply

2 comentarios

  1. Astrid

    Buenos Dias,tengo Un Huerto de broccoli y en el enves de la hojas unos huevitos (plaga) y a los Dias la mata muere,le agradeceria me informara que debo hacer,gracias de antemano

    • Juan

      Hola. No es fácil diagnosticar una plaga o enfermedad con tan pocos datos. De qué color son?. Ves algo más que los huevos? larvas? moscas blancas?. La planta se defolia? Hay hojas comidas? Un saludo

Next ArticleCultivo de la vainilla