Abonado de la patata

Abonado y recolección de la patata

Dosis y necesidades de abonado de la patata

La patata es un cultivo extendido a lo largo de todo el planeta, y por ello sus necesidades fisiológicas han sido muy estudiadas. Vamos a comentar la función que realiza cada elemento en el desarrollo de este tubérculo y luego pasaremos a dosis de aplicación y fisiopatías más comunes originadas por carencia de nutrientes.


Aunque a lo largo de los años, el cultivo de la patata ha ido descendiendo, continua siendo un producto muy importante en España. Por ello es esencial conocer el abonado de la patata  con el objetivo de conseguir producciones adecuadas.

abonado de la patata

Evolución de la superficie de patata, FUENTE: Magrama

La patata es un cultivo de zona templada al que le va mal las bajas temperaturas. Además es sensible a las heladas, limitando su cultivo a las zonas del sur de España o a elegir variedades extratempranas. La patata necesita zonas de regadío, llegando a los 4.750-5.600 m3/ha. En cuanto al suelo, prefiere las condiciones de pH ligeramente ácidos (5,5-7), tolerando suelos muy ácidos.

La disponibilidad de nutrientes influye enormemente en su rendimiento. Los principales nutrientes en el abonado de la patata y su función en el cultivo son los siguientes:

El nitrógeno es fuente indispensable en el desarrollo foliar de la planta, así como el contenido en almidón del tubérculo. El nitrógeno es un mineral muy importante en el abonado de la patata Un exceso de este nutriente supone un desarrollo excesivo el área foliar en detrimento del tubérculo, así como un aumento en el contenido de azúcares y proteínas.

El fósforo favorece el desarrollo radicular y el número de tubérculos. Además, el potasio influye en el desarrollo temprano del cultivo, hecho esencial para variedades extratempranas.

El potasio  influye en el contenido en materia seca del cultivo, estando relacionado con los procesos de almacenamiento de la patata. Aumenta la resistencia a heladas, a sequía y a enfermedades criptogámicas.

Hay que tener especial atención en el aporte de magnesio puesto que la patata es susceptible a las deficiencias de este mineral.

El azufre produce efectos favorables en la formación del tubérculo.

 abonado de la patata

Condiciones de cultivo

Es importante también conocer las labores de cultivo de la patata y sus condiciones para lograr un aumento en la producción o, al menos, en su desarrollo. Hay algunas pautas básicas para mejorar la relación suelo-planta:

  • La profundidad mínima del suelo no debe ser inferior a 50 cm (60 cm para otros autores).
  • El nivel adecuado (no óptimo) de materia orgánica estaría situado alrededor del 1,5%.
  • El pH favorable del suelo es el neutro o el ligéramente ácido. En suelos ácidos hay enfermedades de origen fúngico que actúan con menor intensidad, como la roña de la patata.
  • La textura del suelo debe ser esponjosa, aireada y con buen drenaje. Esto permitirá que el tubérculo en formación encuentre menos barreras físicas para su desarrollo.
  • Un suelo alcalino o fuertemente básico reduce la calidad organoléptica de la patata y aumenta el porcentaje de enfermedades.
  • Cuidado con los suelos muy salinos, pues reducen su producción. La patata es medianamente sensible al contenido de sales.

Dosis de aplicación

La patata es un cultivo exigente en nitrógeno y potasio. Una forma orientativa de cumplir con los requerimientos nutricionales es el siguiente ejemplo:

  • 3,5-5 kg N/t
  • 1,5-2 kg P2O5/t
  • 6-10 kg K2O/t

[kilogramos de elementos nutritivos por tonelada de tubérculos.]

Fisiopatías originadas por deficiencia de alguno de los minerales

Filosidad (brotes largos y delgados): este problema está relacionado con la carencia de manganeso en el cultivo.

Tubérculos ahuecados y con grietas: se producen principalmente por aportes excesivos de nitrógeno durante el último periodo en el ciclo del cultivo.

 Plan de abonado de la patata

RENDIMIENTOPRESIEMBRACOBERTERA
20 t/ha800 kg/ha NPK 4-8-16/ 400 kg/ha NPK 9-18-27 200 kg/ha solución nitrogenada 32 ó 250 kg/ha nitrosulfato amónico 26
40 t/ha1.000 kg/ha NPK 4-8-16 / 500 kg/ha NPK 9-18-27 + 200 kg/ha sulfato potásico 50200 kg/ha solución nitrogenada 32 ó 250 kg/ha nitrosulfato amónico 26

Fuente: MAGRAMA

Otros minerales:

  • Boro: la patata requiere bajos porcentajes de boro. La manifestación de ésta deficiencia se muestra cuando se cuece la patata y ésta se despedaza.
  • Magnesio: la patata es sensible a las deficiencias de este mineral. Lo demuesta con un amarilleamiento en las nerviaduras de sus hojas.  Una incorporación de 30 kg/ha es conveniente para producciones de 27 toneladas por hectárea.
  • Cinc: la patata tolera positívamente las incorporaciones por vía foliar de este mineral.
  • Calcio: la deficiencia de calcio produce la ausencia total de producción en el cultivo de la patata.
  • Manganeso: las deficiencias de este mineral se manifiestan en terrenos con pH alto o con aplicaciones altas de caliza.  La carencia de manganeso se manifiesta con clorosis en las hojas pequeñas. Si se presentase esta deficiencia se suele corregir con aplicaciones de sulfato de manganeso a razón de 50 kg/ha


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>