Cultivo de cercis siliquastrum

arbol del amorCercis siliquastrum, un árbol que no te dejará indiferente

Hoy os traemos un árbol, que como bien se ha dicho en el título, no os dejará indiferente. Su colorido y su forma hacen que sea muy utilizado en el panorama del paisajismo urbano. Deciros que también se conoce como el árbol del amor, por lo que sobran las palabras. Vamos a tratar de estudiarlo.

El árbol del amor o cercis siliquastrum es una especie de hoja caduca de la familia de las fabáceas (árboles y arbustos reconocibles por su fruto tipo legumbre, que cuenta con 730 géneros y 19.400 especies).

Suele tener un tamaño de 4 a 6 metros y en raras ocasiones lo vemos superar estas medidas (hasta 10 y 15 metros). Las flores rosas que produce en primavera son características y hacen que sea fácilmente reconocible.  Es típico de la zona del mediterráneo, pero también está extendido su cultivo por África y Norteamérica.

Tiene varios nombres curiosos, como árbol del amor, algarrobo loco (no confundirlo con el cultivo del algarrobo común, ese no está loco ;)), ciclamor o árbol de Judas. Éste último nombre os explicamos por qué. Hay un antiguo mito que cuenta que Judas se ahorcó en este árbol, después de traicionar a Cristo. Pero se entiende que ha podido ser un error de transcripción porque el nombre en francés es “Arbre de Judée”, porque se ha cultivado en la región de Judea.

Paisaje de cercis siliquastrum

El clima de cercis siliquastrum

El clima al que se adapta perfectamente el árbol del amor es el típicamente mediterráneo, por lo que soporta veranos calurosos e inviernos suaves. También es capaz de soportar bajas temperaturas, pero cuidado con las heladas intensas.

Necesidades de riego

Hay que tener especial cuidado a la hora de regar el cercis siliquastrum, ya podemos tener problemas tanto en defecto como en exceso. Evitaremos los riegos abundantes que puedan encharcar las raíces, así como también evitaremos largos periodos calurosos sin riego.

El suelo y las dosis de abonado

Debemos tener, sobre todo para mantener las condiciones anteriores de riego, un suelo con buena capacidad de drenaje  (15-20 mm/h). Tolera tanto suelos ácidos como alcalinos. Cuando empiece a florecer y para conservar el máximo tiempo este estado abonaremos de forma continuada hasta otoño, cuando las hojas se caigan.

Problemas a la hora de multiplicarlo

El Cercis siliquastrum puede multiplicarse por semillas pero tiene un problema. Resulta que la semilla tiene latencia interna y debe someterse a tratamientos de presiembra para estimular la germinación. Estos tratamientos están basados en aplicaciones de agua caliente o ácido sulfúrico.

Como suponemos que no todo el mundo tiene ácido sulfúrico en su casa, y eso es un método de escarificación para empresas, se puede hacer lo siguiente. Dejar las semillas en agua caliente durante 12-24 horas, para posteriormente estratificar a una temperatura de 2-4 º C durante 3 meses.

cercis siliquastrum

La poda

El árbol del amor en estado adulto no suele necesitar poda salvo para eliminar ramas muertas o dañadas. Cuidado porque le afecta bastante el viento, y a menudo debemos guiar el crecimiento para que no se tuerzan (tutorado). Las podas, cuando lo sean, deben ser las mínimas, porque corremos el riesgo de dañar ramas que produzcan la floración de la temporada siguiente.

Una vez el árbol tenga edad avanzada si que se puede plantear realizar una poda de rejuvenecimiento. Lo notaremos porque la floración perderá volumen y calidad.

Mercanatura

Leave a Reply

1 comentario

  1. fernando parra

    plantamos un cercis siliquastrum y el perro dejo literalmente sólo el tronco(sin ramas, hojas..). He cortado
    la vara a unos 50 cm del suelo.¿rebrotará?

Next ArticleCultivo de tomillo en el huerto (Thymus vulgaris)