Lo que las algas marinas pueden hacer por tu huerto

Efectos de las algas marinas sobre las plantas

Los efectos de las algas marinas sobre plantas, suelo y demás componentes

Efectos sobre la planta

  • Estimula y acelera la germinación de semillas.
  • Aumenta el tamaño de tubérculos y facilita su desarrollo.
  • Activador e iniciador del crecimiento radicular.
  • Mejora y aumenta la producción.
  • Permite una mayor homogeneidad en el tamaño de los frutos.
  • Fuente de fitoalexinas (las defensas naturales de las plantas).
  • Aumenta la capacidad para captar nutrientes aportados en el abono.
  • Reducción del envejecimiento de la planta o cultivo.
  • Aumenta la resistencia frente a la sequía, salinidad y estrés, como el potasio.
  • Acción antioxidante, siendo precursor de hormonas naturales para las plantas.
  • Efecto positivo sobre la floración y cuajado de frutos.

Efectos sobre el suelo

  • Corrector de la acidez del suelo.
  • Corrector de carencias nutricionales (macronutrientes y micronutrientes).
  • Efecto estabilizador de la estructura del suelo.
  • Activador de los microorganismos presentes en el suelo (fuente de alimentación).
  • Efecto complejante de los minerales del suelo.

Básicamente, el efecto que las algas marinas promueven sobre las plantas se basan en actuar como un detonante o potenciador en la asimilación de nutrientes (por activación enzimática). En el suelo también consigue efectos positivos, basados en mejorar las propiedades físicas del suelo, como la retención de la humedad, por la celulosa, o como fuente de alimentación para bacterias y microorganismos positivos.

Ascophyllum nodosum algas marinas

Consejo: hay algas y hay algas…

Y otra vez volvemos a lo mismo. Como también ocurre con los aminoácidos, con los productos nematicidas o con muchos otros, un factor importante que define la calidad de las algas marinas es el proceso de extracción. Como un buen chuletón de ternera, no es lo mismo que esté fresco que congelado, ¿no?

En este caso ocurre lo mismo, si el proceso de extracción y envasado es “en fresco”, es decir, es el extracto puro de las algas, conservará muchas más propiedades que si cogemos el extracto seco de algas o las congelamos. En este caso, aunque también aporta propiedades a las plantas, el nivel de fitohormonas es bastante más bajo (se pierde en el proceso de envasado, como las vitaminas).

Como verás a continuación, más que el interés por el contenido nutricional que pueda tener este producto, lo que más interesa son los compuestos basados en polisacáridos como el ácido algínico, laminarinas, auxinas, etc. Sin embargo, todos estos compuestos, como hemos comentado, se pierden en el proceso de fabricación, si modificamos sus propiedades físicas.

¿Qué composición tiene un extracto normal de algas?

La composición nutricional de las algas marinas no destaca por la gran cantidad de nutrientes que aporta a las plantas (la relación es más fitohormonal). Para que veáis un ejemplo de la composición media de un extracto de algas tipo Ascophyllum nodosumMacrocystis pyrifera o Gelidium robustum.

  • Nitrógeno total (N): 0,05-0,145%
  • Fósforo (P2O5): 0,001-0,02%
  • Potasio (K2O): 0,08-2%
  • Calcio (CaO): 0,015-0,02%
  • Magnesio (MgO): 0,015-0,02%
  • Hierro (Fe): 5-10 mg/L
  • Zinc (Zn): 15-250 mg/L
  • Materia orgánica: 2,5-3,5%

Como podéis ver, las concentraciones son bastante bajas, por lo que no se debe considerar como un nutriente sino como un fitofortificante. En el contenido, que no va declarado en porcentaje, hay que añadir todo lo que hemos comentado antes, fitohormonas (auxinas, giberelinas, etc), polisacáridos (lamarina, ácido algínico, manitol, fuicodan, galactanos, celulosas, etc.

Todo esto es lo realmente interesante en los extractos de algas marinas. Ahora bien, es complicado diferenciar entre productos por lo mismo, dichos contenidos no van declarados en las fichas técnicas o en las etiquetas.

Aquí es interesante ver si los extractos de algas marinas han sido tratados o bien son extractos puros licuados y envasados. Cuando tienen dosis bajas (en %), suelen ser preparados o extractos en polvo de alga marina que después se vuelven a ligar con agua.

gelidium robustum algas marinas pardas

¿Cuándo se utilizan los extractos de algas marinas?

Las algas marinas son para las plantas como para nosotros es el chocolate, por decirlo de alguna forma. Es un potenciador del crecimiento basado en potenciar la actividad enzimática del cultivo a través de la producción de fitohormonas.

Por eso, cada agricultor lo utiliza de distinta manera. Hay quien puede permitirse el lujo de aplicarlo de forma contínua a su cultivo. Otros, en momentos delicados del cultivo (tras un estrés ambiental, en etapas de floración y cuajado, al inicio del cultivo, etc.).

Hay también quien lo combina con productos fitosanitarios o complejos nutricionales para conseguir un efecto más rápido en su asimilación. Esto puede estar basado en la técnica de la complejación orgánica, como también se hace con el carbono (C).

Dosis estándar recomendadas 

Aunque cada producto basado en algas marinas tendrá unas recomendaciones, en este caso no pasa nada por pasarnos (el que más se resentirá será nuestro bolsillo). Sin embargo, aportamos una serie de valores comunes que nos puede guiar a la hora de calcular la cantidad que tenemos que comprar y el efecto que queremos:

  • Árboles frutales: 100-300 cc/hl (aplicación foliar).  5 L/ha aplicado en riego.
  • Hortalizas en general: 100-200 cc/hl (aplicación foliar). 5 L/ha aplicado en riego.
  • Semilleros: 150 cc/hl (aplicación foliar), cuando la planta alcance los 10 cm de altura.
  • Césped: 200-400 cc/hl (aplicación foliar), al comienzo de la primavera.
  • Olivar:  150-300 cc/hl (aplicación foliar). 5 L/ha en riego.
  • Vid: 200-250 cc/hl (aplicación foliar), 5-8 L/ha en riego, para inicio de brotación, floración o cuajado de frutos.

Así que, como conclusión, si en un determinado momento necesitáis un estímulo para salir de un estrés ambiental o biótico (causado por una plaga o enfermedad), podéis recurrir a los extractos de algas marinas.

Mercanatura

Leave a Reply

1 comentario

  1. Eduardo Casasnovas

    En Mallorca, casi nadie sabe donde está porque el hombre del tiempo siempre se pone delante y ni nos nombra, no tenemos algas sino que tenemos una planta marina, la Posidonia oceanica, conocida por todo el mundo como alga, que le vamos a hacer.
    Desde tiempo inmemorial después de los temporales primaverales, esos que han volcado cruceros y barcos de guerra, la ola del Mediterráneo es plana, no es navegable como en los océanos, resulta que se arrastra gran cantidad de hojas a las playas, 2 ó 3 metros de altura. Los payeses, así llamados aquí los agricultores, aparecían con sus carromatos y recogían estas “algas” con la cantidad de arena correspondiente y se la llevaban a sus fincas donde las dejaban reposar y las mezclaban con las heces de los animales, casi siempre vacuno. Luego se extendían por el campo y se labraba.
    ¿Sabéis ahora por que ha sido tan famosa la patata de Mallorca? A millor quvo do Mundo.
    Sin embargo creo que el efecto no es sólo el orgánico sino la variedad de distintos elementos químicos aportados, un total de 80 elementos de la Tabla Periódica que reponen los que se han perdido y vuelven a equilibrar la fertilidad del terreno.
    ¿Tendrá algo que ver esto con lo que he oído de regar con agua de mar?
    Eduardo, Feliz Año.

Next ArticleAplicaciones para ser un buen agricultor