Cultivo de Catalpa bignonioides

Catalpa bignonioidesCómo cultivar la Catalpa bignonioides

La Catalpa bignonioides puede llegar a los 15-20 metros de altura, por lo que está considerado un árbol de gran altura. Tiene hojas grandes de entre 20 y 30 centímetros de longitud, y sus flores, de color blanco, tienen aspecto atrompetado. Su uso está prácticamente adaptado al ornamental y forma parte del paisaje de muchas ciudades. De hecho se considera una especie que resiste bastante bien la polución, por eso su uso tan extendido en ciudades de Estados Unidos y en el sur de España.

Características climáticas en el cultivo de la Catalpa

Una de las características a destacar en el cultivo de este gran árbol es su resistencia al frío. Es un árbol caducifolio que resiste muy bien temperaturas por debajo de los 0º C.  Por contra, lo pasan algo mal cuando llegan temperaturas elevadas en la primavera o verano, sobre todo el calor del sur de España.

Necesidades de suelo

A la hora de escoger un suelo apropiado en nuestro jardín para la Catalpa bignonioides tenemos que elegir un suelo profundo, con buen drenaje (nunca dejaremos de repetirlo), con una fertilidad media y un pH medio o ligeramente ácido. En este último aspecto nosotros tenemos un gran poder de actuación añadiendo compost o estiércol descompuesto en la base del tronco de nuestra Catalpa, para conseguir que con el riego se infiltre hasta que las raíces puedan absorber los minerales liberados.

cultivo de Catalpa bignonioides

Catalpa bignonioides
Fuente: lh2treeid

Necesidades de riego

Con lo que hemos dicho antes de las necesidades climáticas creemos que os hemos dado una pista en cuanto a los requerimientos de riego. En invierno, dependiendo del tamaño del árbol (cuando son pequeños debemos aportar algún riego mensual) podemos llegar a no necesitar aportar ningún riego, pero en verano, como no están muy acostumbrados a los climas cálidos es necesario que tengan una humedad en el suelo constante.

Multiplicación

A la hora de multiplicar este árbol lo podemos hacer a través de semillas, ya sean extraídas de la Catalpa de algún conocido o compradas. Se suele remojar la semilla durante toda la noche para plantarla al día siguiente en una maceta con mitad de turba, arena y tierra, a 1 centímetro de profundidad y controlando la temperatura y la humedad. Suele tardar en ver la plántula entre 3 y 4 semanas, así que habrá que tener paciencia.

Mercanatura

Leave a Reply

Next ArticleCalatea cebra (Calathea zebrina)